Información

Discriminación: Sólo en pandemia se castigó penalmente este delito

El delito de discriminación en Querétaro se castigó solamente durante la pandemia de COVID-19, según expedientes y sentencias del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) consultadas por este semanario. Los expedientes concluyeron con pena de cárcel para ambas personas sentenciadas.

La primera sentencia fue dictaminada el 2 de diciembre de 2022, corresponde a la carpeta de investigación CI/QRO/14403/2020 y a la carpeta judicial 399/2020-II. Se acreditaron los delitos de lesiones dolosas y discriminación por trabajo o profesión.

El 17 de mayo de 2020, una enfermera del municipio de San Juan del Río fue víctima de agresiones físicas por parte de una vecina en su colonia. Aunque la enfermera presentó querella sobre los hechos al día siguiente, el caso se abrió hasta el 23 de septiembre de 2022. Tres días antes de los actos cometidos, el 14 de mayo de 2022, la enfermera ya había sido agredida verbalmente por la misma mujer, pues esta la consideraba un factor de riesgo de coronavirus debido a su profesión. De tal forma, amenazó con agredir a la enfermera en caso de que esta saliera de su domicilio.

Posteriormente, durante la tarde del 17 de mayo, la enferma salió del domicilio junto a su esposo, y mientras ella regresaba un momento al interior por sus hijos menores de edad, la agresora y otro hombre comenzaron a golpear al esposo de la enfermera. Acto seguido ella sale y también recibe golpes por parte de la vecina, el mismo hombre y otra mujer.

Los hechos fueron capturados por cámaras de seguridad, así como por testigos transeúntes y vecinos, quienes también declararon durante la audiencia que se llevó a cabo el 22, 23 y 24 de noviembre de 2022 frente a la juez del Sistema Penal Acusatorio y Oral en el Estado de Querétaro, Maribel Pérez Gutiérrez. Luego de analizar la denuncia y recabar las pruebas suficientes, se dictaminó culpabilidad a la victimaria.

“[La agresora] es plenamente responsable de la comisión de dos delitos: lesiones dolosas… así como el delito de discriminación… bajo la hipótesis de vejar a una persona por razón de su trabajo o profesión”, se detalla en la sentencia emitida por el Poder Judicial del estado de Querétaro.

La pena por los delitos cometidos consistió en un año 11 meses de prisión y una multa de 7 mil 558.56 pesos, además de un pago por daños morales y materiales de 10 mil 146.30 pesos. No obstante, se otorgó a la agresora su libertad a través de una multa por 2 mil pesos, no sin antes saldar las sanciones económicas previas.

La segunda sentencia fue dictaminada el 14 de diciembre de 2022. La sentencia derivó de la carpeta CI/QRO/27174/2020 y el expediente judicial 970/2020-I; el documento atribuye nuevamente actos discriminatorios en contra de una profesional de la salud, quien primero fue agredida por ser portadora de coronavirus y, posteriormente, por sus labores al interior de un hospital en el municipio de El Marqués.

A inicios de julio de 2020, la víctima salió a la puerta de su domicilio para recibir un kit de salud por su condición como paciente COVID-19 y una de sus vecinas estuvo por acercarse a ella, pero la mujer le indicó que no lo hiciera pues aún era portadora del virus, a lo que la vecina le expresó que “esa chingadera no existía” y lanzó una serie de insultos.

Posteriormente, en septiembre del 2020, la misma vecina esperó a la víctima frente a su domicilio para culpabilizarla por el número de muertes en los hospitales y le cuestionó la existencia de la COVID-19. Además, la vecina también lanzó insultos y aseguró, sin fundamentos, que la víctima estaba infectada de otras enfermedades.

De manera constante, durante septiembre de 2020, la mujer fue víctima de más insultos por parte de la vecina, además de que esta misma lanzaba a la mujer colillas de cigarros y, en una ocasión, agua con cloro. Esto provocó que la mujer se ausentara de su trabajo para no coincidir con la vecina en la calle, además de solicitar a sus jefes el permiso para no portar el uniforme correspondiente a su área de trabajo.

El caso fue atendido por la jueza Maribel Pérez Gutiérrez, quien ya había trabajado en el caso anterior. Se declaró culpable a la victimaria por actos discriminatorios debido a trabajo o profesión. Aunque la sentenciada apeló la decisión, el 27 de marzo de 2023, la juez calificó infundados los agravios presentados.

La pena por esta segunda sentencia consistió en 2 años de prisión y una multa de 10 mil 860 pesos, además de un pago de reparación de daños morales y rehabilitación que consistió en 25 mil 492 pesos. Al igual que en el primer caso, se otorgó a la agresora su libertad a través de una multa por 2 mil 500 pesos, no sin antes saldar las sanciones económicas previas.

Fabián Bocanegra

Estudiante de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ). Reportero de Tribuna de Querétaro desde agosto de 2023.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba