Cultura

Proponen universitarios un teatro que ‘encienda al espectador

La compañía Navíosteatro Contemporáneo UAQ presentará las puestas en escena “Vértigo para hombre y rata” y “La sangre de los ángeles”

Por: Isamar Cabrera Ríos

“El teatro es una forma de encender al espectador, quemar su razón, incendiar su instinto, perturbarlo y provocarlo. Actuar es un hecho ontológico”, expresó el dramaturgo y actor Javier Velázquez Jiménez, catedrático de la Facultad de Bellas Artes y director de la compañía Navíosteatro Contemporáneo UAQ, que este 24 de septiembre cumplirá 10 años.

 

La agrupación está conformada por estudiantes y docentes de distintas Facultades de la Máxima Casa de Estudios, y con personas interesadas en hacer teatro.

“En el teatro se sintetizan todas las artes, porque cuando se abre el telón se manifiesta una forma de pensar el mundo, de subvertirlo, una manera de soñar, de transgredir el universo”, manifestó el dramaturgo y actor.

Asimismo, recordó que la compañía teatral trabaja con la poesía de Sor Juana Inés de la Cruz y de Octavio Paz, entre otros, con la idea de que los poemas mexicanos crean una identidad.

Desde su primera presentación titulada “Doña Josefa conspiradora de libertad”, protagonizada por la actriz Ofelia Medina, con el acompañamiento musical a cargo de Ernesto Martínez –compositor de talla internacional- a lo largo de diez años han realizado 350 funciones, puntualizó.

Velázquez Jiménez se autodescribió como aspirante a ser hijo de Dionisio, dijo estar a favor de la formación perpetua del actor para quemar el corazón y el ojo del espectador; donde el ser se desnuda con una técnica actoral que se expresará a través de todos los poros de su piel; el espectador, refirió “se incinera, termina la función, levanta sus cenizas y se va volando y regresa al teatro porque quiere tener una experiencia inolvidable.”

El catedrático anunció que en conjunto con el Instituto Municipal de Cultura presentarán dos puestas en escena el 18 de septiembre: la función 238 de “Vértigo para hombre y rata”, en memoria del escritor mexicano Sergio Magaña, además de la obra  “La sangre de los ángeles”.

Respecto a la puesta en escena “Vértigo para hombre y rata”, explicó que la trama aborda la historia de  “un hombre ultramoderno que desea inundar al mundo de orina desde los anillos de Saturno. Ama a una ratita hermosa con el hociquito rosado como un pezón. La diminuta rata crece y crece hasta convertirse en un monstruo que destruye edificios, hombres, mujeres, niños”.

Por su parte, “La sangre de los ángeles”, añadió, “es una  obra que aborda los conflictos de la juventud contemporánea, como el sida, el aborto, el sexo, la violencia intrafamiliar, el alcoholismo, el internet, la amistad, el amor, la soledad, la masturbación, el vacío, el suicidio”.

Al describir la historia en la que se basa la obra y sus personajes, el dramaturgo detalló que se trata sobre “Margarita, la diabla enamorada, sueña con estudiar teatro en The Royal Shakespeare Company, en Londres.  Federico estudia todo lo de los ojos y su ciencia no le alcanza para mirar el corazón amorótico de Margarita (…) Viajan a la playa como amantes, en la motocicleta de Margarita, a escondidas de los padres de Federico. . . Viven con belleza su ritual amorótico.  Margarita resulta embarazada.  ¿Qué hacer?  La madre de Margarita se suicidó de un tiro en la sien, y su padre murió de SIDA, mientras escuchaba la ópera Don Giovanni de Mozart.”

 

Las obras están pensadas en todo tipo de público, pues “es una falacia que el teatro sea dirigido a la comunidad erudita e intelectual”, concluyó.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba