Cultura

Rondalla UAQ: El gusto por la vida los mueve a crear música

Lo que nos inspira a crear música es el gusto por la vida, el hecho de que nos permitan ser un instrumento de alegría, un conducto de energía, de buena vibra (…) Vemos que a la gente no solo le impacta nuestra música, sino que se identifican con ella, les llegamos mucho al corazón”, aseveró Joel León Escamilla, director de la Rondalla Universitaria de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

Esta agrupación inició en el verano de 1991, es decir, hace 30 años. En agosto pasado fueron reconocidos con la presea Germán Patiño Díaz, otorgada por el Ayuntamiento de Querétaro a personas o grupos hayan invertido su talento y esfuerzo desinteresadamente a favor de la creación, promoción y difusión de la cultura, así como el incremento del acervo cultural en la capital.

La Rondalla UAQ no únicamente se dedica a tocar música, pues su director también recuerda que se han dedicado al registro de la historia cultural de propia y de agrupaciones semejantes:

“Nosotros no nos quedamos nada más con lo que teníamos en casa, estuvimos tocando puertas de manera que pudiéramos reconocer el esfuerzo de todos los amigos rondalleros que hicieron esta parte del movimiento, y ahora se nos conoce como una promotora, como historiadores, como gente que documenta de una manera formal un movimiento y que no nada más trabajamos para nosotros o llevamos algo para nuestro molino, nuestra labor ha sido hacer una promoción integral” contó el director en entrevista con este semanario.

Este proyecto surgió fuera de la UAQ, a partir de la idea de un grupo de amigos que formaban parte del coro de una iglesia en la colonia El Rocío. Inicialmente fue un trío que se llamó Rondalla Ilusión Queretana, fundado por Rigoberto Vanegas Olvera, Juan Manuel Medina Mejía y Joel León Escamilla, todos ellos estudiantes primero del Colegio de Bachilleres y luego de la UAQ.

El grupo inició el verano de 1991 con una presentación formal en el mes de noviembre y fue hasta el 26 de abril de 1996 que dieron su primera presentación como representativo de la UAQ en el festival de Tarandacuao, Guanajuato. El gusto por la música que en un inicio conectó a tres personas, actualmente lo comparten 27 personas más que conforman la rondalla.

“Interpretar música es algo indescriptible que te aporta toda la vida (…) Al subir al escenario tratamos de transformar la experiencia de quien nos está escuchando”, sostiene Joel León Escamilla, director de la Rondalla Universitaria de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

Durante todos sus años de trayectoria, han alcanzado un promedio de 130 presentaciones al año, e incluso alguna vez llegaron a acumular 155 presentaciones en toda la república, principalmente en barrios, fiestas patronales, capillas y casas hogar; colaboraciones en centros de readaptación social, así como lugares con poco acceso a la cultura.

Sin embargo, derivado de la pandemia, se vieron en la necesidad de reducir el número de presentaciones, hecho por el cual de las 130 presentaciones que solían hacer, el año pasado apenas lograron realizar cinco, dado que todo se tuvo que transformar a una situación virtual.

Actualmente cuentan con un repertorio de aproximadamente 100 melodías de música popular, una de ellas de su autoría; titulada Versos de amor y compuesta por José Escorcia; la misma ha representado a la rondalla desde hace 15 años.

Cada uno de los integrantes le ha dedicado gran parte de su vida a su instrumento. Desde que eran jóvenes pasaban sus ratos libres ensayando, incluso el director relata que el 10 de mayo de 1997 hicieron alrededor de 40 serenatas, lo que implicó más de 36 horas casi sin parar.

“Lo mejor de formar parte de la rondalla son los mismos integrantes, la fe que le tienen a la música, pero sobre todo el cariño con que representan a la Universidad. Lo hacemos con mucho gusto y estamos muy agradecidos por la respuesta que hemos tenido en las diferentes administraciones y con diferentes personalidades”, señaló el director.

Desde hace cinco años comenzaron con el proyecto Serenata Queretana, con el propósito de lograr unidad con otros grupos del estado de Querétaro. Gracias a esto, han forjado amistad con una diversidad de artistas dedicados a la música.

Asimismo, el director relató que, además de continuar grabando música, desde varios años se encuentran recabando información para la creación de un libro que tendrá por nombre Rondalla Romance Universal, el cual –según cuenta- es la historia del movimiento rondallero desde sus orígenes. “Lo más significativo para nosotros como grupo es continuar nuestra vida como universitarios después de dejar las aulas. Nos encanta el hecho de que nuestra familia, amigos y el público en general disfruten la música que hacemos. Lo mejor que nos ha dado son amistades”.

Trayectoria

Entre los lugares más emblemáticos en que se han presentado se encuentra la Basílica de Guadalupe, la Feria de San Marcos, la Plaza Inn en Ciudad de México y el auditorio Josefa Ortiz de Domínguez, donde congregaron 3 mil personas. Han tenido la oportunidad de trabajar con una diversidad de grupos como Mocedades, Herencia Mexicana, así como con las Rondallas Diamantina, Tamaulipeca, la Universitaria Potosina, entre otras.

Durante su última gira en 2018 visitaron Puebla, Michoacán, Colima, Aguascalientes, Ciudad Juárez y estuvieron en la Feria de San Marcos. “Se nos ha dado la oportunidad de estar en varios lugares dado que la rondalla es muy dinámica; somos una agrupación muy versátil, hacemos una interacción muy importante con el público, de forma que no nada más escuchen la música tradicional, sino que puedan bailar, escuchar anécdotas, baladas y música de compositores actuales, así como adaptaciones de canciones populares, de manera que todas las generaciones puedan disfrutar de la música; es decir, llegar no solo a adultos mayores o matrimonios, sino también a jóvenes y niños”, señaló Joel León.

Asimismo, menciona que, a pesar de tantas presentaciones que han realizado, aun siente nervios al subir al escenario. “Creo que artista que no tenga nervios previos a subir al escenario, ha perdido el gusto. Yo me sigo poniendo muy nervioso, claro, de acuerdo a la a la situación de la magnitud. Estuvimos callejoneando con Secretaría de Turismo del estado y es otra manera de vivir la música”.

Historias fuera del escenario

En entrevista con Tribuna, el director relató que una de las experiencias más significativas que han vivido fue el reconocimiento que les dio el director de la Rondalla Ebechi de Hermosillo por haber logrado captar la atención del público y recibir aplausos y sonrisas de la gente, dado que –según menciona- la plaza de Hermosillo es una de las más complicadas del país en cuanto a la satisfacción del público, hecho por el cual –más allá de obtener un trofeo- conseguir el reconocimiento del público los convirtió en ganadores.

Asimismo, mencionó que de las cosas más extrañas que le han ocurrido dentro del grupo fue el olvidar a un compañero en el baño y recordarlo una vez arribaron al lugar de la tocada. Hubo otra ocasión en que fueron encañonados por un tráiler y un policía federal, dado que una de las camionetas que llevaban tenía una falla técnica, hecho por lo cual iban a baja velocidad y el dueño del tráiler pensó que lo querían robar. No obstante, el director relata que más que verlos como disturbios, son anécdotas que recuerdan con gracia. Actualmente, la rondalla está lista para recibir nuevos miembros que no sólo quieran compartir el amor a la música y la gente, sino que también quieran vivir experiencias que van desde lo gratificante hasta lo inimaginable. “Representar a la UAQ es una gran responsabilidad, llevar el nombre de la universidad implica hacer cumplir el lema de educar en la verdad y en el honor. Es un compromiso muy grande que, además, nos ha abierto muchas puertas”, abundó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba