Información

Demandan su lugar escritores indígenas

Por: Martha Flores / Carlo Aguilar

Necesitamos “mayor sensibilidad” de parte de las autoridades, no sólo para incrementar espacios y oportunidades, sino también para posibilitar el aumento en el número de becas a escritores indígenas, apoyos “que no llegan ni al uno por ciento en comparación con las otras”, manifestó Irma Santiago Pineda, escritora de origen zapoteco.

La poetisa, que impartió la conferencia “Letras indígenas contemporáneas”, realizada el jueves 16 en la Facultad de Filosofía, consideró que además de la sensibilidad se requiere que se respeten los artículos 2º y 4º constitucional.

“Hacen falta dos cosas para darle su lugar a la literatura en lenguas originarias, la primera es mayor sensibilidad de parte de la población en general pero también de parte de autoridades; y la segunda es el respeto a las leyes, porque tenemos el artículo 2° y 4° constitucional que en teoría nos hablan de que México es reconocido como un país con una diversidad cultural y lingüística, lo cual se queda en teoría ya que en la práctica se olvida mucho”, advirtió.

Por su parte, el escritor maya Isaac Esaú Carrillo Can –autor de la novela La muerte del Sol–, manifestó que la situación se modificaría cuando hablar en lenguas autóctonas deje de ser visto como “algo exótico”, o escribir en lenguas como el maya, zapoteco o purépecha sea una actividad sin prejuicios.

“Todo cambiaría cuando esto se deje de ver como algo raro o exótico, que se deje de ver como algo turístico, se tiene que cambiar la perspectiva o la importancia que se le dé. Antes se les nombraba lenguas o dialectos y luego se volvió oficial, que todas son lenguas oficiales”, señaló quien también participó en la velada poética-literaria en lenguas indígenas del viernes 17.

Ambos escritores coincidieron en señalar que a través de sus obras y de la literatura indígena en general, buscan que los hablantes revaloren su lengua, que se evite caer en el “menosprecio” hacia ellas y el contexto cultural en que se hablan.

“Hay una situación paradójica porque por un lado tenemos el fortalecimiento de la literatura en las lenguas originarias pero por otro lado vemos un desplazamiento lingüístico, es decir, como escritores tenemos más espacios de difusión, pero al interior de las comunidades lo que está ocurriendo es que cada vez hay menos hablantes.

“Ya no es el cien por ciento de los niños que nacen los que están aprendiendo maya, zapoteco; esto responde a una situación nacional de menosprecio a estas lenguas, entonces lo que la gente piensa es que para que sus hijos ya no sean despreciados, procuran no enseñarle esas lenguas”, expresó Irma Pineda.

 

“Es imposible que pudiera cortarme el cordón umbilical”

Cuestionado al respecto, Isaac Carrillo manifestó que al escribir “no puedo contar otra cosa que no sea de mi cultura, es imposible que pudiera cortarme el cordón umbilical, siempre tiene que ver con lo que vivo, se me hace más fácil pensar, crear en maya que en español, escribo cuestiones encaminadas hacia lo antiguo pero nuevo a la vez, también poesía y dramaturgia, a la vez para hacer adaptaciones, más encaminado a nuestras raíces.

“Escribo sobre la migración pero cada autor escribe lo que de alguna manera siente y expresa.

“Los temas son variados porque la literatura nos permite eso: la vida, la muerte, el amor, la naturaleza. La diferencia entre la literatura en español es que nosotros tenemos más contacto con la propia cultura, elementos místicos y sagrados, entonces esta vinculación hace que nuestro trabajo literario tenga un sentido distinto, nosotros todo el tiempo tenemos que estar pensando en dos cosas, en dos mundos”, añadió Irma Santiago Pineda.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba