Información

Denuncian presunto abuso policiaco en comunidad de Buenavista

Por Martha Flores / Carlo Aguilar

“Sin motivo alguno, un integrante de la Guardia Municipal me disparó al ojo con un arma tipo gotcha, lo que me ha provocado daños en la vista y un gasto de 14 mil pesos en atención médica”, manifestó Isaías Hurtado, habitante de la comunidad de Buenavista (perteneciente a la delegación Santa Rosa Jáuregui) quien denunció presunto abuso de autoridad por parte de la Policía.

Explicó que después de pedirles a ocho integrantes de la Guardia Municipal que se encontraban afuera de su domicilio que desistieran en su intento de ingresar a la casa para detener a su hermano, y advertirles que si no lo hacían los demandaría, un policía le disparó ocho veces con un arma tipo gotcha, uno de los cuales impactó en su ojo.

“Fue abuso de autoridad. Todo pasó el cinco de mayo alrededor de las 12 de la noche. Yo estaba en mi casa con mi esposa y escuché ruidos afuera y me percato de que eran policías municipales que querían entrar a mi propiedad a la fuerza golpeando la puerta y con malas palabras, le gritaban a mi hermano ‘ahorita que te agarre’”, relató.

Entrevistado en las instalaciones de Tribuna de Querétaro, a donde acudió acompañado de su padre, Gerardo Hurtado (quien fue subdelegado de Buenavista durante el trienio de Armando Rivera Castillejos, 2003-2006), Isaías contó que sintió que el integrante de la Guardia Municipal lo trató “como si fuera tiro al blanco”.

Recordó que su molestia fue porque estaban pateando la puerta de la entrada de su casa, cuando se dirigió a los policías diciéndoles que cuál era el problema, ellos agresivamente le respondieron que no se metiera.

“Les dije que si seguían los iba a denunciar, entonces al momento que dije eso uno de ellos me apuntó con un arma y me soltó alrededor de ocho disparos como tiro al blanco y uno de los disparos me pegó en el ojo derecho, en el momento en que me estalló me percaté que era un arma tipo gotcha.

“Sentía mucho dolor y desesperación, se me nubló la vista completamente, empecé a gritar y hubo ahí un movimiento de los policías, empezaron a decir ‘código 4’ y como por arte de magia empezaron a huir todos”, recordó Isaías.

Tras una “mini cirugía” quedó 15 días inmovilizado

Después de recibir la atención en un hospital privado (tras no encontrar en tres anteriores), a Isaías Hurtado le dijeron que tenía derrame en la córnea y en el glóbulo ocular, lo que le ha costado alrededor de 14 mil pesos entre la operación y el tratamiento médico.

“Fui a la delegación y no me pudieron atender porque no había oftalmólogo, de ahí me fui al hospital general y tuve la misma respuesta y pues no podía esperar tanto tiempo para saber qué tenía. Me dirigí a una clínica privada donde tampoco me pudieron atender.

“Entonces fui al hospital San José y ahí encontré quien me atendiera, me hizo una mini cirugía, estuve 15 días totalmente inmóvil, he seguido yendo a consultas con el doctor y él me dice que espera buenos resultados pero que con cualquier cosa que me llegara a pasar podría perder la vista. Entonces ésa es mi preocupación”, expresó.

Tras lo sucedido, levantó una queja en la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de donde hasta la fecha no han recibido ningún apoyo o respuesta a su denuncia, sino al contrario “pura prepotencia”, pues declara le tomaron “más a fuerzas que de ganas” la declaración.

“Veo que no harán nada porque ellos le dan prioridad a su Policía municipal; cuando la realidad es que fue diferente todo el caso. Entonces lo que quiero demostrar es que la Policía no hace su trabajo bien, que es cuidar a los ciudadanos, porque si ellos hubieran actuado de otra manera no estaríamos aquí dando esta queja”, advirtió.

“Mi caso no es el único de abuso policiaco en Santa Rosa Jáuregui”

Explicó que lo que le preocupa “realmente” son los daños en su ojo, ya que antes no tenía ningún problema, y que la gente no denuncie por miedo, pues su caso no es el único, sino al contrario, es muy común en las comunidades de la delegación de Santa Rosa Jáuregui.

“Entonces hago hincapié en eso, en que la comunidad hable, porque éste no es el único caso, porque si son cien o mil personas y sólo yo vengo y doy la queja, pues entonces cuántos años tienen que pasar para que nos hagan caso.

“Si no nos quedáramos callados tanto tiempo hubieran cambiado un poco las cosas. No totalmente, pero sí un poco a favor de nosotros”, consideró.

Cuando vieron que en la PGJ no recibieron la atención que esperaban se dirigieron a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) donde, señalaron, tuvieron un trato “muy diferente”, aclarándoles que el caso era difícil pues el policía que disparó no tenia rostro ni número, por lo que su situación podría durar para resolverse un mínimo de seis meses y un máximo de dos años.

“En la delegación no nos hemos presentado porque ahí es como dar patadas de ahogado. Estamos bastante indignados por el abuso de autoridad, ellos debieron haber actuado de otra manera, además eran ocho policías para dos personas y a unos metros había otros 20 más (en el Jardín) entre ellos una mujer, iban con casco tipo granaderos, por eso no los identificamos”.

Ahora ellos confiaron esperar que la CEDH les dé respuestas, aunque temen que conforme avance el caso les pueden “voltear la tortilla” según dicen, ya que consideraron imposible que las autoridades no sepan a quién mandaron a la comunidad ese día y en ese horario.

“Entonces como puedo ganar, puedo perder. La confianza está en Derechos Humanos porque en la PGJ no le dan seguimiento, nada más mandaron al perito pero ni preguntó nada, sólo tomó unas fotos y se fue”, advirtieron.

Finalmente afirmaron que lo que buscan es decirle a la gente de su comunidad que no se queden callados aunque sean cosas mínimas; porque su caso sólo se quedó en una lesión, pero lo mismo podría pasar con un asesinato.

“La gente tiene que saber que la Guardia Municipal en vez de cuidar te maltrata, no llega a hablar.

“No es el único caso porque no es la primera vez, tenemos miedo. A un conocido le quitaron sus cosas cuando nada más estaba esperando a su esposa; hay que denunciar estos abusos, porque si se hace un sondeo en las comunidades de la delegación, la mayoría se queja del trato de la Policía municipal”, concluyó Isaías Hurtado.

En espera de respuesta de la SSPM

Tribuna de Querétaro buscó conocer la versión del secretario de Seguridad Pública Municipal, Juan Marcos Granados Torres, sobre la denuncia hecha por Isaías Hurtado, habitante de la comunidad de Buenavista, Santa Rosa Jáuregui, respecto a un presunto abuso de autoridad por parte de elementos de la Guardia Municipal en este lugar.

Sin embargo, hasta el cierre de esta edición (noche del viernes 25 de mayo), no se recibió respuesta satisfactoria a la petición que se hizo de forma institucional.

El miércoles 23 de mayo, este medio solicitó al departamento de Comunicación Social una entrevista con el secretario durante el transcurso del jueves o viernes, respecto al conocimiento que tenía sobre el caso. Personal de la dependencia quedó en devolver la llamada con una respuesta a la petición, cosa que no ocurrió.

 

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba