CulturaDestacadas

What Comes After: una parada antes de morir

¿Conoces la sensación de vagar por la vida sin una razón para estar aquí? Tal vez en algún momento sentiste que eras un problema que nadie quiere resolver o que quizás no tiene solución. Tal vez te has estancado tantas veces que la inseguridad sembró ideas autodestructivas en tu cabeza. O tal vez, solo deseaste no estar aquí. Si es así, seguramente podrás identificarte con Vivi, la protagonista de What Comes After, un juego de superación emocional con una fuerte reflexión alrededor de un enigmático concepto: la muerte.

Para ti ¿Qué significa morir? Mas allá de su significado literal ¿Qué sentido crees que tiene la vida para un animal o una planta? Y ¿Qué hay después de la muerte? Estas son algunas de las preguntas que pasaron por mi mente mientras me adentraba en esta preciosa historia.

What Comes After fue diseñado y escrito por Fahmitsu, un creador de juegos de indonesia que trabajó en Coffee Talk y que actualmente está desarrollando Project Heartbreak. What comes After se hizo en colaboración con Rolling Glory Jam y se estrenó el 5 de noviembre del 2020 en la plataforma de Steam.

Las historias dentro de la historia

La trama comienza con Vivi, una chica que toma el tren de regreso a casa, pero que se queda dormida en su asiento. Al despertar, el vagón esta solo y cerrado cuando de repente las luces se encienden y el tren empieza su andar de nuevo, pero ahora no lleva pasajeros a sus hogares, sino seres que acaban de morir hacia “lo que viene después”.

El juego se centra más que nada en contar una historia de una forma muy parecida a las novelas visuales pues los controles no son más que izquierda, derecha e interactuar. El fuerte de este juego está en sus diálogos, Vivi avanza por los vagones del tren mientras conversa con todo tipo de pasajeros. Los diálogos son cortos, pero contienen lo esencial de la manera de ver el mundo de cada personaje, que es justo lo interesante. Cada uno tiene diferentes filosofías de vida que, con sus historias, sus penas y sus arrepentimientos hacen de este juego algo muy emotivo.

Los pasajeros son personas de todas las edades, pero también hay animales y plantas a bordo que te contaran como llegaron ahí, y a quienes dejaron en el camino. Algunas de estas conversaciones serán divertidas, otras profundas, unas te harán enojar, pero la mayoría te dejará un nudo en la garganta.

No es para todos

No solo conocerás la perspectiva de las almas respecto a la muerte, también la de Vivi, una chica con depresión, muy insegura de sí misma, que se disculpa por todo y que es incapaz de amarse o perdonarse. Pero Vivi está ahí por una razón. Con esta protagonista se demuestra que no hay tabús en este juego, no solo por hablar abiertamente de la muerte, si no por tocar temas que suelen ser muy delicados y que hay que tener valor para hablar de ellos. El juego comienza con la advertencia de “menciones de suicidio y daño autoinfligido”.

Un aspecto a señalar de este juego es su duración tan corta que gira más o menos entre una a dos horas, pero que a mi parecer es un tiempo justo para contarte una bonita historia sin irse al lado morboso de la muerte o al de las creencias religiosas. El juego te dice todo lo que tiene que decir, el resto de las reflexiones son para ti.

El diseño de escenarios y personajes es visualmente muy agradable, es lindo y con colores tranquilos a pesar de que el tema gira en torno a la muerte. Es ideal para no desviarse al abismal y tétrico significado del fin de la vida, pero tampoco para verlo como algo positivo, solo como lo que es: algo inevitable. What comes after no es para todos. Si no te gustan los juegos basados completamente en el mensaje entonces puede que esto no sea para ti. Se trata de cuestionarte, de aprender a amarse y arrancar de raíz esas ideas autodestructivas. Es un viaje en un tren irónicamente lleno de vida donde “lo que viene después” no es más importante que lo que antes fue.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba