Elecciones 2018

En la UAQ, debate incómodo para los aspirantes a alcalde

Adquirir camiones oruga, eliminar el pacto de impunidad, recuperar valores y consultar obras públicas antes de ejecutarlas, fueron los discursos principales de los candidatos a la presidencia municipal de Querétaro, quienes debatieron en la UAQ.

Más discusión pero muchas inconformidades fue el saldo del debate entre candidatos a la presidencia municipal capitalina que organizó la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ). En el recinto del auditorio Fernando Díaz Ramírez, se analizaron propuestas en tema de movilidad, combate a la corrupción, adicciones, migración, entre otras.

El primero que hizo una exposición sobre un tema concreto fue el independiente Luis Gabriel Osejo. En materia de movilidad, habló de la compra de 10 camiones oruga que coadyuven al transporte público colectivo que opera el gobierno estatal; enfatizó que el municipio sí tiene injerencia en la materia.

Por su parte, Adolfo Ríos García, candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, propuso dedicar 3 por ciento de espacios a personas con discapacidad para que puedan desarrollarse, esto en el tema grupos vulnerables; descartó una discriminación a las personas por su orientación sexual, aunque pidió recuperar las buenas costumbres.

Aunque a Francisco Pérez Rojas, de la coalición Por un Querétaro Seguro, le solicitaron hablar del tema de la migración, en más de una ocasión lo asoció al tema de las obras y semáforos inteligentes: “la migración empeora el tráfico poniendo ciclopistas y semáforos donde no debes… ni un cambio de uso de suelo si no cumplen los requisitos”.

En materia de corrupción, la exposición corrió a cargo de Luis Bernardo Nava Guerrero, postulado en común por los partidos Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC). Enfatizó que no habrá pacto de impunidad, espacio para mordidas y trámites “sencillos y claros” para evitar los malos manejos.

El abanderado de Nueva Alianza, Antonio Cabrera Pérez, se mostró a favor de incorporar un militar como secretario de Seguridad Pública en caso de ser favorecido con el voto popular. Propuso duplicar gradualmente el número de elementos en la corporación capitalina y descentralizar las delegaciones municipales.

César Buenrostro Díaz, de Querétaro Independiente, propuso que en materia de salud y adicciones se pudiera dotar de un marco normativo y apoyos económicos a los anexos y centros de rehabilitación. Señaló además que en materia de prevención. Consideró importante fomentar la cultura y el deporte.

Finalmente, Iván Omar Nieto Román, candidato de Convergencia Querétaro, señaló que de ganar, el Municipio pagará el 50 por ciento de los gastos de titulación de los universitarios y dotará de becas y computadoras a estudiantes que lleven promedio igual o mayor a 9.0; durante su exposición también habló de ferias de empleo municipales.

Marcos Aguilar en una palabra

En un momento del debate, los candidatos tenían que responder con una frase sencilla a 10 preguntas rápidas; la única que se repitió para todos fue “defina la administración de Marcos Aguilar Vega en una palabra”.

De esta manera, Adolfo Ríos dijo “confusa”; Francisco Pérez, “corrupción”; Luis Bernardo Nava, “paradójica”; Antonio Cabrera, “contradictoria”; Gustavo Buenrostro, “fracaso”. Iván Nieto, “decepción”.

Cabe destacar que Adolfo Ríos García no firmó la carta compromiso, que entre otras cosas, obligaba a los candidatos a rendir un informe a la Universidad al año y medio de su gestión –en caso de ganar- pero también a cumplir sus tres años de mandato y no buscar otro cargo de elección popular antes de dicho tiempo.

No cambiará formato pese a inconformidad

Desde el debate mismo existió la inconformidad de varios candidatos a la alcaldía capitalina por el formato y el moderador, Marco Antonio Lara, quien no los dejaba ofrecer sus propuestas, según acusaron. Lara arrebataba la palabra en cuanto los aspirantes utilizaban el minuto de réplica para ofrecer sus propuestas, en lugar de rebatir las de los otros.

En el caso del abanderado de Morena, señaló que dos minutos son insuficientes para presentar sus planes de trabajo. “No se tiene tiempo de explicarlo, pero sí para hacerlo”, enfatizó el exfutbolista mientras mostraba sus propuestas con sello notarial. En el mismo sentido, el panista Luis Bernardo Nava también se posicionó en el mismo tema, pues consideró tampoco hubo tiempo suficiente para presentar propuestas.

Entrevistado al respecto, el director de Comunicación y Medios de la UAQ, Arturo Marcial Padrón, apuntó que el formato de debate se discutió en tiempo y forma con los candidatos a la presidencia municipal; agregó que los políticos tienen que acostumbrarse a no ser tratados como estrellas de rock y comenzar a ser cuestionados.

Refirió que el formato se apegó a las disposiciones emitidas por el Instituto Electoral del Estado de Querétaro, mismo que lo avaló. Enfatizó que un debate debe tener características que permitan la discusión: “si la mecánica no hubiera cumplido, la autoridad electoral ya nos lo hubiera manifestado”.

Por lo anterior, el organizador de los debates descartó realizar modificaciones al formato del 7 de junio. “Lo que habrá que hacer es una labor más consciente con los aspirantes para que se ciñan a esto”, particularmente el uso de la réplica para debatir y no hacer proselitismo en dicho tiempo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba