Información

El SUPAUAQ en vilo

Por: David A. Jiménez

PARA DESTACAR: La tercera votación arrojó cinco votos de diferencia. Ante las impugnaciones presentadas por las dos planillas, el órgano electoral interno determinó retirarles el registro. No obstante, estando aún en curso el proceso electoral interno, la Junta Local de Conciliación y Arbitraje otorgó la “toma de nota” a la planilla LSU, acto que fue valorado por las comisiones autónomas y la planilla USU como una abierta e ilegal intromisión del Gobierno del Estado

Luego de tres rondas de votación en el Sindicato Único de Personal Académico de la Universidad Autónoma de Querétaro (SUPAUAQ), y en respuesta a las impugnaciones presentadas por las dos planillas contendientes, la Comisión Autónoma de Vigilancia determinó “retirar el registro” a ambas debido a que la contienda se vivió “en un contexto de guerra sucia, anónimos difamatorios, actos intimidatorios y acciones contra la libertad de voto”.

Las planillas Unidad Sindical Universitaria (USU), encabezada por Rosalba Flores Ramos, actual secretaria general del gremio, y Lucha Sindical Universitaria (LSU), con Saúl García Guerrero al frente, obtuvieron una diferencia de 109 votos entre sí en la elección del 20 de octubre y de sólo cinco en la del 27 de octubre. En la primera, el voto favoreció a USU, que buscaba la reelección, mientras en la segunda a LSU.

Una vez concluida la elección del 27 de octubre, y todavía sin desahogar impugnaciones, el viernes 28 de octubre Saúl García Guerrero acudió a la Junta Local de Conciliación y Arbitraje a solicitar la toma de nota, documento que “expide una Autoridad Laboral, por el que da fe de la elección de los directivos de una organización sindical”. La toma de nota, que en los hechos constituye el reconocimiento oficial de la autoridad, fue otorgada de forma inmediata.

Rosalba Flores Ramos consideró una violación a la autonomía sindical y universitaria la toma de nota, pues el proceso interno aún no había concluido.

Esta postura fue refrendada por las comisiones Autónoma de Vigilancia, Honor y Justicia y Hacienda del SUPAUAQ, que calificaron de “ilegal” el acto, dado que según el artículo 365 de la Ley Federal del Trabajo, se requiere –entre otras cosas-: copia autorizada del acta de la asamblea constitutiva; una lista con el número, nombres y domicilios de sus miembros

y con el nombre y domicilio de los patrones y copia autorizada del acta de la asamblea en que se hubiese elegido la directiva.

 

Agotar instancias internas, pide Comisión Autónoma

La Comisión Autónoma de Vigilancia, en voz del vocal Jorge Luis Olmos Velázquez, precisó que si bien sus funciones electorales concluyeron este 3 de noviembre, no implica que haya una planilla ganadora. La resolución de esta comisión, avalada por la Comisión de Honor y Justicia, fue la de retirar el registro a ambas planillas.

La Comisión calificó en un comunicado de “irregular” la toma de nota a la planilla LSU y presentó formal impugnación de ese acto ante la Secretaría del Trabajo con el fin de reclamar respeto a los procesos “Mandamos una solicitud en la que conminamos a las autoridades a que respeten el procedimiento que primero se tiene que agotar… si no hay un ganador emitido por estas comisiones no se puede considerar como tal al exterior”.

Según el artículo 81 de los estatutos del SUPAUAQ, “cualquier caso no previsto en cuanto al desarrollo de las asambleas o de las elecciones, será resuelto por el Comité Consultivo y ratificado por la siguiente Asamblea General”, máximo órgano del sindicato.

Sobre los tiempos, Olmos Velázquez dijo que podría pasar hasta una semana para que el Comité Ejecutivo convoque al Comité Consultivo: “vigilamos el procedimiento pero no dictamos cuándo hacer las cosas”. Según el artículo 40 de los estatutos, una de las facultades del Consejo Consultivo es estudiar los temas a ser propuestos a la Asamblea General.

Finalmente, serán todos los profesores –que integran la Asamblea- los que decidan si el proceso se continúa con una sola votación o si se renueva desde el proceso de inscripción y hay que realizar una o tres votaciones.

 

Comisión Autónoma ya no tiene poder: LSU

Saúl García Guerrero denunció que desde el principio hubo irregularidades en su proceso de registro y en el propio proceso electoral: “desde el tiempo de las presentaciones de los planes de trabajo, la propia comisión electoral se encargó que no se difundiera, de hecho no quería ni siquiera que se supiera que había una planilla opositora”.

Para García Guerrero, la Comisión Autónoma de Vigilancia perdió sus facultades el 27 de octubre, por lo cual se solicitó el apoyo de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje: “Ellos –Comisión Autónoma- ya no pueden resolver nada, y menos 3 días después de las elecciones. Están actuando muy fuera de la ley porque ni siquiera para eso los faculta esa estatuto del sindicato, no hay facultades señaladas en el estatuto”.

El maestro en Derecho indicó que según los estatutos, un voto de diferencia da la victoria a alguna planilla: “En este caso fueron cinco votos de diferencia, entonces no le veo ningún sentido. Probablemente haya una cuestión de fondo. No sé si haya personas muy interesadas en que no se entregue el Comité Ejecutivo a la planilla ganadora y que a costa de todo, de ilegalidades y de violentar cualquier procedimiento legal”.

Reconoció que el 3 de noviembre planteó a la actual dirigente, Rosalba Flores Ramos, el inicio del proceso de entrega recepción: “Queríamos iniciar hoy la entrega de recepción, se negó rotundamente y mencionó que existían mecanismos internos que no se habían agotado, la realidad es que esos mecanismos se agotaron el día 27, cuando se hicieron escrutinio y cómputo”.

Sobre las acusaciones de guerra por parte de la planilla opositora, como mensajes de texto y lonas para orientar el voto hacia LSU, García Guerrero, adscrito a la Escuela de Bachilleres, consideró que no pueden adjudicarse a nadie en específico: “La verdad es que no sabemos; efectivamente circularon algunas cosas, pero no se tiene ninguna certeza de la autoría, yo no se las puedo atribuir a ellos, pero yo creo que tampoco nos las pueden atribuir a nosotros”.

 

Hubo guerra sucia: USU

Rosalba Flores indicó que el acercamiento de Saúl García tuvo la intención de tomar las instalaciones del SUPAUAQ ese mismo día: “hoy recibí una llamada telefónica del licenciado Saúl García, diciendo que quería una visita. Efectivamente se hizo, y acudió él con miembros de su planilla, con un notario y con otros simpatizantes de su planilla a solicitar la entrega recepción e inmediatamente para que ellos hicieran uso de las instalaciones”.

El hecho alarmó a Flores Ramos, adscrita a la Facultad de Enfermería, pues aunque el proceso fue finalizado formalmente el jueves 3 de noviembre por la tarde, su planilla todavía estará al frente hasta el 14 de noviembre.

La maestra en Salud Pública consideró que se presentó una guerra sucia a partir de la segunda votación: “nos sorprende en demasía que la otra planilla a través de un proceso, considero de mala fe, fue a la Secretaría del Trabajo a pedir la toma de nota y extrañados de que la Junta Local de Conciliación y Arbitraje haya dado esta toma de nota, que para nosotros es espuria”.

Justamente este hecho fue considerado por la candidata de USU como una violación a la autonomía sindical y de la propia Universidad: “Estamos preocupados por esta situación inédita en el Sindicato, no podemos permitir que nos salgamos de los lineamientos y mucho menos podemos permitir que influencias externas, como el gobierno, puedan incidir”.

Parte de la evidencia de la planilla USU para impugnar la elección, consiste en fotografías mensajes de texto, lonas y correos electrónicos que tenían la intención de orientar el voto hacia la LSU: “Presentamos estos documentos en tiempo y forma a la Comisión de Vigilancia, con esto podemos avalar una guerra sucia y que los descalifiquen. Seremos respetuosos de lo que las Comisiones Autónomas determinen, ya que son el máximo órgano en función”.

Finalmente, Rosalba Flores fue cuestionada sobre las acusaciones de que la suya es la “planilla de Ángel Balderas (ex secretario general del propio sindicato)”, la actual dirigente del SUPAUAQ reconoció que hay personas de anteriores proyectos que colaboran con ella, sin embargo sentenció “no somos la planilla de nadie, somos USU”.

Los candidatos que encabezan ambas planillas expresaron su intención de volver a competir si se determina repetir el proceso electoral desde el principio.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba