Cultura

Toledo trazó la ruta de los artistas de una nueva generación

Sin duda alguna, el rompimiento de los silencios de la historia tiene un peso en la carrera y el legado de Francisco Toledo.

Para la escritora Araceli Ardón, Francisco Toledo “es una semilla; en sí, fue un semillero; es decir que él tenía en las manos estos granos espléndidos que fue dejando en los surcos de los distintos museos, universidades, centros de arte, galerías internacionales. Semillas que en este momento fructificarán, se desarrollarán y rendirán sus frutos en 20 o 30 años, porque él abrió caminos para los nuevos artistas mexicanos, que durante el siglo XXI van a ser aceptados, respetados y reconocidos en muchos países”.

El paso que abrió al arte nacional supone y da testimonio de su trayectoria como artista. Más allá de las puertas abiertas internacionalmente, para la exdirectora del Museo de Arte de Querétaro, Toledo podía ser entendido como un visualizador: “Carlos Fuentes fue uno de los escritores contemporáneos de México más lúcidos y que hablaba de la responsabilidad de la generación actual en darle voz a los silencios de la historia. Eso fue lo que hizo Francisco Toledo respecto de los artistas mexicanos, no solamente los de Oaxaca”.

Sin duda alguna, el rompimiento de los silencios de la historia tiene un peso en la carrera y el legado de Francisco Toledo, pero es el posicionamiento del arte mexicano y la nueva esperanza depositada a los nuevos artistas su verdadero legado.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba