Cultura

Separar lo culto y lo no culto, una ridiculez: Hartasánchez

El mexicano vive con mucho agachismo y eso hace que nos volvamos solemnes, afirmó la directora de “Sabandijas de palacio” 

Por: David Eduardo Martínez Pérez

“En este país hay mucha división entre lo culto y lo no culto; y es una ridiculez”, aseguró Mariana Hartasánchez Frenk, directora y fundadora de la compañía teatral “Sabandijas de palacio”.

De acuerdo con Hartasánchez Frenk, dramaturga de ascendencia argentina, quien llegó a Querétaro hace más de una década procedente del Distrito Federal, la mayor parte del teatro que se hace en México es un teatro difícil donde se le restriega al espectador lo inculto que es en comparación con el director y los actores.

“Se empezó a hacer un teatro que sólo los que habían leído a determinados autores eran capaces de entender, eso creó una división entre lo culto y lo popular, división que no había entre los griegos y que no se da ni en Europa ni en Argentina (…)

“Es como una suerte de complejo de inferioridad donde para ser superior intelectualmente tienes que hacer cosas que los demás no entiendan y ésa no es la inteligencia. A mí me parece que ahí hay mediocridad, es cerrarte porque te da miedo ser como el otro. Entonces el humor se identifica con lo popular y la baja cultura”, manifestó.

Como alternativa a este esquema teatral donde se busca impactar al lector con “mensajes sesudos” y obras complicadas y cargadas de simbología, Mariana Hartasánchez propuso un modelo basado en una mezcla entre humor y crítica social y filosófica.

La dramaturga indicó que, contra la opinión “más popular”, no tiene por qué haber un conflicto entre un teatro crítico y el entretenimiento, en ese sentido resaltó el valor que tienen los espacios para el teatro independiente.

También consideró que el teatro debería enseñar a provocar risa “de nosotros mismos”, pero en México, advirtió, existe un dejo de solemnidad que impide a los mexicanos burlarse de sus propias imperfecciones.

“Nos han enseñado que somos muy importantes y que tenemos que tomarnos con seriedad o respeto porque si no los otros no nos van a respetar. Entonces te obsesionas con defectos y con que las demás personas no se rían de ti. Somos ridículos por naturaleza, todos estamos locos, todos tenemos pensamientos obscenos”, expresó.

Para la egresada del Diplomado en Actuación del Centro Universitario de Teatro de la UNAM, las injusticias sociales presentes en la sociedad mexicana son otro factor importante para generar esta “solemnidad cultural” que caracteriza a la población mexicana y evita que desarrolle la autocrítica.

“Se dice que en México uno se ríe de todo, pero hay un sentido trágico de la existencia, el mexicano vive con mucho agachismo y eso hace que nos volvamos solemnes. Uno se enoja si la vida la sufre y alguien se ríe. Hay mucha gente que está como oficinista y no está feliz…

“La risa es el carnaval, es ocio. Este país tiene injusticias desde siempre y eso genera un sentido trágico. Por un lado somos muy alegres en la fiesta y por otro se percibe que todo es injusto en este país”, señaló.

 

“El teatro independiente no puedes hacerlo solo”

Sobre su experiencia al frente de la compañía teatral independiente que dirige, la también dramaturga y actriz señaló que está muy agradecida con las relaciones que ha entablado en el medio artístico queretano. También manifestó que resulta imposible pensar en el teatro independiente sin hacerlo desde un punto de vista colectivo.

“El teatro independiente no puedes hacerlo solo. Si estás solo, sobrevivirás dependiendo de lo que hagas. Puedes vender tu trabajo en un bar y tener unos pesos, pero no vas a llegar al tipo de relación fuerte con el discurso, eso solamente se hace en colectivo, teniendo con quien discutirlo y pelarlo…

“Decir ‘yo pienso esto de la sociedad y el mundo en el que estamos’ y contrastarlo con alguien que piensa otra cosa, es lo que genera un discurso en el mundo teatral. Por desgracia en México hay mucho individualismo y es difícil desarrollar este tipo de experiencias en colectivo”, lamentó.

Finalmente, respecto a la forma en la que se trabaja el humor en el medio artístico queretano, manifestó que en un intento para evitar reírse de la propia miseria, muchos artistas recurren al chiste fácil y a la burla contra los demás.

“En Querétaro hay algunos intentos por hacer reír, pero es risa fácil, hay mucha vulgaridad, eso a mí no me gusta. La escatología directa, la misoginia, etcétera, explotan un humor fácil que no es reírse de uno mismo, ni entrar en reflexiones más profundas, porque es lo que ha enseñado la televisión…

“Prefiero que el humor vaya acompañado de lo trágico. Darse cuenta de las propias miserias por medio de la risa y a partir de ahí hacer algo”, finalizó.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba