CulturaDestacadas

Universitarias reflexionan sobre el papel de las mujeres en la escritura

Escritoras y académicas se reunieron en la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) para hablar de su experiencia al escribir, las violencias que vivieron en el proceso y, sobre todo, compartir experiencias desde distintas disciplinas. Las ponentes hablaron de política, esclavitud, locura, entre otros temas.

En el marco de la conmemoración del Día Internacional del Libro, asistieron Sulima García Falconi, Alejandra Lobato Quezada, Dalia Larisa Juárez Otero, Miriam Prado Jiménez y Oliva Solís Hernández.

Esta última también secretaria Particular de la UAQ, destacó por su parte que ella escribe sobre las personas esclavas, las mujeres y los locos de Querétaro, pues ella dice que tiene los ojos hacia el pasado. Ella expuso que, desde sus estudios como historiadora, siempre estudia el pasado para entender “por qué hacemos lo que hacemos, por qué decimos lo que decimos o por qué ya no”. También, expuso que algunas de las dificultades a las que se ha enfrentado es la digitalización de los libros y los pocos recursos que son destinados ya sea para la escritura académica o literaria. “A veces parecemos como mendigos, tratando de convencer a la autoridad de que es importante escribir sobre eso”, indicó.

Miriam Prado destacó que escribe sobre las juventudes, pues era algo de lo que era parte y se sentía cerca para escribir. Se dio cuenta de que si bien las juventudes no cambian radicalmente todo, sí ayudan a que se movilicen las cosas. Indicó que la locura juvenil es importante para las nuevas ideas e ideologías. Entre las complicaciones que ha vivido se encuentran comentarios tales como “las mujeres no escriben”, “tú no puedes escribir porque eres mujer” y las actividades domésticas que viven algunas mujeres que las alejan de la literatura. Igualmente afirmó que “siempre hay este ámbito de que lo que escriben las mujeres, sólo se piensa que son productos para que leamos las mujeres, para que compartamos las mujeres y para que discutamos las mujeres, únicamente. Que a nadie más le interesa más que a nosotras mismas”.

Dalia Larisa, por otro lado, escribió al principio dos proyectos, sin embargo, tuvo un hijo y se retiró de la literatura. Tiempo después regresó con libros sobre maternidades, temas que han llegado a ella. Además, compartió una experiencia personal sobre alguna complicación que tuvo en el pasado. “Cuando me embarazo y tengo a mi hijo me dejan de invitar a eventos literarios, me dejan de invitar a publicar, porque los hombres suponen que las mujeres ya no vamos a ir y ni siquiera nos dan la opción de decir: no puedo o no quiero, deciden por una”. Además, resaltó que en México sólo el 25 por ciento del 100 por ciento han sido publicaciones de mujeres.

Alejandra Lobato afirmó que ella escribía sobre lo que soñaba: “me genera mucho bienestar humano generar literatura”; que soñaba escenas o capítulos y cuando despertaba se inspiraba para continuar con el relato. Siempre eran sobre mujeres, sobre mujeres con problemáticas y desigualdades sociales así fue como nació su libro Mulata. Además, recordó que vivió muchas violencias físicas, psicológicas y económicas en su vida privada como mujer y como escritora vivió comentarios muy machistas viniendo de algunos escritores que denunció. “¿Qué nos dificulta publicar? Todo”.

En tanto, Sulima García manifestó que, a pesar de que ella no se considera literata como tal sino más bien como escritora de investigación, desarrolla investigaciones de políticas sociales, de violencia de género, de las familias. Además, compartió una experiencia sobre un comentario discriminatorio que recibió dentro de la institución. Ella cuenta que al ganar el tercer lugar del premio Alejandrina, uno de sus colegas en una reunión de profesores comentó: “no porque ganen el tercer lugar en la Alejandrina se va a publicar o el trabajo es bueno”.

Finalmente, las escritoras puntualizaron que la mayoría lamentablemente vivió alguna situación de acoso. Y pusieron sobre la mesa el que las mujeres se animen a publicar más temas, divulgar la escritura de las mujeres, seguir investigando y el no competir entre mujeres.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba