Información

De última hora quieren cumplir todas las promesas de obra pública

Angélica H. Morales / Carlo Aguilar

 

Ciudadanos manifiestan opiniones encontradas respecto a las obras realizadas en la Alameda Hidalgo y en avenida Universidad por el Gobierno Municipal durante el mandato del alcalde con licencia Francisco Domínguez Servién.

Al cuestionar a transeúntes y automovilistas que se encontraban en estos dos sitios, se encontró que: mientras los primeros se mostraron conformes con los resultados, los automovilistas reclamaron las reducciones de los carriles, lo que provoca más tránsito que antes.

Acerca de las obras realizadas en avenida Zaragoza, específicamente a la altura de la Alameda, los peatones y comerciantes de la zona se declararon de acuerdo con las remodelaciones en las banquetas, el techado de los locales y el paso a desnivel frente a la entrada principal.

Carlos Guerrero, quien atiende un puesto de zapatos deportivos en la zona externa de la Alameda, expresó: “Quedó bien, nos agradó mucho, la gente opina que está bien. Excepto por los compañeros de las orillas que creen que no quedaron bien tapados y que cuando llueva se pueden mojar. Pero en general está bien”.

Respecto a las obras municipales en avenida Universidad, se buscó a los propios trabajadores, quienes se negaron a emitir una opinión por falta de conocimiento y por miedo a represalias. En cambio, se sugirió buscar a “Noé”, jefe de la construcción, a quien este medio no pudo contactar después de varias visitas en distintos horarios al lugar.

En cuanto a la opinión de los automovilistas, la mayoría coincidió con lo expresado por Josefina Dorantes Ugalde, quien transita diariamente por avenida Universidad en su automóvil: “Hicieron las banquetas muy amplias, redujeron los carriles para los autos y ahora hay más tráfico. Pero del otro lado –yendo hacia 5 de Febrero– no hay suficiente espacio para los peatones”.

Esta situación se puede observar en el crucero de Tecnológico con Universidad –cuya remodelación aún se encuentra en proceso– ya que en horas pico el tránsito vehicular es lento y laborioso dado que sólo hay un carril en uso para cada sentido. Hecho contrastante con la poca afluencia de peatones que utilizan la amplia banqueta que cruza el canal del río.

En un recorrido realizado a lo largo de esta vialidad, desde Corregidora hasta 5 de Febrero, se pudo comprobar que el único crucero que todavía se encuentra en construcción es precisamente la remodelación del crucero de avenida Universidad con avenida Tecnológico.

Sin embargo, observamos algunas irregularidades, como la de una barda caída en el canal del río (Tribuna de Querétaro, 587, 8 de agosto de 2011), misma que aún no ha sido reparada.

Según vecinos de la zona, la barda se derrumbó por la fuerza de la crecida del río, hace poco más de tres meses, durante una “fuerte” tormenta.

Eloy Guillén, locatario de una tienda justo frente a la zona desprotegida, dijo: “Está muy peligroso para la gente, de noche no se ve y alguien se puede caer por ahí, porque sí está bastante grande”.

El señor Guillén rechazó que alguna autoridad se haya acercado a la zona para reparar el hueco de aproximadamente 30 metros de largo.

 

“Obras deben proyectarse a largo plazo, sin causar perjuicios”: regidor Pedro Morales

El alcalde con licencia, Francisco Domínguez Servién, había prometido entregar antes del 15 de diciembre las obras públicas que realizaba el Municipio.

Entrevistado al respecto, el regidor priista Pedro Morales Zavala manifestó que tanto las obras públicas del Centro Histórico, como algunas otras que lleva a cabo el Municipio (entre éstas el denominado Distribuidor Capital) causaron un “enorme perjuicio los habitantes”.

Si bien reconoció el mérito de Domínguez Servién en cuanto a “bajar recursos” de la Federación para el Municipio de Querétaro, Morales Zavala (quien ingresó al cabildo cuando Braulio Guerra Urbiola pidió licencia para dedicarse a su actividad partidista en el PRI) dijo que incluso con las obras que sí se están terminando, no se solucionan los “problemas a largo plazo”.

Cuestionado sobre el cambio de titular en la Secretaría de Obras Públicas Municipales, en donde Fernando González Salinas sustituyó a Santiago Martínez Montes, el regidor del PRI se pronunció a favor de que el nuevo secretario privilegie el orden y se enfoque en la reglamentación de la obra pública municipal.

Sobre González Salinas, consideró que enfrenta “un paquete muy grande”, aunque lo describió como un funcionario público con experiencia y capacidad para “enmendar algunos errores”.

Por último, Pedro Morales recordó que entre los retos que debe considerar la administración municipal, está la cifra de que cada año llegan 14 mil habitantes nuevos a la demarcación, y que la obra pública que se plantee debe contemplar esta proyección.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba