Información

Cuotas escolares, entre la ilegalidad y la necesidad

Si se quitaran difícilmente se arreglarían daños en el mobiliario, advirtió Teresita Rivera y Méndez, directora de la escuela Constitución

Por: Lourdes Durán / Martha Flores

La recaudación y uso de las aportaciones económicas que los padres de familia hacen a las instituciones educativas del nivel básico se ha convertido en un dilema que se debate entre la ilegalidad y la necesidad.

Por una parte, el cobro de cuotas escolares en escuelas públicas desafía al artículo 3° de la Constitución Política Federal, en el que se establece que toda educación que el Estado imparte deberá ser gratuita.

Por otra, estas aportaciones, que van desde los 150 hasta los 800 pesos, resultan indispensables a la hora de adquirir material didáctico para los alumnos, reparar baños, salones, mobiliario, comprar artículos de limpieza, impermeabilizar, fumigar y demás actividades relacionadas con el mantenimiento general de preescolares, primarias y secundarias.

Para algunos padres de familia, como es el caso de Marisol Martínez, las cuotas escolares rayan en lo excesivo. Entre cuotas, útiles escolares y uniformes, invierte cuando menos dos mil pesos al inicio del ciclo escolar en cada uno de sus dos hijos.

El reclamo: “se supone que la educación pública es gratuita”.

A cuatro años de establecerse en Querétaro, Marisol comparó el monto de las cuotas escolares en la entidad con las del Estado de México, y las cuentas no le salen.

Allá pagaba 200 pesos. Aquí le cobran 600 que sumados se convierten en mil 200, ya que uno de sus hijos cursa la primaria y otro la secundaria.

Con todo y lo que esa cantidad implica para su bolsillo, Marisol se dijo consciente de la necesidad de las cuotas escolares: “Que sí las cobren, pero que no se excedan”.

¿Educación gratuita?

La educación es gratuita en el sentido en que es el gobierno quien otorga el presupuesto para la infraestructura y salario de los maestros, sostiene la directora de un preescolar ubicado en la delegación Centro Histórico, para luego agregar que el mantenimiento posterior de las escuelas corre por cuenta de las mismas.

La directora, que optó por mantener el anonimato a cambio de compartir su testimonio y a quien se hará referencia como Mónica, apuntó: “si hay que barrer, hay que comprar la escoba. Si hay que trapear, hay que comprar el trapeador y el cloro. Si hay que sacar una copia, hay que pagarla por parte de la escuela”.

Con 26 años de trayectoria docente, Mónica explicó que cada escuela, cada grupo, tiene ciertas necesidades educativas, cosa que determina el monto de las cuotas escolares.

El procedimiento consiste en que cada plantel educativo lleve a cabo un Plan Estratégico de Transformación Escolar (PETE), a través del cual se hace un diagnóstico para detectar las necesidades de cada escuela y en base a eso solicitar a los padres de familia una cooperación “voluntaria”.

En efecto, el artículo 67 de la Ley Federal de Educación, en su fracción tercera, establece que los padres de familia deben contribuir en los bienes y servicios que se requieran en los establecimientos escolares, pero no están obligados a hacer una aportación económica.

“Gobierno se tendría que hacer totalmente responsable”

Durante el proceso electoral, candidatos como Armando Rivera Castillejos (PAN) y José Luis Aguilera Rico (Movimiento Ciudadano) tomaron las cuotas escolares como bandera de campaña y propusieron no sólo pagarlas, sino hasta eliminarlas.

Para que esto sucediera, sostuvo Mónica, tendría que haber un incremento en el presupuesto destinado a la educación, así como un compromiso por parte de los tres niveles de gobierno.

“Para erradicar las cuotas escolares el gobierno se tendría que hacer totalmente responsable de solventar todas las necesidades de una escuela, desde la limpieza, desde comprar un tornillo, hasta una computadora”.

Se le suma la maestra Teresita Rivera y Méndez, directora de la escuela primaria Constitución, también ubicada en el Centro Histórico, tras considerar que si se dejaran de pagar cuotas, habría un deterioro del mobiliario e instalaciones de las escuelas e incluso hasta una invasión de plagas de animales, ya que no se contaría con los recursos para pagar el mantenimiento.

A decir de quien ha recibido tres reconocimientos de la Unidad de Servicios para la Educación Básica en el Estado de Querétaro (USEBEQ) por su trayectoria, las cuotas escolares son también una forma de involucrar a los padres de familia en la educación de sus hijos, por lo que se ha optado por sustituir las cuotas a los padres que se rehúsan a pagar –o que simplemente no tienen la forma de hacerlo– a cambio de jornadas de trabajo.

Con 40 años de trayectoria docente, destaca que la mayoría de los padres de familia –alrededor del 80 por ciento– dijo, son conscientes de que aunque sean escuelas oficiales deben colaborar para el beneficio de sus propios hijos.

El riesgo de perderlo todo

Otro problema que enfrentan los padres de familia es la posibilidad de que a alguien se le ocurra disponer del dinero que se recaba a través de cuotas escolares.

A un año de encabezar la Asociación Estatal de Padres de Familia (AEPF) en Querétaro, Felipe de Jesús González Marín sostuvo que han sido “mínimos” los casos en los que ha habido fugas de dinero en escuelas: “evidentemente se presentan problemas en el trayecto, porque algunas veces los recursos no son adecuadamente aplicados”.

Si al caso, dijo, en el último año esta situación se ha presentado en tres o cuatro escuelas del nivel básico, de las cerca de dos mil 600 que se encuentran en el estado.

Según González Marín, los artículos 37 y 32 del Reglamento de Padres de Familia prevén este tipo de situaciones mediante la orientación y vigilancia por parte del director de la institución y la rendición de cuentas a través de informes bimestrales que las sociedades deben presentar a los padres de familia.

Sin embargo, la directora Teresita Rivera reconoció que el desvío de recursos es una práctica que sí se da, e incluso dijo, ha habido casos en que los comités se desaparecen o simplemente ya no se sabe dónde quedó el dinero.

La maestra Mónica manifestó que el problema es que las sociedades de padres de familia no se constituyen como una asociación civil, y por lo tanto, no tienen una figura legal.

“Si alguien se roba el dinero o si esos papás se lo gastan, no se puede demandar a la sociedad de padres de familia como tal. Se tendría que demandar a cada persona, pero cada padre tendría que demandar por su cuota”. De acuerdo con esta persona, se han llegado a perder más de 150 mil pesos de esta forma.

“Aunque el gobernador anuncie pago del agua, las cuotas no disminuirán”

El pasado 5 de julio, el gobernador José Calzada Rovirosa anunció que a partir del ciclo escolar 2012-2013, el Gobierno Estatal absorbería los gastos del agua que utilizan los planteles educativos del nivel básico.

No obstante, y aun cuando las escuelas llegan a pagar hasta 70 mil pesos por este concepto, el presidente de la AEPF en Querétaro anunció que las cuotas escolares no disminuirán. De hecho, agregó que hubo escuelas que incluso elevaron el monto de las cuotas escolares.

De acuerdo con González Marín, los recursos que antes se destinaban al pago de agua se canalizarán para suplir necesidades varias en las escuelas.

Además de apostarle a invertir ese dinero en la juventud, el actual presidente de la Asociación Estatal de Padres de Familia también buscará prolongar un año su cargo al frente de la misma, ya que dijo, dos años no son suficientes para recorrer todo el estado.

 

PARA DESTACAR:

El artículo 67 de la Ley Federal de Educación establece que los padres de familia deben contribuir en los bienes y servicios que se requieran en los establecimientos escolares, pero no están obligados a hacer una aportación económica.

ASÍ LO DIJO:

“Para erradicar las cuotas escolares el gobierno se tendría que hacer totalmente responsable de solventar todas las necesidades de una escuela, desde la limpieza, desde comprar un tornillo, hasta una computadora”.

Mónica

Directora de preescolar

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba