Cultura

Todos juntos ya

Por: Juan José Lara Ovando

A Ricardo Chapa y Tere Ortiz, ángeles de la guarda de los Beatles en Querétaro

La beatlemania en su esplendor. Los eventos sobre el grupo musical británico The Beatles siempre son maravillosos, recrean música, colorido, estampas, libros, playeras, discos, vasos y todo tipo de objetos que festejan el gusto por la rebeldía, la libertad, lo juvenil, el querer vivir lo que este grupo expresa a través de su música y su época, ya sea unidos o como solistas, además de ser acompañados en estos eventos por cientos de los músicos más representativos de esa época y de ritmos parecidos a los de Liverpool.

La semana de The Beatles celebrada, enésima porque todas son exitosas y siempre hace falta una más en ocasión próxima, incluyó un ciclo de cine, muy novedoso y diferente del que conocemos tradicionalmente (ninguno de los famosos cuatro filmes: Qué noche la de aquél día, Lester, 64; ¡Socorro!, Lester, 65; El submarino amarillo, Dunning, 68 y; Let it be, Lindsay-Hogg, 70) pero sorprendente como todos los ciclos porque películas de ellos y sobre ellos cada vez se acumulan más. En esta ocasión se presentaron La colección animada, McCartney, 11; Esperando a Los Bitles, Graue y Marmolejo, 10; Estados Unidos vs John Lennon, Leaf y Scheinfeld II, 06; Mi nombre es John Lennon, Taylor-Wood, 09 y; A través del Universo, Taymor, 07.

La colección animada es una cinta de animación sobre tres historias basadas en canciones de Paul McCartney, en las que por supuesto se interpretan las canciones (y Paul participa en dos de ellas) pero las historias no se remiten exclusivamente a la música, sino que son más amplias y su contenido sobre el medio ambiente, la vida animal, el bosque y la alimentación vegetariana dan un toque de mensaje infantil, que si bien no es nada extraordinario, no deja de ser agradable. No aparece firma del director, pero sí de McCartney como productor.

Esperando a Los bitles es un documental mexicano que plasma el fenómeno beatlemaniáco en México. Parte de la idea que se divulgó sobre que Los Beatles vendrían a nuestro país, allá en el año 65, pero que debido a decisiones de políticos moralistas se canceló el concierto y, por supuesto, la visita. Ricardo Calderón un fanático de la banda de Liverpool se queda esperando su llegada, pero sus sueños no lo consumieron ahí. Muchos años más tarde viaja tocando con su banda hasta The Cavern Pub para presentar su tributo al grupo de su vida. Pero él no es el único, cada año, grupos de fanáticos emprenden el viaje para recorrer Liverpool y conocer todos los sitios que tocaron los integrantes de la banda, hasta llegar a Hamburgo en Alemania. El recorrido no se remite únicamente al viaje, sino al interior de los fans, a la pasión, así que varios de ellos descubren el interior de sus casas, que a pesar de ser muy discretas, pueden contener millones de pesos gastados en objetos, viajes, festividades y conciertos del grupo.

Estados Unidos vs John Lennon es también un documental sobre la transformación del músico en un ferviente defensor del antibelicismo. En la época en que él vive en los Estados Unidos, en la que pasa de icono musical a activista del pacifismo, aquí es inscrito en la lista negra del gobierno norteamericano y es considerado un peligroso subversivo. Por supuesto que podía inclinar a la opinión pública a la reflexión sobre lo que decía, por eso su voz fue escuchada respecto a la guerra de Vietnam o en todo el mundo se vio su huelga pacífica junto a Yoko Ono a favor de las libertades humanas.

Mi nombre es John Lennon es una historia de ficción que refiere la adolescencia del personaje, la que influye en él para que se convierta en la persona que todos conocemos. No se hace ningún retrato halagador, ni presume datos que seguramente la mayoría de fans conoce como fecha, lugar y hora de nacimiento o fallecimiento. Se trata de un joven sin lugar en el mundo, cuyo nombre es una excusa y su vida es sencilla y común como la de cualquier chico, por eso la película se llama originalmente Nowhere boy, un tanto recuperando el sentido de la canción Nowhere man. El acercamiento a su disfuncional familia a mediados de los años 50 en una ciudad que todavía sufre los estragos de la guerra mundial. Después de la muerte de su tío y la rigidez de su tía Mimi, Lennon busca a su alocada madre, Julia y logran una relación estrecha, edípica y constructiva. Las dos figuras maternales (aunque contrarias, tía y mamá) van a forjar la catarsis que el muchacho va a explotar de manera artística por medio de una rebeldía en la que expone el dolor de su pasado y que él logró convertir en la música que transformó a toda una generación. Un estupendo retrato, actuado con ímpetu por Aaron Johnson e impecablemente por Kristin Scott Thomas (la tía).

A través del universo es un enorme cuadro musical compuesto de una historia sencilla ilustrada con personajes extraídos de las canciones del cuarteto y musicalizada por nada menos que 30 canciones que se distribuyen a lo largo del filme. Ambientada en los años 60, un chico británico, Jude, va a Estados Unidos a estudiar pero ahí se encuentra con las luchas por los derechos civiles, pero también con la chica de la que se enamora, Lucy, en medio de psicodelias, uso de drogas, críticas a la guerra de Vietnam, conflictos raciales y protestas estudiantiles. Las canciones refieren el momento cultural, los símbolos y las inflexiones artísticas de la época, aunque algunas estén calzadas a fuerza, dan un tono alegórico y disfrutable, pero no vuelven al filme obra maestra. Su sentido musical y visual es impactante y resulta muy atractiva, como todas las cintas de Taymor y más para los fans del cuarteto que, con el colorido estimulante, pueden sentir muy cerca la influencia del grupo en los ideales y las luchas de esa década. Más simbólica que real porque la sencilla historia de amor con final feliz simplifica mucho las letras de las canciones que pueden tener mayor profundidad y notoriedad que lo que vemos en pantalla, además de que llena y traspasa esa época no sólo con el sabor de la nostalgia sino con vivencias que llegan hasta ahora y que han transformado a la humanidad. Celebremos pues la magia de los escarabajos británicos.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba