Cultura

Travesías

Por: Juan José Lara Ovando

Una travesía es un viaje que no se hace por gusto, lo es más por obligación o necesidad. No se va a turistear, pero sí se conoce, aunque no necesariamente lo bonito, lo lucidor, sino las formas de vida, los problemas que se viven, porque así nos ponemos en contacto con la gente y los hechos de otro lugar, confrontamos identidades. El ciclo de cine Travesías, cine del mundo, proyectado en el marco del Séptimo Festival de Comunidades Extranjeras, tiene esa intención, seguir un itinerario alrededor del mundo para procurar entender que el camino de cada uno puede ser más valioso que su destino, porque cuando uno se encuentra con mundos diferentes no le queda más que preguntarse ¿quién es? y ¿qué tanto valora los mundos que ve y el de su origen?

 

Quince películas recorren este ciclo, pero muy bien pueden llegar a sumarse casi al doble, puesto que cada una es una travesía: las hay de Guatemala y México a los Estados Unidos (La jaula de oro y A tiro de piedra); también del continente africano al europeo, ya sea de Marruecos a Francia (Cuscús) y de un país no definido a Inglaterra (A la orilla del río); como las hay del oriente al occidente, que es el caso de China y la India a Estados Unidos (Mil años de oración y El buen nombre), de Turquía a Alemania (Almanya, bienvenidos a Alemania) y de Iraq a Francia, con intención de llegar hasta Inglaterra (Welcome); las hay también al revés, de Francia a algún lugar de África (Materia blanca) o de ese mismo país a Corea del Sur (En otro país), también de Alemania a Argentina (La canción en mí) o tienen qué ver con otra condición un poco más estricta; como el caso de los irlandeses que viajan a Londres y regresan a su tierra (Reyes); los sitios donde confluyen distintas culturas: musulmanes y cristianos, aunque también europeos, norteamericanos y judíos, que es el caso de Líbano (Y ahora ¿A dónde vamos?); la gente de las ciudades centrales y la de la costa del Pacífico colombiano (El vuelco del cangrejo) y; los pescadores de una isla mediterránea italiana que cambian de actividad al turismo porque ya no viven de la pesca sino de los visitantes (Terraferma).

Si bien el panorama geográfico es muy amplio, lo es más el cultural y político. La jaula de oro es la persecución de los migrantes guatemaltecos tanto en México como en Estados Unidos; saben que para sobrevivir deben unirse y solidarizarse, aunque eso no sea suficiente para sacarlos adelante, sobre todo con la mirada fría, sin la más mínima concesión, del director Diego Quemada-Díez (13); A tiro de piedra es la odisea de un campesinopotosino por descubrir el mundo, cuando al final lo va a hacer de regreso en su propio pueblo, del que partió como si se tratara de una aventura literaria relatada por Sebastián Hiriart (10).

Cuscús (07) es la comida típica marroquí que un migrante ya jubilado, que vive en el puerto de Sète, en el mediterráneo francés, desea ofrecer como platillo de un restaurante establecido en un renovado barco abandonado, ayudado por sus hijos, hijastra, esposa y exesposa pero visto con enemistad por los restauranteros franceses, excelente toque de Adellatif Kechiche; A la orilla del río (09) une a dos padres muy diferentes, uno de un migrante africano y otra de una británica —ambos desaparecidos en un trágico accidente terrorista— que después chocar culturalmente van intentando entender el mundo de sus hijos y superar sus diferencias, está dirigida por el genial argelino Rachid Bouchared.

Mil años de oración (07) son los que se necesitan para que padre e hijo se entiendan, según una frase china. Eso es lo que hace un viejo chino que visita a su hija residente en Estados Unidos, cuando a ambos les cuesta ya entenderse, dirigida por el chino-estadounidense Wayne Wang; El buen nombre (06) de la directora Mira Nair, es la historia de una familia hindú que radica en Estados Unidos y a cuyos hijos les cuesta comprender las costumbres y tradiciones de sus padres, incluido el nombre del hijo mayor, Gogol, hasta que retorna a la India; Almanya, bienvenidos a Alemania (11) es sobre una familia turca en Alemania, en la que —después de jubilado— el abuelo decide regresar a su país con toda la familia, narrada desde la perspectiva de los nietos (muchacha y niño) que ven de manera alegre, pero profunda, las diferencias culturales, un hermoso logro de Yasmin Samdereli; Welcome recupera el esfuerzo por alcanzar el amor y por acercarse al otro, al que es diferente, esto a través de un chico que procede de Iraq e intenta llegar a Londres para reunirse con su novia y su maestro de natación, quien se encariña con él porque busca lo imposible: llegar al amor nadando, atravesando el Canal de La Mancha; preciosa, de Philippe Lioret (09).

Materia blanca es la venganza de la dominación colonial, los africanos no están dispuestos a seguir aceptando a los europeos que aunque amen sus tierras las han explotado y se han hecho de riquezas, una mirada totalmente alejada de la compasión y la amistad, se trata de las diferencias, dice la directora Claire Denis (09); En otro país trata sobre los encuentros y las posibilidades de personas francesas y coreanas a través de tres historias diferentes con los mismos personajes, pero circunstancias distintas, en una playa coreana, imaginada por una directora, alter ego del director Hong San-Soo(12); La canción en mí es sobre una pequeña adoptada por una pareja alemana durante la guerra sucia argentina,quien después de escuchar una canción de infancia y de regreso en Buenos Aires, la chica empieza a recordar, cuestionar a su padre y buscar a su familia consanguínea; de lo mejor sobre el tema, de Florian Cossen (10).

 

Reyes es la historia del fracaso y los sueños incumplidos de viejos amigos que durante su juventud pusieron sus esperanzas viajando juntos a Londres a prosperar, de Tom Collins (07); Y ahora ¿A dónde vamos? es sobre las mujeres cristianas y musulmanas de un pueblo en el que ambas religiones conviven, e intentan impedir que sus maridos e hijos tomen las armas y se marchen a la guerra al menor pretexto, de la directora Nadine Labaki (11); En El vuelco del cangrejo (09) un pueblo afrocolombiano de pescadores se enfrenta con un empresario que quiere construir un hotel, en medio de ellos hay un citadino que espera un barco para salir del país, de Óscar Ruiz Navia. Finalmente, Terraferma narra también un conflicto, el del cambio de regulaciones porque un pescador que siempre debe rescatar a alguien que encuentre en el mar ahora no lo puede hacer porque son migrantes y porque las leyes turísticas se los prohíbe. Lo tradicional y lo moderno se confrontan a través de lo legal, muy interesante y divertida, de Emanuele Criolese (12). Espero haya visto más de alguna porque estuvieron muy buenas.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba