Información

De la Navidad a la Cuesta de Enero

Víctor López Jaramillo

PARA DESTACAR: El mundo no es peor ni mejor que en 1971 ni que en el 2000, simplemente tiene retos diferentes y cada generación debe aprender a enfrentarlos. Ese era el mensaje que Lennon, el profeta Beatle, lanzaba en 1971. En la canción ‘Happy Xmas (War is over)’, el buen John hace un llamado al poder de la gente para poder cambiar el orden de cosas

I

Dentro de las canciones que más escuchamos en mi familia durante las fiestas decembrinas está una que compuso John Lennon en 1971 para protestar por la guerra de Vietnam y hacer un llamado a la paz.

 

Adivinó, esa melodía es la de ‘Happy Xmas (War is over)’, que traducida el español se titularía “Feliz Navidad (La guerra ha terminado).

Acompañado del coro infantil Harlem Community Choir, Lennon y la Plastic Ono Band comparten la felicidad por el espíritu navideño sin cerrar los ojos a los pesares del mundo. Y aunque la Guerra de Vietnam aun no terminaba, la canción decía que terminaría si la gente así lo quisiera.

Lennon y Yoko cantan: “Y esto es la Navidad / Para los débiles y los fuertes / Para los ricos y los pobres/ El mundo está tan mal/ Y tan feliz Navidad/ Para negros y blancos/ Para los amarillos y rojos / Detengamos toda la pelea.

Una muy feliz Navidad/ Y un feliz Año Nuevo/ Esperemos que sea bueno/ Sin ningún miedo.”

Pese a la desesperanza imperante tras el fin del sueño de la década de los sesenta y los desesperanzadores setenta, el fundador de los Beatles lanzaba un mensaje de esperanza, reconociendo, como ya he mencionado, que el mundo no andaba bien, que Vietnam era una herida punzante, la Guerra Fría estaba en su apogeo y en México el recuerdo de Tlatelolco y el Halconazo estaban presentes.

Y traigo esta canción como parte de la reflexión, esos pensamientos que empiezan a gestarse conforme se acaban las hojas del calendario y los días se acortan, porque quizá desde el Error de Diciembre y la fatídica Navidad de 1994 no se veía un panorama tan oscuro.

La mayoría de las conversaciones en las fiestas decembrinas han tenido como tema la duda de lo que acontecerá en el 2017. Que cómo nos va afectar Trump, que cuánto irá a costar la gasolina si de por sí ya escasea en Querétaro. Que será una de las peores Cuestas de Enero, que si la inflación se va a disparar. Que si los índices de violencia seguirán subiendo en el anteriormente pacífico Querétaro. Que si los parquímetros en el Centro, que si a poco ya funcionará bien el servicio de recolección de basura, etc.

Cuando era niño y en México era cosa común la carestía y la escasez de mercancías a finales del gobierno de López Portillo (1976-1982), un chiste común era que el siguiente año era el de José Luis Cuevas (o escoja al pintor que no le guste) porque pintaba muy mal.

De los años con mala pinta pasamos al exceso de optimismo con el foxismo para caer en el desengaño democrático.

A la par de la euforia de las posadas y los brindis navideños, una sombra de duda ha acompañado estos días y no es para menos.

El mundo no es peor ni mejor que en 1971 ni que en el 2000, simplemente tiene retos diferentes y cada generación debe aprender a enfrentarlos.

Ese era el mensaje que Lennon, el profeta Beatle, lanzaba en 1971. En la canción citada al inicio de este artículo, el buen John hace un llamado al poder de la gente para poder cambiar el orden de cosas, por eso el coro de la canción dice “la guerra ha terminado (si tú así lo quieres)”. La Guerra de Vietnam terminó cuatro años después de lanzada la canción.

Hoy, ante el negro panorama del 2017, solo nos queda seguir el ejemplo de Lennon y apelar a la crítica y la organización de la gente para poder cambiar nuestro orden de cosas. Reitero, solo se podrá cambiar si así lo queremos y enfrentar el 2017 sin ningún temor, Lennon dixit.

II

Dentro del Bestiario de la política mexicana hay un monstruo mitológico que acecha a los mexicanos que aun con la resaca de las fiestas decembrinas.

Ese monstruo se llama Cuesta de Enero y sus principales características de dicha bestia consisten en que toma a los ciudadanos sin dinero y con deudas para atacarlos con más aumentos y cobros de impuestos.

Predial, verificación, colegiaturas son los males tradicionales, a los cuales se suman los intereses de la tarjeta de crédito y los abonos chiquitos de las deudas adquiridas para festejar Navidad.

Pero este año, el monstruo Cuesta de Enero viene con mas fuerza que años anteriores dado que lo refuerza el Gasolinazo, otra bestia que si bien atacaba a los bolsillos de los mexicanos, lo hacía de manera escalada y en pequeñas dosis, pero para este 2017 dio el golpe definitivo al aumentar en casi 20 por ciento los precios del vital líquido para los automóviles.

«Será para el bien de nuestros hijos», dijeron las autoridades hacendarias.

Por si fuera poco, otra bestia que se tenía controlada escapó nuevamente y este 2017 atacará nuevamente los bolsillos de los mexicanos: el Dragón de la Inflación ¡Ni San Jorge nos podrá salvar esta vez!

Dicha bestia hizo de las suyas en los años setenta y ochenta, pero las políticas salinistas en los noventa tenían como misión controlarla y así lo hicieron. Con Zedillo se salió de control un par de años, pero pasados los estragos del Efecto Tequila del 95, nuevamente se tuvo en calma.

Pero ahora, en los próximos meses, el dragón hará que aumenten nuevamente de manera consecutiva los precios iniciando una espiral inflacionaria.

No, no pinta nada bien el inicio del 2017 con el resurgimiento de tantas bestias económicas que hacía tiempo no atacaban juntas y con tanta fuerza.

¿Cuál es el por qué de esta nueva crisis económica? ¿Tiene su origen en el Efecto Trump? No hay una respuesta única pero podemos localizar su origen en la reforma energética que tanto presumió el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, al decir que con las reformas, los precios de los energéticos no subirían.

Las reformas estructurales que tanto presumió al inicio de su gobierno y que le granjearon gran popularidad a nivel internacional, hoy empieza a pasar las primeras facturas a los contribuyentes mexicanos.

PRI, PAN, Verde y hasta el PRD fueron partícipes de haber votado esas reformas. Y dentro de los personajes de la política local, en su momento defendieron la reforma energética el hoy gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez, que entonces en su calidad de senador era partidario de dicha reforma e incluso acudió a un foro a la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) donde en su momento fue sumamente criticado por haber votado a favor; pero Domínguez se mantuvo en su postura pro-reforma. Esa fue una mala tarde donde le llovieron todas las críticas al entonces senador.

Hoy como gobernador, tiene que empezar a pagar las consecuencias de sus votos. Muchos queretanos han salido a protestar contra el gasolinazo y los efectos inflacionarios.

No estaría de más recordar que tanto el hoy gobernador como el alcalde capitalino en sus respectivas trincheras legislativas apoyaron dicha reforma que permite la liberalización de los precios de la gasolina. Sin olvidar al entonces diputado panista Ricardo Anaya. Ni a los diputados locales del PRI y PAN que en diciembre en una sesión el vapor apoyaron los cambios constitucionales.

Hoy todos ellos son responsables de la crisis que viene, por más que quieran evadir responsabilidades.

Por ello, muchos queretanos están saliendo a protestar de manera simbólica por este nuevo golpe a la economía popular.

Si bien el año arranca con tanto monstruo económico suelto, por fortuna la espada de la legítima protesta social, por más que le moleste a algunos comunicadores defensores de oficio del gobierno en turno, se ha hecho presente.

Comienza un 2017 como antesala de la batalla del 2018.

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba