Información

El huapango del movimiento #YoSoy132

Por Ricardo Lugo Medina

“Las campañas transcurrían/ incoloras, inodoras/ y las dos televisoras/ los dedos se relamían/ sin sobresaltos veían/ segura la imposición/ y de pronto el aluvión/ de jóvenes flor de mayo/ les descopetó su gallo”, manifestó el trovador Guillermo Velázquez y sus Leones de la Sierra de Xichú al recitar unos versos en homenaje al movimiento #YoSoy132.

En el marco de su presentación en la Casa del Faldón, el representante y exponente del huapango arribeño recitó: “Si no hay imaginación/ mi corazón en el pecho/ si todo se da por hecho/ sobrevendrá, en aluvión/ la inercia y la frustración/ que nos maniata enseguida/ libérense de la brida/ no se dejen engañar/ ser joven y no soñar/ es como negar la vida”.

Don Guillermo dijo sentirse ‘contento’ por el movimiento juvenil y aseguró que no se trata de “una calentura de algunos días” y tampoco cree que sea una “llamarada de petate”, porque a los jóvenes de este tiempo les toca asumir una especie de “responsabilidad gustosa en nuestro país”.

“Que no nos manipule Televisa y Tv Azteca. Somos seres inteligentes, que no nos quieran ver la cara esos imbéciles, ya que ellos son los imbéciles y los manipuladores”, exclamó el trovador y agregó que no se nos debe olvidar Atenco, Acteal, Aguas Blancas, el movimiento estudiantil del 68, los feminicidios, “que haya memoria y no nos crean tontos, eso es reivindicar la inteligencia”.

Dos días antes de la primera marcha de los estudiantes del grupo #YoSoy132, Guillermo Velázquez se encontraba en una presentación en Jalpan de Serra, y se preguntó: “¿qué les puedo cantar a los jóvenes?” y a continuación compuso algunas décimas.

Estas décimas versan: “La vida es la incandescencia del don que hemos recibido, y si por haber nacido tenemos inteligencia, el cultivar la conciencia como labranza asumida, se precisa, se valida; y nadie puede dudar, ser joven y no estudiar, es defraudar a la vida.

“Es chispa la inteligencia, de ahí brota la conciencia como bengala encendida, que irradie luz y se incida donde sea preciso actuar, ser joven y no pensar es oscurecer la vida.

“Si hay cosas que no están bien y somos indiferentes, si hay lágrimas evidentes y malviajes que se ven y el mundo no es un edén sino cotidiana herida, no debe tener cabida resignarse, claudicar; ser joven y no luchar es traicionar a la vida”.

Y tras haberlas entonado a los jóvenes serranos, dos días después 40 mil jóvenes marcharon en distintas partes de la ciudad de México, “por eso me siento contento”, señaló el cantautor.

“A los jóvenes les corresponde convertir esto en un aguacero para que florezca”

Máximo intérprete del huapango arribeño, junto a su grupo los Leones de la Sierra de Xichú, Guillermo Velázquez ha grabado alrededor de 24 discos y han llevado la música mexicana a varias partes de Europa, África y Latinoamérica.

Recordó que antes de las movilizaciones en contra de la manipulación de los medios y la ocultación de información, él se sentía “no como una voz clamando en el desierto, sí como en una especie de soledad. Pero siendo una gota incesante en la memoria, en la sensibilidad, en la inteligencia de la gente a la que pertenezco”.

Además, aseguró que la cultura es algo que “no se ve y no aparece”, sin embargo “está ahí en el subsuelo nutriendo de una manera invisible pero real, todo eso que digo: el corazón, la inteligencia, la sensibilidad, la memoria. Que es finalmente lo que estos jóvenes reivindican” con sus protestas.

“Con el surgimiento de los jóvenes siento como si esa gotita de agua que somos algunos trovadores populares, se les sumaran 10, 20, mil, miles y miles, y eso es una emoción muy grande porque nos hace sentir que lo que hacemos cotidianamente no es en vano.

“No nos conocerán los jóvenes universitarios, pero nosotros hemos estado siempre ahí. Como esa gotita sobre la raíz del árbol y ahora les corresponde a ellos convertir esto en un aguacero para que florezca”, exhortó Guillermo Velázquez.

Por otro lado comentó estar consciente de que hoy existe un mundo completamente tecnologizado y muy acotado por los grandes medios de comunicación, pero que aun así los trovadores tienen una función social.

“En este ambiente tan corto de oído a oído, de corazón a corazón, con la voz viva, con la madera de nuestros instrumentos y con todo el repertorio que hemos heredado de sones, de jarabes, es como seguimos colaborando para que el alma permanezca humedecida en días como los que corren en el país.

“En tiempos de sequía, en tiempos de desmemoria, debemos mantener la gotita incesante sobre la raíz del árbol de nuestro país para que no se seque. Aunque esté en medio de muchas adversidades, la raíz debe seguir húmeda para que la sabia pueda mantenerse en el árbol y llegue, a pesar de los pesares, al punto en que vuelva a renovar su ciclo vital”, expresó.

Finalmente, Guillermo Velázquez manifestó estar asombrado sobre la creatividad y el ingenio que ha visto en las redes sociales, “es increíble; es vida y cultura”.

 

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba