Información

El voto de los jóvenes para la oposición el de las mujeres para el PRI

Fernando Ortiz Arana enfrentará la mayor oposición que ha soportado el partido oficial.

En términos generales, a partir de un análisis del padrón electoral del estado y de los resultados electorales anteriores, estimamos que los jóvenes orientarán sus votos hacia la oposición, particularmente a la panista, mientras que, por el otro lado, las mujeres se orientarán hacia el Partido Revolucionario Institucional (PRD). Además, a partir de una reflexión sobre la influencia regional de cada candidato, podemos prever que el candidato del PRl a la gubernatura enfrentará la oposición más importante que haya tenido un candidato de ese partido.

De entrada, habría que reconocer que sabemos muy poco sobre el electorado queretano, pues existen muy pocos trabajos serios y confiables sobre las opiniones y los comportamientos políticos de los residentes en la entidad. Sin embargo, conocemos la estructura de edades y sexo del padrón de 1997; podemos inferir la calidad migratoria del electorado a partir de los datos del padrón de 1994; conocemos también el comportamiento del electorado en las pasadas elecciones federales y locales de 1994, y de 1991; a partir de toda esta información podemos ofrecer al lector algunas posibles tendencias de comportamiento, como las que ya señalamos, para las próximas elecciones.

Según la estructura de edades del padrón electoral recién anunciado por el IFE, tenemos un porcentaje de jóvenes (de 18 a 30 años de edad) muy abultado, y de mujeres ligeramente superior al de hombres (52 y 48 por ciento respectivamente). Además, suponemos que la juventud de los votantes potenciales estará asociada con las particularidades que ha mostrado el flujo migratorio en, por lo menos, los últimos 10 años.

Los inmigrantes que llegan a la entidad son fundamentalmente jóvenes en edad productiva, los cuales se Incorporan a las industrias nuevas o, incluso, en algunos casos llegan junto con las industrias recién instaladas provenientes del área metropolitana de la ciudad de México.

En mi último libro1 encontré que en el padrón de 1991 y en el de 1994 el porcentaje de inmigrantes era superior al 40 por ciento en la ciudad de Querétaro (mientras que en la entidad el porcentaje apenas llega al 20 por ciento) esto quiere decir, que los inmigrantes son fundamentalmente jóvenes que vienen a engrosar este estrato de la pirámide poblacional, y se espera que esta tendencia, por lo menos, se mantenga; de todo ello obtenemos que del total del electorado, en 1997, el 40 por ciento será inmigrante.

Evidentemente los inmigrantes no se distribuyen equitativamente en todo el territorio estatal, sino que tienen una altísima concentración en la región de los Valles y particularmente en el municipio de Querétaro, San Juan del Río, Tequisquiapan, Corregidora y, en menor medida, en el municipio de El Marqués. Esta distribución es exactamente igual a la de la concentración industrial, por lo que podemos pensar que los inmigrantes se concentran en las zonas de desarrollo industrial reciente de la entidad.

En el mismo trabajo, se prueba una importante tendencia de los inmigrantes a votar por la oposición, por lo que sí el comportamiento se mantiene se podría esperar que la oposición al PRI se nutra fundamentalmente de las filas de inmigrantes.

En una reciente. encuesta realizada por la Universidad del Valle de México2 y representativa para el municipio de Querétaro (el cual concentra más del 40 por ciento de electorado) la edad fue un indicador muy relevante en la orientación del voto; de esta encuesta podemos deducir que la población más joven tiene una clara y fuerte tendencia para votar por la oposición, sobre todo en los encuestados de 18 a 34 años de edad, mientras que los mayores de 45 años tienen una clara tendencia a votar por el PRI.

Por otro lado, en relación con el sexo, la relación es justamente inversa, habiendo más mujeres electores se esperaría que esto favorezca al PRI, pues ellas se inclinan, según los resultados de la misma encuesta a votar por el PRI. Sin embargo, la experiencia de las elecciones pasadas nos obliga a mencionar que el comportamiento del electorado no es homogéneo en todo el estado, sino que, por el contrario es totalmente heterogéneo. De este modo, en la región de los Valles se concentró -en 1924- más del 80 por ciento de los votos del PAN, lo cual constituyó los municipios con mayor nivel de competitividad; en cambio, en la región del semidesierto, la competitividad fue muy baja, casi toda la votación fue para el PRI; y finalmente, en la región de la sierra aunque la competitividad es mayor que en la región anterior, a diferencia de la región de Valles, la presencia opositora favoreció básicamente al PRD, sin embargo no alcanzó niveles de competitividad importantes.

Aunque se podría esperar un comportamiento similar en las próximas elecciones, lo cierto es que las características de los candidatos podrían cambiar el panorama, e incluso podría sorprendernos un resultado global no favorable al PRI, por las siguientes razones:

  1. Fernando Ortiz Arana, candidato del PRI a la gubernatura, a diferencia de su predecesor, no cuenta con el apoyo del municipio de San Juan del Río; pues a pesar de que en este municipio el Revolucionario Institucional perdió la alcaldía en las dos últimas ocasiones, en la anterior votación para gobernador se dio un apoyo total al PRI (probablemente porque el gobernador ya había actuado como presidente municipal de ese lugar).
  2. Fernando Ortiz Arana enfrentará una fuerte competencia electoral sobre todo con el PAN en la región de los Valles, población que concentra cerca del 70 por ciento del electorado del estado.
  3. En la región del semidesierto, la cual concentra al 17 por ciento del electorado de la entidad -que siempre había sido un espacio dominado por el PRI- ahora se enfrentará con los votos del Partido Cardenista; organismo que aun cuando no ha tenido una buena actuación en las últimas elecciones federales, en esta ocasión se ha fortalecido con la postulación de José Ortiz Arana, hermano del candidato del PRI.
  4. Finalmente, aunque Carlos Saint Martín, el candidato del PRD, es francamente un desconocido, se podría esperar que por lo menos sea capaz de mantener su votación en la región serrana, la cual, aunque sólo concentra el 7 por ciento del padrón, ha sido hasta ahora el bastión de la fuerza electoral del PRD. Sin embargo, no sería inesperado que el PRD incluso perdiera fuerza frente a la candidatura de José Ortiz Arana, pues buena parte de su precampaña electoral estuvo asentada en esta región.

1 Morales Garza, Martha Gloría. La nueva generación de políticos queretanos, Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública, Universidad Autónoma de Querétaro, en prensa.

2 La encuesta fue coordinada por el Mtro Carlos Peñafiel, de la Academia de Economía de la Universidad del Valle de México, y fue realizada los días 15 y 16 de febrero de 1997. En mi opinión la vitrina metodológica garantiza que los resultados son confiables.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba