Información

“Desconocen” infraestructura para concesionar agua en El Refugio

El Municipio de Querétaro desconoció una infraestructura que ya había al menos desde 2007. Según el acuerdo de entrega-recepción, aprobado el 9 de septiembre de 2015, las obras de urbanización (incluida el agua) estaban al 100 por ciento en El Refugio.

El Municipio de Querétaro autorizó una concesión para el servicio del agua en El Refugio a la empresa Abastecedora Queretana de Agua y Alcantarillado, con el pretexto de que no existía infraestructura en el polígono de un millón 384 mil 7.21 metros cuadrados en la delegación Epigmenio González, lo cual es una farsa, denunciaron vecinos de la colonia.

Acorde al expediente que armaron vecinos de la zona, del cual Tribuna de Querétaro posee una copia, el 8 de abril de 2015 la Comisión Estatal de Aguas (CEA) recibió la infraestructura hidráulica de la empresa Impulsora Mexicana de Desarrollos Inmobiliarios; para seguir con el proceso, en septiembre de ese mismo año, el Cabildo aprobó la entrega-recepción de El Refugio a la autoridad, porque entre otros requisitos estipulados en el Código Urbano estatal, existía ya una red de distribución y tratamiento de aguas.

Es por esto que el Municipio de Querétaro, encabezado entonces por Marcos Aguilar Vega, mintió en febrero de 2017, cuando otorgó la concesión, so pretexto de no existir una infraestructura y declararse incompetente en materia y legitimar la entrega del servicio del agua potable.

Autoridades se declaran incompetentes

En septiembre de 2016, Enrique Abedrop Rodríguez, vocal Ejecutivo de la CEA, respondió a una solicitud de la empresa Abastecedora Queretana de Agua y Alcantarillado. Ahí, externaba la “no inconveniencia” de que la empresa propiedad de Jessica Oleszcovski Nutt suministrara el servicio de agua potable, con la condición de obtener las autorizaciones y permisos de las autoridades correspondientes. Así, la CEA se declaró incompetente.

El artículo 115 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos señala que el agua es un servicio que corresponde a los municipios, sin embargo, cuando no pueda prestarlo, puede ceder esta atribución a los gobiernos estatales. En nuestra entidad, sólo San Juan del Río se encarga de la cuestión del agua a través de la Junta de Agua Potable y Alcantarillado Municipal (Japam).

El resto de los municipios, incluido el capitalino, lo hacen a través de la CEA, misma que es dueña de la infraestructura y concesionaria de los pozos de la zona. No obstante, el 26 de octubre de 2016 el Ayuntamiento de Querétaro declara “incompetente” a la CEA en el polígono aquí referido. Acto seguido, reconocen competencia municipal, pero sólo en la zona a la que hemos hecho alusión.

Según la Gaceta Municipal del 26 de octubre del 2016, la CEA refirió la carencia del servicio e infraestructura suficiente, aun cuando ésta ya había recibido la misma en abril de 2015. El Ayuntamiento de Querétaro instruyó a la Secretaría de Finanzas municipal a “determinar la factibilidad de realizar la erogación derivada del costo para la introducción de la infraestructura”.

Es decir, el Municipio también desconoce una infraestructura que ya había al menos desde 2007, cuando la CEA emitió la factibilidad para la prestación del servicio de agua potable en 500 viviendas ubicadas en El Refugio. Según el acuerdo de entrega-recepción, aprobado el 9 de septiembre de 2015, las obras de urbanización (incluida el agua) estaban al 100 por ciento.

En el punto séptimo, instruye a la Secretaría de Servicios Públicos Municipales a emitir un dictamen en que se estudie la factibilidad de que se preste de forma directa el servicio de agua potable, determinar las tomas de agua necesarias, entre otros aspectos.

De haber sido cierta esta situación, la constructora violó el Código Urbano, el cual dice en su artículo 132: “No podrán autorizarse desarrollos inmobiliarios en aquellas áreas o predios que no cuenten con la factibilidad de los servicios de agua potable y energía eléctrica”.

En concesiones, hasta el gobernador tiene voto

Apegados a la legislación en materia, incluso el gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, tenía voz y voto en el tema de la concesión de agua en El Refugio y cualquier otra. Debía ser emitida de manera unánime por el Consejo Directivo de la CEA y por no el Municipio de Querétaro, según la fracción décima del artículo 405 del Código Urbano estatal.

Domínguez es presidente del Consejo Directivo de la CEA; Enrique Abedrop Rodríguez es secretario; Marcos Aguilar Vega, alcalde capitalino, representa a los presidentes municipales. Otros funcionarios que integran el máximo órgano de la CEA son Romy Rojas Garrido, titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas (SDUOP); Alejandro López Franco, director del Instituto Queretano del Transporte (IQT) y Gerardo de la Garza Pedraza, titular en Querétaro de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco).

Para exhortar a Aquaa a solicitar la concesión ante el Municipio de Querétaro, Enrique Abedrop se fundamenta en el artículo 406, relativo a la facultad del vocal Ejecutivo de llevar a cabo los acuerdos y decisiones del Consejo Directivo. Sin embargo, al no citar un expediente o número de documento, queda en duda si efectivamente acordaron esta situación.

En últimos meses, Tribuna de Querétaro ha documentado otras concesiones de agua aprobadas por ayuntamientos –como Corregidora y El Marqués- sin importar que delegaron el suministro y saneamiento del vital líquido a la CEA.

El artículo 401 es enfático: “La Comisión Estatal de Aguas podrá concesionar los servicios de agua potable, alcantarillado, saneamiento y disposición de sus aguas residuales y tratadas, en términos de lo que dispone este Código”.

Oleszcovski se benefician a sí mismos

Tribuna de Querétaro publicó en su edición 858 la punta del iceberg de este caso. La empresa Impulsora Mexicana de Desarrollos Inmobiliarios, constructora de El Refugio y sus colonias aledañas, pertenece a Benito Bucay Faeadji, químico y empresario fallecido en octubre de 2017. El otro dueño de la empresa es Navi S.A. de C.V., mas no existe registro de ésta en el Registro Público del Comercio (RPC).

No obstante, a lo largo de los años, junto a Impulsora aparece otra empresa de nombre Pangea Desarrolladora Inmobiliaria, constituida en 2007, misma que es propiedad de Víctor David Mena Aguilar y José Oleszcovski Wasserteil, ambos polémicos empresarios de la construcción que incluso se vieron involucrados en el caso de los Panama Papers (Tribuna de Querétaro, 790).

El 15 de agosto de 2008, Pangea asumió como nueva titular registral y propietaria de los lotes del fraccionamiento El Refugio, luego de que Impulsora hizo una cesión de derechos, esto según un los antecedentes del documento VE/1858/2016, fechado el 22 de septiembre de 2016 y firmado por Enrique Abedrop Rodríguez, vocal ejecutivo de la CEA.

Tanto Pangea como Impulsora, el 19 de noviembre de 2015, “ceden” el servicio de prestación del agua a Abastecedora Queretana de Agua y Alcantarillado (Aquaa), propiedad de Marco Antonio Reyner Portes Gil y Jessica Oleszcovski Nutt, hija del dueño de Pangea. Abastecedora había sido constituida apenas nueve meses antes, en febrero de 2015.

Si el 8 de abril de 2015 la CEA ya había era dueña de la infraestructura, esta cesión de los particulares a Aquaa en noviembre del mismo año carece de validez legal.

Del uso de suelo y los pozos

El 10 de febrero de 2004 se aprobó el cambio de uso de suelo de un polígono de un millón 384 mil 7.21 metros cuadrados en fracción segunda de Menchaca y fracción IV de exhacienda Menchaca, para dar paso a lo que sería el desarrollo El Refugio, a cargo de Impulsora. El 4 de octubre de 2004, la Secretaría de Desarrollo Sustentable (Sedesu) autorizó la construcción de 650 viviendas; el resto -2 mil 747- se autorizarían cuando la CEA, como entidad competente, otorgara el servicio de agua potable.

Para tal efecto, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) concesionó por 10 años a la CEA tres pozos a los que denominó: El Refugio I y El Refugio II, para cada uno beneficiar a 2 mil 194 habitantes; así como El Refugio III para otros 3 mil 215. Sin embargo, los vecinos de la zona acusan que estos pozos están sobreexplotados, ya que surten a 39 condominios en una extensión de más de 7 millones de metros cuadrados. Destacan las cuatro etapas de El Refugio, La Vista, La Cima, San Jerónimo, entre otros.

Los vecinos también mostraron su preocupación debido a que no sólo se trata de consumo doméstico, pues existen distintos complejos comerciales en la zona que también demandan el vital líquido para sus actividades cotidianas.

Han pasado ya más de 10 años desde que se concesionaron los pozos a la CEA; ésta expiró en noviembre de 2015. Mediante una solicitud de acceso a la información pública, el 20 de abril de 2018, la Conagua indicó que encontró una solicitud de prórroga para estos pozos, sin embargo la misma no ha sido concluida.

El documento también detalla que Aquaa no tenía ninguna concesión o asignación para explotar aguas nacionales. En la concesión aprobada por el Municipio de Querétaro, la cláusula décima quinta, da a la empresa la operación de los pozos cuando establece: “el concesionario construirá, administrará u operará las fuentes, pozos y puntos de extracción que amparen los derechos para explotar aguas nacionales del subsuelo”.

Aquaa se compromete a cederlos al Municipio y éste a su vez no cederlo a otra persona moral o física.

Tarifas y ganancias

Por cada metro cúbico extraído, Aquaa deberá pagar apenas 30 centavos al Municipio de Querétaro, que según el último reporte de tarifas de la CEA, cuesta 39.30 pesos. Sumados los tres pozos, tienen capacidad y derecho a extraer 693 mil 792 metros cúbicos cada año.

Así, de explotarse al máximo, la empresa ganará 27 millones 266 mil 025.6 pesos cada año. De esta cantidad, sólo 208 mil 137.6 pesos entrarán a las arcas públicas capitalinas.

Las tarifas, estipula la concesión en la cláusula décima, no podrán ser superiores a las que aplica la CEA en la zona metropolitana del estado.

Excandidatos aprobaron la concesión

El 17 de febrero de 2017, el Ayuntamiento de Querétaro, cuerpo colegiado que rige al municipio capitalino, aprobó por mayoría la concesión para la prestación del servicio de agua en un polígono de la delegación Epigmenio González, con extensión de 7 millones 163 mil 912 metros cuadrados. El contrato se publicó el 26 de mayo de 2017 en ‘La Sombra de Arteaga’.

Entre los regidores que la aprobaron, se encuentran varios funcionarios electos a cargos de elección popular. Por el Partido Acción Nacional (PAN), Marcos Aguilar Vega, Ana Paola López Birlain y Felipe Fernando Macías Olvera, todos futuros diputados federales; por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Ana Bertha Silva Solórzano, excandidata al Senado de la República.

También la respaldó Enrique Correa Sada, expresidente municipal interino de Querétaro, así como el coordinador de los regidores priistas, Francisco Xavier Alcocer Sánchez. El único voto en contra fue el de la regidora de Morena, Nadia Edith Alcántara Lagunas.

Durante la campaña, los entonces candidatos de la coalición Juntos Haremos Historia a diputación federal y alcaldía capitalina, Eunice Arias Arias y Adolfo Ríos García, respectivamente, se comprometieron a revisar el tema de la concesión y en caso de existir alguna ilegalidad, revocar la misma.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba