Cultura

Relecturas de Elizondo conforman Casa Nocturna

Por Ana Cristina Alvarado García

“La figura de Salvador Elizondo siempre va a ser complicada de tomar, porque pasa de la poesía, al cine y a la crítica del arte. Entonces no solamente nos relacionamos con un novelista y por tanto (está) la necesidad de llamar a diferentes lectores de su obra”, expresó Daniel Orizaga Doguim, compilador del libro Casa nocturna. Ensayos sobre Salvador Elizondo, durante la presentación de éste en el Patio Barroco de la Facultad de Filosofía.

 

Orizaga recordó que el libro –editado por Tierra Adentro– nació de la complicidad entre lectores, ya que les interesaba volver a leer la obra de Elizondo.

 

Mencionó que la labor fue grata porque los escritores se identificaron entre ellos. “Los ensayistas reconocen la impronta elizondeana y muchos de ellos van más allá”, consideró.

 

El académico de la Facultad de Filosofía señaló que le interesaba reconocer a estos autores, ver qué podían escribir sobre Elizondo y a partir de eso crear una lectura común.

 

Asimismo, dijo que el libro intenta abrir la interpretación sobre Salvador Elizondo y que por eso hay una diversidad de autores y de enfoques en la escritura.

 

Además de Orizaga Doguim, los presentadores y comentaristas del libro fueron León Felipe Barrón y Nallely Yolanda Segura, egresados de la Facultad de Lenguas y Letras de la UAQ y quienes actualmente imparten cátedra de Literatura en la Facultad de Ingeniería, así como Federico de la Vega, escritor, poeta y editor de la revista Separata.

 

De acuerdo con este último, Daniel Orizaga se dio a la tarea de proyectar un libro en donde jóvenes escritores (todos de la década de los ochenta) del Fondo Editorial Tierra Adentro trabajaran sobre los diferentes aspectos de la obra de Salvador Elizondo.

 

“La figura intelectual de Elizondo en la revista Snob, en la que participaban varios escritores de la Generación de Medio Siglo como Juan García Ponce, reflejaba esta parte irónica de la generación y que muchas veces en sus obras no se notaba. La revista era el espacio indicado”, explicó desde su perspectiva León Felipe Barrón.

 

Algunos ensayos destacan la labor de Salvador Elizondo como intelectual mexicano, escritor y poeta.

 

“El libro es muy puntual en señalar todas las obsesiones y los tópicos de Elizondo, sin embargo no lo agota, porque Elizondo es una figura difícil de abarcar.

 

“La obra es muy útil en darnos un gran panorama de él, nos describe sus demonios, pero al mismo tiempo nos deja con la intensión de pensar más, dibuja una silueta muy precisa de las intensiones de Elizondo (…) En el libro está descrita una frase que dice que La escritura es la posibilidad irrenunciable de la memoria”, manifestó Nallely Segura durante el evento que también fue impulsado por el Instituto Queretano de la Cultura y las Artes.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba