Información

De la censura y el odio a las minifaldas

¿Por que les llaman mochos a los de Acción Nacional?

¡Me gusta lo que estás pensando! – decía un cartel que insinuaba unos senos femeninos turgentes. Eso bastó para que el controversial anuncio del brasier maravilloso (el wonderbra), fuera censurado, en junio de 1996, en las ciudades de Guadalajara y Monterrey por parte de las autoridades municipales. El cartel se encontraba ubicado en las principales avenidas de ambas ciudades y la causa de la censura fue que era muy sugerente, los atributos físicos de la modelo saltaban a la vista de quienes lo observaban, daba mucho que pensar y que desear

De ahí en adelante, poco a poco, salió a la opinión pública una serie de actos promovidos por autoridades surgidas de las filas del Partido Acción Nacional en el tema de la moral. El 22 de julio del mismo año, en Xochimilco, se prohibió la exhibición del espectacular de Mauricio Ortiz y Víctor Ortega, quienes mostraban a Hena Moreno en un anuncio; la modelo mostraba su cuerpo desnudo de la cintura para arriba.

La decisión fue que el cartel no podía ubicarse en una de las avenidas de mayor afluencia, porque no era apto para el público en general. “Se puede advertir una problemática de orden moral, pero que no se limita a la actitud frente al sexo o a las obras de arte —que aparentemente es lo que plantea el PAN— sino que se refiere fundamentalmente al uso del poder, lo cual constituye el punto más importante de la supuesta reflexión sobre la vida moral del país”, nos comenta el director dela Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Querétaro, Andrés Velázquez Ortega. Pero además, agrega, “lo que preocupa al país es que estas actitudes conservadoras que proponen prioridades como limar el lenguaje o impedir el uso de la minifalda —que hasta ahora parecen ser acciones aisladas — lleguen a ser un estilo de gobierno”.

¡No más minifaldas! 

En Techaluta, Guadalajara, el alcalde OcItavio Narro Prieto anunció el 25 de agoto de 1995, en conjunto con el párroco del lugar, la prohibición del uso de la minifalda en las mujeres y, para los hombres, de pantalón corto. A quien no acatara las ordenes se le multaría con 50 pesos

Mientras tanto en Mérida, en esa misma fecha, el Ayuntamiento dio a conocer un proyecto de corte moralista con el motivo de hacer frente a los espectáculos presuntamente reñidos con la moral y las buenas costumbres. Este proyecto retomaba algunos fragmentos de la ley moralista de 1991, con la que se logró restringir la venta nocturna de bebidas alcohólicas, la censura de los bikinis o tangas que vestían algunas modelos o coristas contratadas por alguna marca comercial e, incluso, el tradicional carnaval con artistas cubanas se suspendió porque algunas de las chicas vestían ropas escasas. 

Antros de vicio 

Actualmente, en la ciudad de San Juan del Río de nuestro estado, una comisión de regidores encabezada por la profesora Maricela Romero Flores y la licenciada Sandra Ugalde Basaldua, analizan la estructura de un proyecto de reglamento de espectáculos con el fin de reglamentar el horario de los espectáculos nocturnos para garantizar la seguridad pública del municipio. 

Todo ello después de que el presidente del Comité Directivo Estatal del Partido Acción Nacional, Ramón Lorence, afirmara que las autoridades de San Juan del Río habían prohibido algunos espectáculos de striptease. A lo cual, el director de Comunicación Social de este municipio, José Francisco Landeras, contestó que “no se han hecho este tipo de prohibiciones, ya que en el lugar no existen estos espectáculos, pero que de presentarse sí se prohibirán”.

En torno a este tema, en agosto del año pasado, las autoridades de Mérida incorporaron un grupo de inspectores, conformado por organismos civiles, con el fin de impedir la proliferación de “antros de vicio, centros nocturnos y bares de medio día”, con lo cual pensaban hacer frente a “los actos inmorales que atentan contra las buenas costumbres”. El 3 de septiembre, en Ciudad Juárez, las autoridades clausuraron tres centros nocturnos, lo cual fue justificado, por el Secretario del Ayuntamiento Jorge Silva, como una medida que prohíbe realizar actos inmorales en público. 

¡El ridículo…! 

En tomo a estas medidas, el Coordinador del Áreas de Humanidades de la Facultad de Filosofía de la UAQ, Francisco Perrusquia Monroy, expresó: 

—Me parecen ¡ridículas!, pues estando el país como está deberían preocuparse por cosas de fondo y no por superficialidades, la prioridad del país es el tema de la justicia, sin embargo algunos militantes del PAN demuestran, con estas actitudes, que no se ocupan de problemas medulares de la política, sino de superficialidades y bagatelas. 

Algunas censuras de los gobiernos panistas han provocado una gran controversia, a esto el Presidente del Comité Directivo Estatal de Acción Nacional, Ramón Lorencé responde: 

—El escándalo es hacia afuera de los gobiernos que imponen estas normas, ya que los habitantes de los mismos siguen una vida normal, sin complicaciones, mientras que los que cuestionan estas medidas son aquellos que tratan de instrumentar una campaña de desprestigio en contra del partido

Malas palabras 

En agosto de 1996 las autoridades municipales de Jalisco, presentaron al cabildo un proyecto de contrato de arrendamiento que en su cláusula tercera dicta: “Se obliga a cuidar el orden y la moralidad dentro del local del concesionario, estarán obligados a tratar al público con la consideración debida y utilizar un lenguaje decente”. Este reglamento provocó una reacción de protesta de los miembros de Unión de Comerciantes del Mercado de Abastos. 

Arte o pornografía 

El 22 de febrero del presente año, el periódico La Jornada dio a conocer la exposición fotográfica de Carlos Llamas Orenday, la cual fue censurada por la administración del alcalde de Aguascalientes; dicha muestra presentaba a mujeres semidesnudas, imágenes que se consideraron muy atrevidas, 

En León, Guanajuato, el primero de marzo el gobierno panista censuró la obra pictórica de Antonio Henaine denominada Deseos, tentaciones y pecado, ya que, según las autoridades, el título de la muestra sugería una muestra pornográfica.

Desnudos… un antivalor 

Ante todo esto, “la prioridad para resolver los problemas de fondo que intervienen en la moral, es aquella que se ocupa de las relaciones de género y atiende las necesidades de la mujer en cuestiones de trabajo, familia y sociedad; con lo cual se lograría resolver el problema de la explotación de la imagen de la mujer” nos explica la maestra Patricia Palacios Wenderstad, investigadora del Centro de Investigaciones Sociales de la UAQ, quien agregó que las decisiones tomadas por el partido blanquiazul han sido muy parciales y no han resuelto el problema de fondo. Por su parte Ramón Lorence asevera: 

—Es un antivalor que, en cualquier modo, se muestre a la mujer desnuda, por eso la actitud del PAN es impedir que no se encuentren a la vista pública esos antivalores: aunque sea obra de arte no para todos lo es

Educación 

La educación ocupa uno de los temas fundamentales dentro de los principios de Acción Nacional. Un ejemplo de ello se presentó en Guanajuato cuando, en septiembre de 1996, el gobierno de Vicente Fox Quesada, en coordinación con la Secretaría de Educación, puso en marcha un Diplomado de Orientación dirigido a maestros de las instituciones públicas. Este diplomado, dividido en 64 módulos, trataba temas de sexualidad, familia y religión entre otros temas específicos. Este diplomado se sumó junto con el primer número de la colección de libros Así educa Guanajuato, a una labor que en Guanajuato trata de inculcar, desde las escuelas, principios morales. Sin duda alguna las reacciones a estas implementaciones educativas se han desatado, pues algunos dicen que se rompe con el artículo 3° de la Constitución que establece que la educación debe ser laica.

En Torreón, Coahuila, las autoridades de extracción panista basándose en el Código Municipal y un bando de policía, iniciaron una campaña para retirar de establecimientos públicos revistas, video cassettes XXX y carteles provocativos “que atentan contra el pudor”

Para la psicóloga Elizabeth Contreras Colín, coordinadora del Programa de Educación dela Sexualidad dela Facultad de Psicología dela UAQ, hablar de la actitud del PAN es hablar de una falsa moral o moralina, es decir: “Implica una doble moral que ejercen los grupos dominantes, pues prohíben cosas en las que ellos mismos incurren”.

La especialista asegura que el problema radica en la falta de educación sexual en la que se incluye la desigualdad social. La apertura que se ha dado en torno a temas como la sexualidad se debe a que hay personas que se han atrevido a hablar de lo que antes era un “tabú”. La actitud del gobierno panista propone el autoritarismo, un sistema de convivencia social regido por el miedo, y no por el respeto; pues este último es el que logra un equilibrio entre las diferentes ideologías. Y concluye con un frase de Voltaire que ejemplifica su pensamiento:

“Podré no estar de acuerdo en lo que dices, pero daría hasta mi vida por defender el derecho de que puedas decirlo”.

Voltaire

¡Pues sí somos mochos!

Apenas la semana pasada, el 6 de marzo, los alcaldes panistas del país solicitaron a la Secretaría de Gobernación una definición de la moral pública, ya que sólo así podrán aplicar los reglamentos municipales y evitar que, con fines electorales se les califique de moralistas. El presidente municipal de Aguascalientes, que también preside la Asociación de Municipios de México, aclaró que todos estos actos no significan la creación de “nuevas ideas panistas”, sino de acabar con “esa gran zona de tolerancia en que convirtieron al país, las leyes priistas”. 

El ingeniero Ramón Lorence, dirigente estatal de Acción Nacional, aclara que sólo con la ayuda de la sociedad las autoridades lograrán ese equilibrio para encontrar el respeto; pues las bases de su partido se fundamentan en el principio de que la libertad estriba en el respeto a la libertad de los otros

Asegura que, “si nos llaman mochos por tomar la responsabilidad de proteger los principios morales de la sociedad -en los que se incluye la familia y la juventud- por tratar de impedir la pornografía y los actos de perversión, si por eso nos llaman mochos, pues entonces ¡sí somos mochos!”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba