Información

Desdeñan investigación sobre contaminación radiactiva en Guanajuato

Por: Miguel Mejía H. / ESPECIAL

PARA DESTACAR: “No es autoridad –la UNAM- para resolver el tema… Entonces si la Conagua ya respondió que no está contaminada esta fuente hídrica (el pozo) pues voy a respetar la determinación” declaró el gobernador de Guanajuato, Miguel Márquez Márquez, cuando le cuestionaron sobre la contaminación radiactiva en San José Iturbide.

Estudios de la UNAM Juriquilla detectan radiactividad en La Cantera, San José Iturbide

San José Iturbide, Gto.- Dos estudios de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) revelaron un grave problema de contaminación radiactiva en la comunidad de La Cantera y sus inmediaciones, en San José Iturbide, municipio ubicado a escasos 50 kilómetros de la ciudad de Querétaro. Las autoridades guanajuatenses han desdeñado la investigación y no han hecho nada al respecto, incluso han desoído una serie de recomendaciones emitidas por la institución académica.

El problema inició en 2014, cuando a la población de la localidad le preocuparon tres casos de leucemia en niñas menores de edad. Poco a poco las menores fallecieron y aunque buscaron apoyo de las autoridades, no lo obtuvieron, incluso les dijeron que los casos se trataban por mala alimentación, consumo de drogas de los papás o por males congénitos, sin mostrar alguna investigación al respecto.

Ante la presión social, se realizaron estudios a más de 30 menores, pero no se obtuvieron resultados de más casos posibles, por lo que se desconocía el origen de la enfermedad.

A finales de octubre de 2014, el doctor Marcos Adrián Ortega Guerrero brindó una conferencia sobre la problemática de agua contaminada por arsénico y flúor en los municipios de la región noreste de Guanajuato, que fue resultado de un estudio que realizó el Centro de Geociencias de la UNAM, campus Juriquilla, a finales de los noventa.

Pobladores de La Cantera se enteraron de la información y determinaron contactar al doctor, quien les dijo que para una investigación tendrían que hacer una petición formal a la universidad, lo cual ocurrió. Fue el entonces rector, José Narro Robles, hoy secretario de Salud federal, quien autorizó el inicio de la investigación para determinar el origen de los casos de leucemia linfoblástica aguda en las tres menores.

En febrero de 2015 el secretario de Salud de Guanajuato, Ignacio Ortiz Aldana mencionó que no había atención especial porque los casos de leucemia en La Cantera no superaban los de la media nacional, lo cual no pudo sustentar, ya que en dicha localidad de cerca de 700 habitantes tres casos sí incrementaban los índices. El problema es que dos de las tres menores se atendían en Querétaro.

Dos meses después, se anunció que la UNAM delegaba al Centro de Geociencias la investigación, al recibir una petición firmada por más de 150 habitantes de esa localidad y zonas circunvecinas.

Tras lograr acceder al pozo de agua potable, vía presión social, a finales de septiembre se realizó un estudio con la Norma Oficial Mexicana de Calidad del Agua NOM-127 completa, es decir, que incluía los elementos que se estaban dejando de lado como compuestos orgánicos y radiactividad.

A la par, gobierno municipal contrató al laboratorio ABC para realizar la misma prueba.

En noviembre, la UNAM dio a conocer que en los estudios que se realizaron, la muestra de radiactividad estuvo a cargo del Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares, de la Secretaría de Energía de gobierno federal, donde se determinó que el agua del pozo contenía 2.3 becquereles de radiación alfa por litro, cuando en la norma se establece un máximo de 0.56 becquereles por litro.

Ahí intervino la Comisión Nacional del Agua (Conagua) primero para negar los resultados de acuerdo a supuestos estudios que tenía, pero cuyos resultados nunca mostró.

Finalmente, se hizo el compromiso en mesa de trabajo de diciembre de 2015, de continuar trabajando con autoridades estatales, municipales, sociedad civil e investigadores de la UNAM.

Para estas alturas ya se tenían los registros de dos decesos más de adultos en el Fraccionamiento La Cantera, así como otros casos de enfermedades por cáncer de estómago, abortos y daños renales en varios pobladores.

No obstante, la Conagua determinó concluir la mesa de trabajo y en una rueda de prensa en la Ciudad de México dio a conocer que a través de varios estudios (de nueva cuenta sin mostrar los resultados) el agua era apta para consumo humano.

 

Segunda investigación

Tal parecía que era un caso cerrado, pero la insistencia de la sociedad civil, conglomerada en la asociación civil denominada Mayoye Angelitos Guerreros, solicitó al rector actual, Enrique Luis Graue Wiechers, continuar con la investigación en La Cantera hasta detectar el origen de los casos de leucemia.

Fue en abril de este año cuando se informó que además del Centro de Geociencias, campus Juriquilla, se sumaban a la investigación los institutos de Física, Ciencias Nucleares y de Ciencias del Mar y Limnología.

Los resultados entregados a principios de octubre arrojaron la presencia en altos niveles de radón, un gas radiactivo; a la par sugirieron algunas medidas para disminuir los riesgos a la salud de la población.

De nueva cuenta la delegación de Conagua en Guanajuato, a cargo de Humberto Carlo Navarro de Alva, descartó el estudio de la UNAM y dijo, sin mostrar resultados, que el agua era apta para el consumo humano.

El último capitulo reciente estuvo protagonizado por el gobernador Miguel Márquez Márquez, quien al visitar el municipio desdeñó los resultados del estudio al ser abordado para que se pronunciara respecto a las recomendaciones realizadas por los científicos de la UNAM por el hallazgo de gas radón, el cual se produce por la descomposición de uranio y torio del subsuelo, al abatirse los mantos acuíferos y que contamina el agua, el suelo y el aire de la localidad y las inmediaciones.

Dentro de las propuestas se indicó la necesidad de establecer sistemas de aireación del agua y ventilación en los hogares. Al respecto, el gobernador respondió a las recomendaciones:

-Sí, nada más que la UNAM no es autoridad.

-¿No es autoridad en investigación?- se le preguntó.

-No es autoridad para resolver el tema, es la Conagua. Entonces si la Conagua ya respondió que no está contaminada esta fuente hídrica (el pozo) pues voy a respetar la determinación de la Conagua.

Por lo tanto, dijo que si la autoridad ya determinó que no había contaminación era suficiente para no intervenir su gobierno.

 

Posibilidad de estudio en Querétaro

Por otra parte, respecto a la posibilidad de realizarse un estudio similar en la ciudad de Querétaro, donde se padece también el abatimiento de los mantos acuíferos, el investigador Marcos Adrián Ortega dijo que era muy probable, para lo cual requerían simplemente una petición por parte de las autoridades.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba