DestacadasInformación

Elecciones 2024: Filas de autobuses y un sol abrasador reciben a Xóchitl Gálvez en Querétaro

La carrera finalmente comenzó. La competencia que el país vive desde 2023 arrancó oficialmente y tuvo en Querétaro una de sus primeras arenas de batalla. Banderas de partidos opuestos ahora coexisten en el estadio Olímpico. Azul, rojo y amarillo dan la bienvenida a la candidata presidencial, Xóchitl Gálvez.

Fuerza y Corazón por México se dio cita el 3 de marzo en el estadio Olímpico de la ciudad. Desde temprano, dos horas antes de lo programado, comenzaron a llegar los camiones con asistentes (¿voluntarios?) lo que hizo que las calles alrededor del estadio fueran intransitables. Llega el momento en el que ya no se sabe sí es por el caos vial que hay en la ciudad, la torpeza de los agilizadores viales o la cantidad de camiones que se estacionaron en las calles.

Según las cifras de Protección Civil estatal, el Estadio Olímpico se llenó con 17 mil personas, aunque el graderío del recinto tiene capacidad para apenas 4 mil 700 personas, y había algunas sillas vacías en la cancha.

Los simpatizantes del frente llegaron desde temprano. Incluso hubo algunos despistados con camisetas rosas, que aún parecían estar en la marcha por la democracia de semanas anteriores. Pero hoy la cita era en un acto del Partido Acción Nacional (PAN). El sonido local ayudaba a destacar los nombres que no se pueden olvidar: Xóchitl Gálvez, candidata a la presidencia; Agustín Dorantes y ‘Lupita’ Murguía, candidatos al Senado de la República.

Poco a poco, las sillas y las gradas del estadio se llenaron. El evento del Frente Amplio ocupó el recinto, salvo por algunos lugares inutilizables debido al sol y claro las gradas que fueron tapadas con lonas a los costados del graderío.

Las diferencias entre los simpatizantes de cada partido se hicieron notables, algo extraño porque todos en el estadio decían irle al mismo equipo. La mayoría vestía de azul y blanco, con banderas y la mercancía oficial del PAN que tenían disponible en sus sillas, incluyendo gorras, sombrillas y carteles. Los pequeños grupos rojos, simpatizantes del PRI, eran apenas unas 200 personas, y los aún más reducidos grupos amarillos en las gradas destacaban mucho debido a la falta de compañeros; 30 personas del PRD.

El evento tuvo un ligero retraso de 30 minutos. Agustín Dorantes fue el primero en tomar la palabra con un discurso amplio y extenso de algo que se ha dicho en los últimos meses: «ni un voto por Morena, no saben gobernar, voten por nosotros que sí sabemos«. Su discurso fue el más largo y concluyó con el desafinado grito de «vamos juntos por la victoria», mientras portaba su sombrero mexicano en color azul.

Llegó el turno de la candidata al Senado, Lupita Murguía, quien portó unos llamativos tenis azules al estilo «fosfo fosfo». Dio un discurso sobre por qué Querétaro es un ejemplo a seguir para toda la República, ya que aquí «la ley sí es la ley». Con bastantes menos minutos que su compañero, Murguía terminó su discurso animando al público con su frase «vamos a ganaaaar». Su grito fue con una voz ya adolorida de los siete minutos de algarabía; al mismo tiempo, dio varios giros por el escenario.

Por último, la invitada especial: Xóchitl Gálvez. No usó un teleprompter, esta vez sólo recurrió a las pequeñas hojas que tenía en la mano para cautivar a los asistentes. Primero recordó que en el público se encontraban algunos exgobernadores del estado, como José Calzada, Francisco Domínguez e Ignacio Loyola, aunque ella le dijo Lozoya.

Gálvez hizo varias promesas de campaña. El regreso de las estancias infantiles, las escuelas de tiempo completo y el Seguro Popular, además de su ya comentada propuesta de tratar el agua residual.

Cerró el discurso con su promesa de una clase media poderosa y jóvenes con posibilidad de futuro, con los presentes gritando «¡Xóchitl Presidenta!» al ser impulsados por el presentador del evento.

Los asistentes del evento se mantuvieron a pesar del intenso calor que se vivió. Varios mensajes se leían en la multitud: una bandera del orgullo LGBTQ+, madres pidiendo ayuda para buscar a una menor desaparecida. Ambas escenas salieron de la tradición del mitin ese domingo.

Apenas unos minutos después de concluida la presentación, los asistentes abandonaron el lugar, pese a que Xóchitl todavía no dejaba el recinto.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba