Elecciones 2018

En Landa, “PRI emPANizado” otra vez

En Landa de Matamoros la historia de repite a veces como PRI y ahora como PAN, ya que la alcaldesa electa pertenece a una emblemática familia de la zona, cuyos integrantes han gobernado la demarcación en más de una ocasión.

Landa de Matamoros, Qro. Marina Ponce Camacho, candidata de Acción Nacional (PAN) a la alcaldía de Landa de Matamoros, ganó las elecciones con una puntuación de 45.68 por ciento, por encima del 39.85 por ciento de la candidata del Partido Revolucionario Institucional (PRI) Eva Maldonado Hernández.

En la campaña electoral se presentó una balacera contra la camioneta de la priista, se denunció compra de votos por parte de ambos partidos a cambio de dinero en efectivo y materiales de construcción.

En Landa de Matamoros, de acuerdo a las cifras del Instituto Electoral del Estado de Querétaro (IEEQ), se esperaba una participación aproximada de 15 mil votantes que conforman el padrón electoral del municipio. Sin embargo, sólo acudieron a las urnas el 66.46 por ciento. La coalición Juntos Haremos Historia obtuvo el 4.1 por ciento de la votación total del municipio.

Los Ponce

Durante casi dos décadas, la familia Ponce, cuyo patriarca es José Merced Ponce, alcalde por el PRI en dos ocasiones, ha manejado los hilos políticos del municipio. Cualquiera que fuera el resultado sería de beneficio para la familia. Eva Maldonado ya había sido regidora en el último gobierno del PRI. Marina Ponce es miembro directo de la familia referida.

El PAN en Landa ha sido abandonado por varios de los miembros más antiguos, luego de que la familia Robles entró a gobernar hace tres años con María Amador. El finado Álvaro Robles, esposo de la actual presidenta, declaró en aquel triunfo que había ganado “el PRI empanizado”.

Las declaraciones en el sentido de la ironía de que su familia había sido priista por siempre y que en ese entones volvían a ganar la alcaldía, pero con el cobijo del PAN. Con el triunfo de Marina Ponce vuelve al poder la familia sinónimo del PRI… y la ironía, como la historia, se repite.

Niegan compra de votos

Las elecciones se envolvieron en un ambiente tenso, en el cual los votantes acudieron temerosos a las urnas de que algún incidente pudiera presentarse de nuevo. Previo al día de las elecciones, vecinos de las comunidades de Pinalito de la Cruz, Tres Lagunas y Agua Zarca rumoraron que el equipo de la candidata Marina Ponce había entregado materiales de construcción como láminas y cemento a cambio de que las familias le favorecieran con su voto.

Al respecto el presidente de Acción Nacional en el municipio, Martin Pablo Galicia, declaró en entrevista previa a su votación: “no estoy en el entendido de que así haya sido” y referente a la ola de violencia en el municipio aseguró que el partido la rechaza completamente y argumentó que mantuvieron una campaña de respeto y propuestas.

También se recibieron declaraciones de ciudadanos que aseguraron que el equipo del PRI había repartido dinero en efectivo en algunas comunidades la noche del viernes 29 de junio, a cambio de que el día domingo se presentaran a las urnas a emitir su voto a favor de Eva Maldonado.

En Landa el presidente del comité del PRI, Jonatán Trejo Ramírez, desconoció los señalamientos y reconoció que su partido estaba enterado de la repartición de materiales y apoyos por parte del PAN desde semanas anteriores y que integrantes del blanquiazul argumentaron que se trataba de apoyos municipales que se habían tardado en llegar del gobierno en turno, encabezado por María Honorina Amador.

También aseguró que la ola de violencia en Landa de Matamoros “es muy natural, la política regularmente es así, hay que aprender a vivir los altos y los bajos”.

Jornada tensa

La candidata Eva Maldonado señaló siempre a su adversaria panista como responsable de la agresión a su equipo de trabajo, sobre todo desde el 15 de junio, cuando una de las camionetas de campaña de la candidata del PRI recibió 18 impactos de balas cuando un candidato a regidor suplente regresaba de la comunidad de Otates.

La jornada electoral en Landa de Matamoros se mantuvo tensa desde que la candidata Eva Maldonado emitió su voto en la casilla ubicada en Lagunita, a donde llegó acompañada por su familia, colaboradores y el presidente del PRI en el municipio. La candidata aseguró que los hechos violentos de semanas pasadas no afectarían los resultados de las elecciones, pero que le preocupaba que se presentaran de nuevo.

Por su parte Marina Ponce, virtual alcaldesa electa, llegó a su urna en la casilla de Landa, acompañada por algunos familiares, pero sin la presencia de militantes del partido. Después de emitir su voto, declaró: “el municipio de Landa sigue siendo tranquilo, este ha sido un malentendido”.

Respecto de que su equipo repartiera materiales de construcción a cambio del voto denunció “esas son críticas y mal información por parte del Partido Revolucionario, porque ellos siempre buscan situaciones… buscan argumentos que dan tristeza”.

Tío priista no apoya a sobrina panista

Jesús Ponce, militante del PRI y exdiputado local, aseguró que su voto había sido para la candidata Eva Maldonado, aunque su sobrina Marina Ponce estuviera en competencia por la alcaldía en el Partido Acción Nacional.

Lamentó los que él llamó “actos de traición” de algunos exmiembros del PRI, como el caso de Julieta Robles Amador, postulante para regidora en la planilla de Marina Ponce por el PAN e hija de la actual presidenta de Landa, María Amador y de Álvaro Robles, quien fue presidente municipal de dos ocasiones pero por el PRI.

Aseveró Ponce: “anda jugando como regidora del PAN… se sostiene en un partido que para ellos (los Robles), no tiene ni tres años”.

Al término de la jornada electoral los ánimos de los landenses, que esperaban afuera de las casillas por los resultados, se tensaron ya que desde las 18 horas, cuando se cerraron las votaciones, hasta las 23 horas, no había reporte de parte de los comités electorales. A las instalaciones del IEEQ en Landa no llegaba ninguna casilla y el consejero presidente Edwin Herrera no tenía forma de comunicarse con algunas comunidades.

A las 9 de la noche se presentó un ciudadano de El Lobo para comunicarle al consejero presidente que la casilla de dicha localidad había sido abandonada por el comité y que si requería los paquetes electorales debía ir por ellos. A las 11 de la noche elementos de la policía municipal llegaron con los paquetes de esa casilla, cerrados y sin violaciones, pero sin las firmas del comité electoral.

En las demás casillas, los presidentes de partido y miembros de ambos equipos de campaña pidieron que se contaran los votos más de tres veces, ya que la diferencia en varias comunidades era apenas de 10 votos. Algunas casillas como la de Agua Zarca estaban resguardadas por simpatizantes celosos de que se trasladaran a la cabecera municipal y que los paquetes fueran abiertos en el camino. A partir de la una de la maña de dos de julio comenzaron a llegar los paquetes luego de que el consejero presidente enviará algunos elementos de la policía municipal a escoltar a las comitivas a las comunidades con más riesgo.

Jesús Ponce, declaró que esta había sido “una de las campañas con más pleitesía en la historia de Landa” y también que “jamás se habían visto actos violentos en épocas electorales”.

Finalmente, los resultados declararon vencedora a la candidata del PAN Marina Ponce Camacho en una Landa que quedó dividida, con ciudadanos molestos de que ganara Andrés Manuel López Obrador. En Landa ganó la familia Ponce, de nuevo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba