Deportes

Boxeo mexicano está en sus mejores altos: “El Jaguar”

“El Jaguar” Gutiérrez enfrentó al nicaragüense Ramiro “Destructor” Blanco; tras 12 rounds y derivado del marcador del jurado —120 a 107—, el oriundo de Lomas de Casablanca ganó el pasado 10 de noviembre el máximo título de la WBC.

El boxeo mexicano está en sus “mejores altos”, manifestó Andrés “El Jaguar” Gutiérrez Vera, peleador peso superpluma y campeón del Consejo Mundial de Boxeo (WBC, por sus siglas en inglés). Para el queretano, el box que se practica en México es muy respetado: “Unos guerreros vienen a pelear y regresan con grandes victorias”, indicó en el marco de la pelea que tuvo en el municipio de Corregidora.

Después de dos años de ausencia como local, Gutiérrez Vera enfrentó al nicaragüense Ramiro “Destructor” Blanco; tras 12 rounds y derivado del marcador del jurado —120 a 107—, el oriundo de Lomas de Casablanca ganó el pasado 10 de noviembre el máximo título de la WBC de peso superpluma.

Recordó en entrevista sus inicios a la edad de ocho años y sus primeros acercamientos con este deporte, que a la larga le enseñó el valor del esfuerzo para obtener aquello que aspira: “Yo les podría decir que soy un queretano nacido en el barrio de Lomas de Casa Blanca; un joven que le ha echado ganas desde los ocho años”, abundó.

“Desde pequeño veía a mi papá y me gustaba cómo boxeaba, así que desde ahí empezamos a tener el amor al deporte y ya después cuando fui a mi primera olimpiada me dieron dinero para traer una medalla para Querétaro y de ahí supe lo grande que es ganarse su propio dinero, esforzarte por tus cosas y echarle ganas”, recordó.

“Fui a las olimpiadas [nacionales] en tres ocasiones del 2006 al 2008, y traje medallas de bronce, plata y oro, así sucesivamente, y fue una experiencia muy bonita. Fue bueno participar por Querétaro”, recordó “El Jaguar”.

Batalla estelar

Andrés Gutiérrez arribó al tapiz con 36 victorias, 25 de ellas por la vía del nocaut, un empate y soló dos derrotas. “El Jaguar”, listo, alzó los guantes frente al público para ser recibido entre gritos y halagos de las gradas, en la espera de ya ver en la lona a su oponente, Ramiro Blanco, quien contaba con un récord de 18 victorias —10 por nocaut—, 3 empates y 4 derrotas.

Dos horas antes de la medianoche, llegaba el evento estelar: una batalla por el título del Consejo Mundial de Boxeo. México contra Nicaragua; un “Jaguar” que regresaba a casa a defender uno de los máximos títulos de la disciplina, un “Jaguar” que se le haría frente al choque noqueador de un “Destructor” Blanco en los 12 asaltos reglamentarios.

El boxeador queretano había señalado sobre su rival que para enfrentarlo recurriría al “choque explosivo”, según lo denominó: “En cada pelea aprendemos algo nuevo y ahorita estoy concentrado en mi rival, pero ya veremos después. El rival que nos toca es un gran oponente. Por la preparación, me estuve alistando durante dos meses en California, en el gimnasio de Joel Díaz con grandes entrenadores”, agregó.

Suena la campana

El “Jaguar” y “Destructor” chocaban sus guantes para dar inicio al combate; las gradas enardecidas gritaban el apodo de Andrés Gutiérrez. El queretano desde el primer asalto marcó terreno sobre su adversario; aprovechó la lona completa hasta encontrar aberturas en la guardia del nicaragüense cuando sin éxito intentaba conectar golpes.

Durante el segundo y tercer round, el Jaguar mantuvo la posesión del choque contra el “Destructor”, quien tampoco se quedaba detrás haciendo valer sus puños al conectar en repetidas ocasiones varios y fugaces puñetazos seriados al mexicano.

A lo largo del combate, la artillería de Andrés Gutiérrez logró expulsar el protector bucal del centroamericano en cuatro ocasiones. En los respectivos asaltos, le restó puntos por parte del referí al mando, Laurentino Ramírez, además de que causó un atraso en el espectáculo y logró hacer enfurecer a la audiencia quien le envió al cuadrilátero una serie de abucheos.

Durante los siguiente rounds —en especial del sexto al octavo— se hizo notar un cansancio en el queretano Gutiérrez, quien en el rostro ya reflejaba marcas de los embates del “Destructor”; mientras que el nicaragüense aprovechó la situación para hacerse de dos rounds a su favor al embestir ferozmente a “El Jaguar”.

Finalmente, en el doceavo asalto “El Jaguar” se impuso en un round más que alucinante, en el cual ambos boxeadores buscaban un último golpe certero para darle fin al combate.

Durante la función del sábado 10 de noviembre hubo otros combates de apertura. Entre ellos destacó la pelea de Jefferson Dos Santos, boxeador brasileño, que sucumbió ante los puños del mexicano, José Carlos Morales Gloria, en tres de cuatro rondas para el peso pluma. También destacó el combate semifinal de peso superligero entre Issac “Pitbull” Cruz Junior contra José “Josesito” Félix Junior, en el cual salió victorioso el primero después de mandar en tres ocasiones a la lona a su contendiente, previo a recibir sus respectivos golpes de autoridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba