Elecciones 2018

Partidos, con posturas revueltas y contradictorias

Luis Alberto Fernández señaló que si Morena fuera realmente de izquierda no se explicaría su crecimiento en la sociedad mexicana, debido a que ésta se inclina más hacia la centro-derecha.

Las posturas políticas están revueltas dentro de los partidos y llegan a ser contradictorias en algunos casos, por lo que en general no son rigurosamente clasificables en un espectro, señaló el catedrático de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) Luis Alberto Fernández García. “En este momento no hay partidos de izquierda, si tuviera que ser tajante”, explicó.

Indicó también que los partidos de ‘izquierda’ en México, como Morena o el Partido de la Revolución Democrática (PRD), sostienen en ocasiones posturas de derecha o conservadoras, mientras que en otras actúan como centro-izquierda. “Ningún partido sería tan suicida de irse a una posición extrema porque sabe que allí hay poquitos electores. Así entendemos que por ejemplo el partido de los comunistas no se perfile para nada”, refirió.

Los partidos políticos son más para ganar votos y ganar posiciones que para sostener una ideología, que es secundaria. Estoy de acuerdo, ¿pero cómo te explicarías que un partido de izquierda haga una alianza moral con un partido confesional de una religión que sostiene ese sí definitivo a posiciones de derecha?”, acotó.

El también exdirector de medios de la UAQ señaló que si Morena fuera realmente de izquierda no se explicaría su crecimiento en la sociedad mexicana, debido a que ésta se inclina más hacia la centro-derecha.

Indicó que en materia económica, Morena tiene una postura contradictoria, puesto que su discurso apunta a un Estado social en el que se distribuye la riqueza: “pero no estoy seguro porque cuando Andrés Manuel [López Obrador] fue jefe de gobierno de la Ciudad de México tenía el mismo discurso, pero no auspició el transporte popular y colectivo, sino el privado; hizo segundos pisos para autos particulares y de cobro”, explicó.

El caudillo

A su vez, enfatizó que Morena tiene la peculiaridad de tener un líder a modo de caudillo. “Después de él no hay nada, no se distinguen las filas que son importantes. Si te fijas en la selección de sus candidatos, es lo que decide López Obrador. Ningún partido tiene ya métodos democráticos para escoger a sus candidatos. Antes, el PAN era el que tenía mecanismos más democráticos”, constató.

Señaló que los partidos políticos en general “se van adaptando a donde ellos miden que está la mayor parte de los votos, ya sea al tanteo o más técnicamente, cómo está la opinión pública. Si se reparte en una distribución normal según las posturas, hay más en el centro; aunque claro, el centro de Noruega es diferente al centro de México”, consideró.

Fernández García, también profesor de Ciencia Política, indicó que para ganar el voto del electorado no es no es necesaria una postura cerrada en la izquierda, centro o derecha: “la gente no tiene que estar de acuerdo en todo. El ciudadano común y corriente no se fija en toda la propuesta del partido, sino, se fija en algo que le interesa mucho y ya lo demás lo compra en bruto”, advirtió.

AMLO, retórica demagógica

Respecto a Andrés Manuel López Obrador, enfatizó que en temas de igualdad social, como dirigente de Morena, evade o niega su postura respecto a cuestiones como el matrimonio igualitario o la despenalización del aborto, pues sabe que la mayoría no piensa así. “Ya cuando lo acorralan, dice que va a someter todo a lo que el pueblo diga, y eso de que ‘lo que el pueblo diga’ es una típica postura demagógica y populista”, aseveró.

Fernández García explicó que a pesar de que los partidos políticos priorizan la obtención del voto, las defensa de las posturas ideológicas como prioridad sería doctrinario: “las ideologías no están tan firmes… en la práctica hace mucho que se sabe que lo primero es ganar posiciones a través del voto”, señaló.

A su vez, advirtió que si un partido tomara una postura de izquierda o derecha radical les sería contraproducente: “no se puede cambiar tanto, porque entonces el electorado desconfía del partido. No pudiera ser que de repente el PAN dijera, por ejemplo, ‘vamos a despenalizar el aborto’, porque entonces toda la gente que ha seguido al PAN se destantearía y puede ser que ya no creyera en él”, acotó.

Observó, por otra parte, que el PRD obtendrá pocos votos debido a que Andrés Manuel López Obrador migró a Morena, y por su alianza con el Partido Acción Nacional (PAN), “no veo que ninguno de los que pueden ganar tome medidas institucionales que favorezcan el crecimiento de la izquierda. El PRD hizo cosas de izquierda en la Ciudad de México, pero creo que va a sacar bajos votos. Morena se llevó a mucho del electorado del PRD cuando Andrés Manuel se pasó a Morena. El PRD está por desaparecer”, señaló.

El PES pepenará votos

Respecto al Partido Encuentro Social (PES), consideró que es el más definido con una postura de derecha, no obstante es aliado de Morena: “muy a la derecha hay poquitos electores y muchos de los que siguen en Morena no son muy de derecha… así que el PES se va muy calladito a ver qué pepena de su alianza electoral”, expresó.

En referencia al Partido del Trabajo (PT), de postura socialista, expresó, “‘¿Pues qué se supone que es de izquierda?’. Yo me acuerdo que hace algunos años a un candidato del PT a la presidencia de la capital [queretana] le preguntaron: ‘¿Qué opina del derecho de las mujeres a abortar?’ y dijo: ‘No, es pecado’. Es el otro aliado cuyo jefe de bancada en la cámara alta es Manuel Bartlett, y si Bartlett es de izquierda, pues yo soy el ‘Che’ Guevara. El PT sí ha sostenido posturas de izquierda, pero es tan oportunista y tan corrupto”.

PVEM, postura confusa

Indicó que otra asociación de posturas confusas es el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), “Por ejemplo, en Europa, los partidos ‘verdes’ suelen tener, además del tema del cuidado medioambiental, posturas de izquierda, y aquí es de derecha. En fin, no sería una clasificación tan clara, tajante y transparente con cualquier partido”, reiteró.

Señaló también que el Partido Acción Nacional mostró contradicciones con su postura tradicionalmente de derecha: “Vicente Fox, casi su primera acción fue ir a la villa de Guadalupe. La segunda, o una muy pronta, fue nacionalizar los ingenios azucareros, que no es una postura de derecha”, enfatizó.

“No vamos a ver giros extremos. Eso que la gente dice qué va a pasar ‘si gana tal’: en la economía va a pasar muy poquito. En la política yo si observo que si gana Morena va a haber algunos retrocesos en algunas instituciones democráticas como transparencia, contrapeso, entre los poderes, porque su estilo de partido de un sólo caudillo implica maneras menos democráticas. Eso puede pasar, ciertamente. Tampoco es que la gente seamos tan racionales para votar”, finalizó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba