Deportes

Estadio Municipal, 80 años de historias

El césped de “el Municipal” comenzó a ser visitado después de que en año de 1949 surgió el proyecto de la Segunda División de Futbol. En calidad de equipo de ascenso, Club Querétaro A.C. competiría contra los equipos de Irapuato, Zacatepec, Toluca, Morelia y La Piedad

 

¿Ha entrado usted, alguna, vez a un estadio vacío? Haga la prueba. Párese en medio de la cancha y escuche. No hay nada menos vacío que un estadio vacío. No hay nada menos mudo que las gradas sin nadie. —Eduardo Galeano en: ‘El fútbol a sol y sombra’.

Césped, túneles y gradas para más de 5 mil espectadores: Todo esto pasará a la memoria colectiva de la sociedad queretana ahora que el estadio Municipal de Querétaro será demolido para levantar un Centro Paralímpico en 2019, proyecto que impulsa el Instituto del Deporte y Recreación del Estado de Querétaro (Indereq).

El estadio Municipal fue inaugurado el 23 de septiembre de 1939 por el entonces gobernador, Ramón Rodríguez Familiar. Según consignó el libro Los Gobernantes de Querétaro, en esa época la población en la entidad había disminuido su población de 60 mil habitantes —a inicios de 1930— a 35 mil en 1935.

El recinto queretano se realizó con una inversión de 3 millones de pesos y fue sede de partidos de futbol, además de eventos deportivos o culturales y conciertos. Actualmente alberga partidos de la tercera división profesional de futbol, torneos municipales y estatales avalados y gestionados por la Federación Mexicana de Futbol (FMF).

Este viejo coloso busca ser reivindicado, como varias otras zonas en los últimos años: la Alameda, el viejo edificio de Coca-Cola y San Francisquito. El Indereq invertirá alrededor de 300 millones de pesos para el deporte en el estado y el Centro Paralímpico será un proyecto en el que participarán la Secretaría de Cultura, además de que la dependencia busca la asociación de participación de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade).

El cronista del estado de Querétaro, Andrés Garrido del Toral, refirió que el valor del inmueble es sobre todo sentimental, debido a que es relativamente reciente: “No es un bien histórico, es sentimental, ya que no se encuentra protegido por la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticos e Históricos”. Así que su estructura arquitectónica quedará a merced de las decisiones del Poder Ejecutivo, que ostenta su posesión contrario a lo que indica el nombre del recinto.

Los primeros grandes juegos

El césped de “el Municipal” comenzó a ser visitado después de que en año de 1949 surgió el proyecto de la Segunda División de Futbol. Alfonso “Pachín” Niembro, presidente de la Asociación Queretana de Futbol, recibió dicha invitación para que —en colaboración con Raúl Ayala, representante local ante la FMF— realizara un torneo en el cual el campeón, Club Pirata, se transformaría en el Club Querétaro A.C. En calidad de equipo de ascenso, competiría contra los equipos de Irapuato, Zacatepec, Toluca, Morelia y La Piedad.

Así el estadio Municipal fue casa para equipos, como los Gallos Blancos de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), los Lobos, Estudiantes, Cobras y Atletas Campesinos. Los hechos más emblemáticos del inmueble comienzan desde la temporada de ascenso de 1976-1977, cuando la escuadra queretana de Gallos Blancos perdió la eliminatoria de final contra el Atlante: Al equipo azulgrana derrotó al albiazul en un global de 3-6, aquel 4 de julio de 1977.

Finalmente, el equipo de Atletas Campesinos —que resultó de la fusión entre Estudiantes de Querétaro y el homónimo Club Atletas Campesinos, de carácter privado— fue el primer equipo de primera división que jugó sus partidos de local en “el Municipal” durante las temporadas 1980-1981 y 1981-1982. La máxima figura de este equipo fue el mexicano Leonardo Cuéllar Rivera, seleccionado nacional para la copa mundial de Argentina 1978.

Eventualmente, el equipo fue vendido al Sindicato de Petróleos Mexicanos (Pemex) y llevado a la ciudad de Tampico con el nombre de La Jaiba Brava.

Después de varios tropiezos en el camino, durante 1988 el Querétaro F.C. surgió por la inversión del empresario José Antonio García, el cual logró ganar nuevamente el ascenso a la Primera División dos años más tarde y conformó una escuadra dirigida por Ricardo La Volpe en el banquillo y con futbolistas en cancha como Miguel “El Piojo” Herrera, Sergio Bueno, Rubén Omar Romano y José Guadalupe Cruz, “El Profe”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba