Cultura

Vonnegut, Arana, Leñero y Zweig

Las lecturas del búho

Por: Rubén Cantor Pérez

Twitter: @RuCantor

Que si Salinas ya echó su rayo privatizador sobre el agua; que si el Partido Verde pone su propia productora, con influencias del neorrealismo italiano; que si “el dólar sigue su ascenso y nosotros nuestro descenso”, como dice Margo Glantz en Twitter; que si Medina Mora es ministro de la SCJN con 50 mil firmas en su contra, pero con el apoyo de López Dóriga;que si continúa por siempre este perversoetcétera.

Tragedia, tragedia, tragedia y las que se sumen. Tal vez Fox tenía razón y convendría no leer noticias. Mejor leer libros simplemente de ficción para curarnos de ese raro género llamado México-ficción.

Matadero cinco (Anagrama)

Escrita en 1969 por Kurt Vonnegut (1922-2007), esta novela catapultó a su autor y brindó una perspectiva diferente de la Segunda Guerra Mundial.

La inspiración le vino de haber sido prisionero de guerra en Dresden durante el bombardeo de 1945, donde perdieron la vida alrededor de 30 mil personas. Vonnegut escribió lo siguiente:

“Sólo hay una única persona de todo el planeta que ha extraído algún beneficio (del bombardeo). Yo soy esa persona. Escribí este libro, que me hizo ganar mucho dinero y forjó mi reputación tal y como es. De una manera u otra, he obtenido uno o dos dólares por cada muerto.”

Matadero cinco tiene como protagonista a Billy Pilgrim, una especie de seudónimo de Kurt. Pilgrim además de sufrir los fastidios de la guerra como prisionero tiene una habilidad especial: puede viajar en el tiempo gracias a ser sensible a la cuarta dimensión.

A esta peculiaridad se le agrega que en la noche de bodas de su hija es abducido y llevado a un zoológico en Tralfamadore, planeta cuna de una civilización mucho más avanzada que nosotros, capaces de comunicarse telepáticamente y de observar la realidad plenamente, sin las limitaciones de tiempo y espacio.

Es un libro que desborda humor negro y un lenguaje sencillo. Si les gustó “Guía del autoestopista galáctico” (Douglas Adams), Matadero cinco les va a encantar.

 

La máquina de hacer pájaros(Calygramma)

Este libro de cuentos está hecho para las personas que gusten de las notas a pie de página y de Borges. Pequeños relatos que nacen de una máquina donde se ingresan objetos que son procesados para terminar en ficciones.

Brilla por su brevedad, no pasa de las 60 páginas, y por su genialidad. Gerardo Arana (1987-2012) construyó una curiosa máquina que divierte y relaja al lado lógico-matemático de nuestro cerebro.

Entre los relatos más destacados está uno donde un niño se come un reloj y queda convertido en uno; otro conecta a Norman Mailer con un crítico literario a través de una groupie. Y así, situaciones absurdas se tejen gracias ese maravilloso invento.

Lo pueden comprar en las librerías Educal (en la Gómez Morín o en la Librería Cultural del Centro), cuesta sólo 25 pesos.

 

Gente así(Alfaguara)

El recientemente fallecido Vicente Leñero (1933-2014), famoso por su trabajo periodístico, nos regala en este libro una colección de relatos que se rigen por la siguiente frase: quien dice la verdad casi no dice nada.

Lo divertido y el reto de esta lectura es investigar qué tanto de verdad tienen los cuentos. En lo personal mi preferido es uno que aborda la publicación de la novela inconclusa de Juan Rulfo: “La cordillera”. Un par de estudiantes de letras pretenden venderle a una académica especialista en Rulfo el borrador final de la novela.

Mi segundo relato favorito narra los últimos días de Dostoievski, cuando fue detenido por la policía del régimen zarista al encontrársele como firmante en un documento del Círculo Petrachevski, organismo radical.Sabemos que no murió ahí, que por suerte recibió el perdón justo antes de ser fusilado y fue llevado a un campo de concentración en Siberia, pero Leñero hace un ejercicio de imaginación y lo mata en el pelotón de fusilamiento. Ese capítulo verídico del indulto a último minuto inspiró en mucho al escritor ruso para la escritura de “Crimen y castigo” y “Los hermanos Karamazov”.

 

Momentos estelares de la humanidad(Porrúa)

El cierre de esta colaboración se lo lleva Stefan Zweig (1881-1942), quien ahora está muy de moda por la película “Hotel Budapest” de Wes Anderson.

Igual que Arana y Leñero, escribe en esta obra una colección de cuentos, que más que cuentos son episodios de la historia de la humanidad. A través de ese vistazo fugaz de personajes como Napoleón, Goethe, Cicerón o Händel, el vienés dibuja momentos específicos en que la civilización evolucionó técnica, espiritual y artísticamente.

Zweig hace una mezcla de historia, periodismo y literatura, lo que hace difícil de definir a este libro, pero por lo mismo puede ser de interés para un amplio rango de lectores.

Vemos el instante en que Napoleón pierde la guerra y su imperio por culpa de un general fiel que no sabe cuándo es conveniente faltar a las órdenes; la noche en que un soldado compone La Marsellesa y a partir de ahí toda su existencia se vuelve una tragedia; el segundo aire de Goethe que lo lleva a escribir la segunda parte de “Fausto”; y los achaques físicos que fortalecieron el espíritu de Händel, lo que llevó a que destinara todas las regalías de su obra maestra a los presos y enfermos de Irlanda.

Lamentablemente Zweig se suicidó por la desilusión que le despertó la Segunda Guerra Mundial. Escribió un libro que ensalza al genio de la humanidad para después perder la fe en el ser humano. Curioso que este mismo hechoes el que ensalzara a Vonnegut.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba