DeportesSan Juan del Río

Mari Lara: “La vida es como una jugada de ajedrez” sumérgete en este mundo de destreza y habilidad

 En el ajedrez, puedes explotar muchas destrezas como la concentración, el análisis, resolución problemas y sobre todo la imaginación, algo que Mari Lara ha experimentado en cada torneo.

“El ajedrez tiene muchísimos beneficios, es un mundo que realmente todavía no se termina de experimentar. Aparte te diviertes también, y lo principal que trabajas en la concentración, porque todo el tiempo debes de estar literalmente en el tablero. No puedes estar pensando en otras cosas. Además, vas a conocer a muchas personas y lugares. Qué mejor que hacer lo que te gusta, en donde puedes ganar premios si triunfas en algún torneo”. 

Además, algo fundamental que deben tener las personas cuando juegan es la paciencia, esta “es una virtud” que no muchos tienen. Mari Lara comenta lo siguiente:

“El ajedrez es algo que pasa en la vida cotidiana, no puedes hacer una jugada sin antes haberla pensando. Es lo mismo en la vida, no puedes realizar alguna acción, sin haber antes pensado qué va a pasar con eso. Eso es lo que más me gusta, porque no solo es un juego, sino que también es como si lo estuvieras viviendo a diario”

Mari Lara recalca que incluso, canalizar las emociones debe ser importante. Si caes en provocaciones del otro jugador, puedes perder el juego o ser expulsado, según lo que decida el árbitro. El mundo del ajedrez es estricto, y ella lo describe de la siguiente manera:

“Cuando estás jugando una partida, no se permite hablar con la otra persona, no te permiten ni siquiera meter celulares ni nada, hay un silencio total en la sala de juego. Lo único que puedes hacer es tomar agua, comer algún snack; puedes ir al baño y pararte”.

De igual manera, este tipo de competencia siempre hay roces y enfrentamientos que pueden llegar a escalar.

“Una vez jugué con un hombre, y hay tipos que piensan que por ser mujer no eres buena. Yo le iba ganando. Tiré, y me levanté rápido, en eso él tiró, pero no me di cuenta porque yo ya iba hacia el baño, por lo que me dijo: “oye no puedes ir al baño porque te toca tirar” gritándome desde la mesa.  Le gané, pero se me quedaba viendo horrible, se levantó y nada más aventó sus piezas y ni siquiera las acomodo”.

Página anterior 1 2 3 4Página siguiente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba