Información

El país de Calderón, similar al de Pinochet: Nona Fernández

Necesario conocer la historia no-oficial, sentenció la escritora chilena

Luz Marina Moreno / David Eduardo Martínez Pérez

El México que heredó Felipe Calderón tiene una relación estrecha con el Chile de Augusto Pinochet, “a nivel imaginario se ven las mismas ejecuciones, impunidad, secretismo; esto de que las autoridades están mezcladas. De alguna manera es volver a instalar la misma temática pero a partir de otro lugar que es el narcotráfico”, manifestó la escritora chilena Patricia Paola Fernández Silanes, Nona Fernández, autora de la novela Mapocho.

Entrevistada en el marco de la conferencia que dictó en el auditorio Fernando Díaz Ramírez de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), consideró que “sin duda pareciera que caemos siempre en lo mismo”, al hablar del vínculo histórico entre ambos países.

Nona Fernández otorgó su punto de vista acerca de lo acontecido a principios de este año en su país, cuando Sebastián Piñera, Presidente actual de la nación, propuso eliminar la palabra “dictadura” de los libros de texto y sustituirla por “gobierno militar”. Afirmó que esto se debe a la intención de: “hermosear la historia, de volverla más amable, más limpia y de oficializar un término”, acción que de acuerdo a ella estuvo envuelta en lo ‘perverso’.

Recordó que el gobierno de Augusto Pinochet se caracterizó por la violencia, por la sangre, por una lucha constante para la permanencia de un poder militar.

Diversas historias en América Latina han sido escritas como resultado de dictaduras, guerrillas, revoluciones sucedidas en tiempos distantes, por ello se le cuestionó a la autora sobre la corriente de escritura que actualmente prevalece en los países de occidente.

“Es complicado responderlo, porque es difícil tener un contexto de todo lo que se está escribiendo”, expresó la mujer que fue invitada por las Facultades de Ciencias Políticas y Sociales, y de Lenguas y Letras para visitar la Universidad antes de su participación en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara.

La novelista y también actriz señaló que hay una tendencia de abordar historias de los padres de los propios autores, “que tratan de desentrañar la radiografía de la paternidad”.

Otro rubro de escritura es aquel que apunta a lo regional, aspecto en que los autores narran desde sus “trincheras”.

Este fenómeno le sucedió a la autora con Mapocho –detonada como consecuencia de una fotografía que la propia autora vio, una en la que tres cadáveres durante la dictadura flotaban por el río que atraviesa Santiago de Chile–, novela que pese a que narra una historia ‘íntima’ de este país, logró convertirse en una historia global.

 

La historia no-oficial, necesaria para conocer otros puntos de vista

La autora de novelas, cuentos y guiones para series televisivas en su país, aseguró que el empleo de historias no-oficiales a través de sus obras permiten conocer y enriquecer la oficial.

“La verdad es muy relativa, depende de muchos puntos de vista, pero por lo mismo hay que tener cierta desconfianza de lo que se presenta, porque yo creo que es algo que no existe. Creo que la historia no-oficial es la posibilidad de ver la historia desde otros puntos de vista. Es importante conocer de dónde venimos… si tú no sabes de dónde vienes cómo vas a saber quién eres y hacia dónde moverte”, reflexionó.

Pese haber estudiado artes escénicas, un taller de escritura fue determinante para que la chilena tomara la pluma y el papel y comenzara a hacer sus primeros pininos en la literatura. “Si tú dedicas y tienes confianza en ti, esto puede ser un oficio, un trabajo o una manera de vivir”.

Sin embargo, para ella el desarrollo de este oficio posee obstáculos que van meramente enfocados a lo pragmático, ya que involucran al mundo editorial, al machismo que en Chile existe con respecto a la escritura femenina, la cual está estereotipada para la construcción de historias románticas y catalogadas como propias de las féminas.

Patricia Fernández señaló que cuando se empieza a escribir siempre se busca hacer algo que marque y que guste a todo el mundo, pero con el tiempo se percató que esto no era posible.

Ella intenta escribir acerca de lo que le genera cierta inquietud, Nona no busca propiamente estructuras críticas, intenta causar una reflexión entre sus lectores: “Yo creo que no tengo muchas intenciones cuando escribo”, respondió con una sonrisa amable.

Fernández Silanes afirmó que sus padres siempre apoyaron su decisión de escribir, el dilema siempre fue con ella misma, ya que por su cabeza pasaba el estereotipo de que cualquier arte no es tomado en serio:

“El primer obstáculo es uno mismo, no tomarse en serio con el gusto que tiene uno por la escritura, pensar que es un oficio que puede ser secreto o paralelo”, consideró.

 

Novela y serie de TV sobre la dictadura, sus próximas obras

Uno de sus futuros trabajos estará en formato televisivo, es una serie inspirada en un caso policial suscitado en los años ochenta en Viña del Mar, en la que se narra la existencia de un psicópata que resultó ser el hijo de un empresario chileno, amigo íntimo del general Augusto Pinochet.

Además, la autora de Mapocho aseguró que en marzo del siguiente año retomará los libros y por lo tanto trabajará en una obra titulada Space Invaders, que igualmente abordará la dictadura.

“Me doy cuenta que el negocio escritural pasa por el negocio, por lo que tú editas, por la cantidad de entrevistas que das… que va más allá de la necesidad expresiva”, indicó.

Para concluir, Nona Fernández reconoció que hay autores que están ‘embelesados’ por la luminaria y que por lo tanto hay historias que son correctas, interesantes o entretenidas pero que pueden ser escritas por cualquiera; para ella la escritura va más allá, es el hecho de que al momento de leer se pueda sentir la respiración, el sudor, el olor y dolor de quien la escribe.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba