Cultura

Una Mujer que No es un Actor Histórico

Una mujer que existió

Una mujer que existió.

Eso

a pesar de todo

no puede negarse.

 

Todo, lo sabemos

es la historia con mayúscula.

Todo

es la historia del hombre que intenta ahogarnos

con sus palabras grandilocuentes.

 

Todo

es esa mirada de desprecio

que dice

no vas a encontrar nada

su esposo es muy interesante

¿pero ella?

 

Ella es un párrafo de un texto olvidado

en una revista vieja.

Ella tiene que leerse entre líneas

pero cuál institución podría invertir en tal esfuerzo.

¿Por qué alguien como yo querría perder años en no encontrar nada?

No quiero decir que todo está en nuestra contra.

Pero el ángel de la historia

tiene un pie sobre nuestra garganta

mientras mira melancólicos atardeceres.

 

Sufre, porque el huracán que él mismo provocó

lo amenaza.

Sufre, dice.

Los ángeles no son hombres

porque no tienen sexo.

 

Los ángeles no existen.

 

Pero los hombres

que sí tienen sexo, pero son racionales

gustan de imaginar ángeles

y se acarician las barbas

mientras sacan la pluma

para escribir sobre autoridades

y acontecimientos.

 

Ellos dicen esto pasó de esta forma

y de tal otra.

Los hombres hicieron esto

y lo demás.

 

Entre líneas quedan huecos.

En esos huecos vive una mujer

cuya existencia quedará borrada

porque su historia nunca

será escrita.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba