Información

Drenajes pluvial y sanitario, revueltos en Querétaro

El drenaje de las calles tendría que ser de uso pluvial, para que el volumen de los flujos de aguas que corren en Querétaro en días de lluvia se dividiera, indicó.

No se tienen sistemas separados de drenaje pluvial y sanitario en la ciudad de Querétaro, pero además «el drenaje de las calles no existe como tal. Si eres observador, casi todas las calles se encharcan porque no drenan. Si drenaran lateralmente reduciría el problema», señaló Enrique González Sosa, coordinador de la maestría en hidrología de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

Los drenajes pluvial (para lluvias) y sanitario (de desagües humanos) deberían de ser redes separadas que cumplieran cada una con su función; sin embargo, la red de drenaje de Querétaro sólo contempla el sanitario para ambas funciones, explicó. En específico, indicó, el drenaje de las calles tendría que ser de uso pluvial, para que el volumen de los flujos de aguas que corren en Querétaro en días de lluvia se dividiera y se evitaran encharcamientos, brotes de desechos humanos e inundaciones.

«El otro problema también es el hecho de que los drenajes no han sido actualizados. En la época en que se hicieron los drenajes era para una densidad menor de población», señaló. En particular, la red de drenaje sanitario de Querétaro fue empezada a construir a inicios de 1950, y no fue sino hasta aproximadamente 1970 que se concluyó, esto según el libro Las Pugnas por el Abastecimiento del agua potable y el drenaje en la ciudad de Querétaro, 1940-1970, de Eduardo Miranda Correa.

«Yo no sé cómo piensa la gente que nos gobierna, pero me parece que ha sido una inversión muy grande [en infraestructura pluvial], a tal grado que me asombra que somos una ciudad pequeña que tiene más de 150 kilómetros de drenes. Si lo pones en línea recta es de aquí a México, y no hemos resuelto el problema. Ha sido una inversión muy fuerte que debiera tener beneficios«, aseveró.

Los escurrimientos causados por las superficies impermeables de la ciudad, a su vez, se acumulan y generan un escurrimiento mayor de agua; misma que llega a los drenajes que además conducen los desagües sanitarios, indicó. El incremento de superficies impermeables va de la mano de los usos de suelo; mismos que son aprobados en los Ayuntamientos. «El problema que tenemos actualmente es el crecimiento no controlado los cambios de usos de suelo y el cambio climático. Este último, en el caso de las lluvias, va a aumentar la intensidad”.

Por otra parte, el investigador señaló que, aunque se tiene el ‘Plan Maestro Pluvial 2008-2025’, debería de actualizarse debido al cambio climático. «Los patrones pluviales están cambiando. La probabilidad de que ocurra una precipitación se modifica», aclaró. Aunado a ello, señaló la necesidad de que se invierta en investigación hidrológica.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba