Información

El periodismo queretano, víctima de violencia y represión: Un llamado urgente a la protección y respeto

El periodismo queretano ha sido víctima de cuando menos cuatro agresiones vinculadas con la autoridad en lo que va de la administración de Mauricio Kuri González. De éstas, dos pueden vincularse a una omisión de la fuerza pública, mientras que la tercera y última, sí se trató de violencia física contra reporteros.

El caso más reciente de represión se dio en paseo de la República el pasado 11 de noviembre, cuando los vecinos de El Nabo se manifestaban por la falta de luz en su comunidad desde hace varios días. Esa noche, elementos de la Policía Estatal amedrentaron a los civiles y reporteros presentes.

Entre los profesionistas afectados se encontraba Tomás García, periodista del medio ADN Informativo, quien buscaba dar voz a la inconformidad de los vecinos, sin embargo, fue violentado y censurado por la autoridad policiaca.

En entrevista vía telefónica con Tribuna de Querétaro, Tomás comentó que cuando las autoridades atentan contra el ejercicio periodístico ‘cuartean el derecho a informar’: “lo más preocupante es que también se está atentando contra el derecho que tiene la ciudadanía principalmente de estar informada”.

Expresó que la violencia contra la profesión impide que los periodistas cumplan con su labor correctamente, lo que genera incertidumbre al realizar el trabajo: “Desafortunadamente nuestro país es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo y esto a nivel de países que actualmente tienen conflictos bélicos, por ahí andamos entrando. ¿Se imaginan lo difícil que es?”, comentó.

Además, recordó que no existe alguna ley que respalde a los periodistas cuando su trabajo se ve afectado o cuando sufren amenazas, ya que la iniciativa ha estado congelada durante varias Legislaturas. Por tanto, para evitar que el miedo llegue al gremio periodístico pidió que el gobierno trabaje en una ley estatal de protección a periodistas, pero detalló que para que esto sea posible se necesita que los medios locales generen presión.

Dada la inexistencia de dicha ley a nivel local, el periodista acudió al gobierno federal para dar solución a su queja sobre la represión ocurrida en El Nabo con apoyo de la Ley para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas. Hasta ahora, el mecanismo federal es el único con el que cuenta este sector de la población.

Asimismo, comentó que tramitó una queja a la Defensoría de los Derechos Humanos de Querétaro para dar seguimiento, aunque externó que mientras esta instancia únicamente dirija recomendaciones será un ‘perro sin dientes’. Enfatizó que un actor fundamental para la protección son las empresas periodísticas y el mismo gremio:

“Creo que esta es una parte fundamental, el que el gremio de periodistas estemos unidos para poder exigir a las autoridades esto que comentamos, seguridad, que no existan trabas para la información, que sus áreas de seguridad estén bien capacitadas en torno a derechos humanos no sólo para con periodistas, sino también para con los ciudadanos, que no pase lo que pasó y ha pasado no solamente en Querétaro sino en diferentes entidades”, manifestó.

Por otra parte, Tomás García lamentó que en diversas ocasiones las instituciones de gobierno no cooperen con los periodistas para que la información fluya a la sociedad, lo que genera escepticismo sobre la profesión por parte de la población:

“Las mismas corporaciones de seguridad, los mismos departamentos de comunicación social que deberían estar de nuestro lado apoyándonos, brindándonos información, fluyendo información —ojo, información que se dé, que se pueda dar a conocer— nos la obstruyen, nos dan pausas. No nos dan, no nos contestan, inclusive me ha tocado a mí que me han dicho mentiras (..) al fin y al cabo nosotros quedamos mal (ante la sociedad)”.

En el mismo sentido, Tomás también mandó un mensaje a la ciudadanía: “Somos un gremio chambeador, somos un gremio muy castigado, no solamente con lo que ya comentamos acerca de agresiones, intimidación; recordarles que también somos un gremio muy castigado laboralmente, económicamente, (con el) tiempo, muchos de nosotros vivimos más en el trabajo que con nuestras familias (…). Que la gente vea esa parte, también somos seres humanos, sí, claro, nos equivocamos porque no estamos exentos de no equivocarnos, pero creo que vale la pena que la gente analice que también somos trabajadores”, enfatizó.

La primera agresión a periodistas de la era Kuri data del 5 de junio de 2022. En El Marqués dos hombres agredieron al menos a tres periodistas cuando cubrían un choque automovilístico en la carretera a Chichimequillas, siniestro en el que 17 personas resultaron lesionadas y dos perdieron la vida.

En ese momento se acusó una omisión por parte de la policía municipal de la demarcación, la cual no resguardó a los periodistas, permitiendo la agresión.

Otro caso se suscitó en la capital del estado el pasado 29 de diciembre, cuando dos reporteras y un reportero cubrían una protesta en la colonia El Porvenir, donde pretendía instalarse una gasolinera. En el momento, miembros de un presunto grupo de choque agredieron verbalmente y manotearon a las dos reporteras y golpearon en la boca en dos ocasiones al reportero.

La agresión fue atribuida a particulares, sin embargo también fue notable el retraso de la Policía Estatal y la Policía Municipal para atender el llamado de emergencia de los periodistas y llegar al lugar de los hechos. Aunque hubo personas detenidas no se registraron sanciones.

Asimismo, 12 de enero de 2023 un reportero fue agredido por dos personas en San Juan del Río: una mujer que lo violentó verbalmente y un hombre que lo golpeó, esto mientras el periodista cubría un accidente en la calle Pino Suárez.

El caso más reciente fue el de El Nabo el pasado 11 de noviembre. En el lugar se encontraban varios periodistas, entre ellos Tomás García.

A pesar de que los habitantes no levantaron ninguna queja contra la Policía Estatal, los reporteros afectados sí remitieron una queja y un oficio dirigido a su titular, Javier Rascado Pérez, para entablar una mesa de diálogo con representantes del gremio sobre la protección de los profesionistas.

El caso de El Nabo se encuentra aún pendiente de resolución por parte de la Defensoría, pero el gremio periodístico, a través de la voz de Tomás García, pide el cese inmediato de la violencia contra los periodistas: “Queremos que trabajen (las autoridades) y trabajemos juntos para crear una agenda en la cual nos volteen a ver y se pueda dar el respeto a nuestros derechos, a nuestra persona y a nuestra profesión”, concluyó.

Según la organización Artículo 19, al menos 163 periodistas han sido asesinados en México desde el 2000 a la fecha.

En 2022 fueron asesinados 86 periodistas en todo el mundo. De esta cifra, 19 se homicidios tuvieron ligar en México, según un comunicado de prensa de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) publicado a inicios de 2023. Pero a pesar de esta cifra, 9 de cada 10 asesinatos a periodistas quedan impunes en todo el mundo, subrayó la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba