Cultura

Teme artesana que China quiera robarse a la muñeca otomí

La artesana considera importante la realización de espacios como la feria artesanal “Ar´mui Ar´Lele”, ya que no ha recibido ningún apoyo por parte del gobierno.

Santiago Mexquititlán, Amealco de Bonfil. – La artesana otomí Ma. Petra Ledesma expresó su preocupación por la apropiación de la muñeca tradicional en otras partes del mundo: “Sí me gustaría que me ayudaran [en Gobierno del Estado] para registrar la marca, porque ahorita la muñeca ya nos la quieren quitar los chinos y teniendo la marca ya no se puede hacer”.

La mujer oriunda de Santiago Mexquititlán considera importante la realización de espacios como la feria artesanal “Ar´mui Ar´Lele”, ya que no ha recibido ningún otro apoyo por parte del gobierno: “Del gobierno no hemos recibido nada; he metido mis solicitudes para que me den máquina o material. A mí nunca me han dado. Gracias a Dios yo pedí en cajas los préstamos para comprar mi material y mis máquinas y poco a poco pagué; y a lo mejor pagué más caro, pero poco a poco”.

Por su parte, Apolonia Pérez García, también artesana con 13 años de experiencia, hizo evidente la falta de espacio para poder vender: “Uno de los problemas que nos enfrentamos los artesanos es que los espacios en donde se vende son muy caros, y a veces no podemos acceder a esos porque no vendemos. O a veces queremos vender en espacios públicos y no se nos da el lugar”.

 

También puede interesarte:

En el corazón de la muñeca otomí

Con Lelé, gobierno se cuelga de las tradiciones: artesano

 

A pesar de que la familia de Pérez García inicialmente se dedicaba a bordar y coser partes de las indumentarias típicas de la región —como fajas y capas—, desde hace dos años comenzaron a elaborar muñecas artesanales: “Ya hacíamos desde antes, pero como que no se vendía nada, y ahorita que ya están famosas las muñecas pues ya empezamos a vender otra vez. Mi mamá se dedicaba a las fajas y capas y las hacía. Y ya mi suegra me enseñó a hacer las muñecas”.

Finalmente, señaló que no salen a vender al primer cuadro de la ciudad de Querétaro por el miedo a que les quiten su mercancía: “A mí me da miedo ir al Centro, por los mismos inspectores que vienen y me quitan la mercancía, y te imaginas cuánto me va a quitar. Sí, es algo común, mis primas dicen que cuando llega el inspector nada más se lo llevan”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba