Inches yardas

NFL Playoffs: Siempre hay una primera vez

Me disponía a escribir estas líneas para mañana miércoles, pero me temo que deben ser instantáneas, quería guardar luto por la masacre que sufrió mi ídolo, pero no podemos tapar el sol con un dedo. Tom Brady sufre su primera derrota contra los Dallas Cowboys… y de qué manera la sufrió.

Paliza de Dallas a Tampa Bay, humillante es la expresión. El partido estaba muerto en el segundo cuarto con el 18-0. Un camarada por whats me decía que no diera por muerto a Brady, que era un hombre de poca fe… este equipo no tenía capacidad de respuesta, no tienen el espíritu (porque talento sí) para remontar el marcador.

66 intentos de pase por parte de Brady, para su edad es de respetar, más de 350 yardas y dos pases de anotación… una intercepción dolorosa en zona roja (primera intercepción en zona roja en playoffs, vistiendo los colores de Tampa Bay), después de esa intercepción la defensa cedió, se encontraba apagada, cubría en zona y Prescott los aniquiló, hacía pases de manera automática.

No culpo a la defensa… tengo en la mente esa reclamación que le hizo Mike Purcell a Russel Wilson, pues la defensa número uno en puntos permitidos (en ese entonces de la temporada, porque terminó por ser la 15) se partía la madre en el campo para que su ofensiva solo metiera tres puntos, una ofensiva que se pronosticaba para ser de las más anotadoras.

Con el paso del tiempo todo se rompe y jugar 17 semanas de manera intensa, sin aflojar, acaba por minar la moral cuando la otra escuadra no hace su trabajo. La defensa Bucs mantuvo el juego peleado, pero la ofensiva no metió las manos.

¿Por qué la caída tan estrepitosa de una ofensiva que tiene de todo para anotar? No hay cabeza en ese equipo, mi hipótesis: Brady quiere mandar en su totalidad —razón por la cual Bruce Arians dejó el puesto sin dejar la organización— y el coach Todd Bowles (un fracaso como head coach en sus cinco temporadas, cuatro en Jets y una con Bucs, pues solo en una obtuvo marca ganadora) ha demostrado no tener lo suficiente para comandar un equipo y menos para ponerle freno a un Tom Brady.

Bill Bellichick fuera de playoffs sin QB, Tom Brady eliminado de manera humillante en la primera ronda (con una temporada perdedora) sin coach… juntos eran imparables, separados son buenos.

Dallas sorprendió, junto a Giants, ahora tres de cuatro equipos de la división Este de la conferencia Nacional están con vida. Cowboys enfrenta a los 49ers, equipo verdaderamente complicado y favorito para el Super Bowl… está defensa tiene el mismo problema, pero en menor medida: trabajan a máxima intensidad para ocultar las carencias de su ofensiva.

Por lo pronto, Micah Parsons tiene a la escuadra defensiva de vaqueros a tope, la línea ofensiva se mostró sólida (lo cual necesitan, porque enfrentan a un Nick Bosa desatado).

Y para hacer más obvio la cabeza de esta entrega:

  • fue la primera derrota de Brady —en sus 23 años en la liga— contra Cowboys (su marca es 7-1);
  • es la primera vez que a Brady le interceptan en playoffs —siendo Bucanero— en zona roja;
  • es la primera vez que lo dejan en ceros en la primera mitad desde su primer juego de playoffs contra los Oakland Raiders (de ese entonces) el 19 de enero de 2002;
  • fue el número máximo de intentos de pase de Tom Brady en un partido en toda su carrera (con 66, supero los 65 que tuvo en la derrota contra San Francisco en 2012);
  • y es la primera vez que un quarterback de Cowboys lanza cuatro pases de anotación y corre para uno en un juego de playoffs (el mejor rating de pasador para Prescott en un juego de esta índole).

¡Qué ya se retire Tom Brady! Lo amo, pero esta derrota fue la consecuencia de su ego. El coach con el que ganó el Super Bowl no lo soportó y se fue… e incluso su esposa.

Brandon De la Vega Contreras

Pluma decadente | Intento de periodista Columnista de Inches yardas: análisis de la mejor liga deportiva NFL

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba