Cultura

Se presentó obra testimonial de la expulsión de los jesuitas

Por Ana Cecilia Figueroa

Con la publicación del manuscrito Historia del arresto, expatriación, viaje a Italia y extinción de la Provincia Mexicana de la Sagrada Compañía de Jesús, escrito por el sacerdote Antonio López de Priego, originario de Puebla, de padres españoles que vivió la expulsión de la Nueva España y la expatriación a Italia en su calidad de miembro de la Compañía de Jesús en 1867, el lector puede acceder a la versión de primera mano de lo que representó este acontecimiento para sus protagonistas.

Este manuscrito es una versión paleográfica de Cristina Aguirre Beltrán, quien es jefa de catalogación del libro antiguo en la Biblioteca Histórica José María Lafragua, de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, repositorio donde se resguarda.

Durante la presentación de la obra en la Facultad de Filosofía, José Ignacio Urquiola Permisán, especialista en historia colonial y docente e investigador de esa Facultad, se refirió a la importancia del manuscrito del padre Priego al considerar que en la orden de expulsión de los jesuitas quedó claramente establecido: “que nadie pueda escribir ni en pro ni en contra, pena de ser castigados como reos de lesa majestad, ni que se impriman ni que se expendan papeles concernientes a la expulsión de los jesuitas, no teniendo especial licencia del gobierno”.

Para su época, señaló Urquiola, la expulsión de los jesuitas de la Nueva España fue un acontecimiento totalmente llamativo y espectacular de acuerdo con lo que dice el autor anónimo de la obra Acuerdos curiosos, quien nos muestra que en el caso de Querétaro, este hecho mantuvo a la sociedad en una especie de trance especulativo.

Fueron cerca de 900 el total de jesuitas que salieron de la Nueva España. Uno de los sitios de mayor concentración era la ciudad de México, en donde había cerca de 172. El segundo núcleo importante en cuanto a la cantidad de jesuitas era Puebla con 119. En Querétaro había sólo 17.

Durante su intervención, Alejandra Medina Medina, también especialista en historia colonial y docente del área de Historia de la Facultad de Filosofía, señaló que el autor de este manuscrito, el padre Priego, al momento de la expulsión era catequista y maestro del idioma mexicano en el Colegio de San Francisco y murió exiliado en Bolonia a los 72 años de edad.

Esta obra, advirtió Medina, es testimonial pues su autor dice en el prólogo: “si algo tiene de bueno este compendio es lo verídico, pues no contiene cosa que no haya visto o que no esté de ella bien informada”. A través de la lectura de ésta se advierte el sentimiento religioso y patriótico del autor, está presente ese gran amor que tiene a México, lo que valora de México, lo que extraña, lo que siente, esa tristeza enorme que lo acompaña.

Este sentimiento de tristeza, abundó Medina, lo muestra Priego al escribir lo siguiente, cuando muere alguno de sus compañeros: “dichoso mil veces este tiempo, con morir has cumplido ya tu destierro”.

 

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba