DestacadasInformación

Emergencia por sequía en Querétaro: Saqueo, negocios y apatía social están detrás de la crisis

El saqueo de cuencas por parte de empresas privadas, la acumulación de ganancias a costa de los bienes naturales y la falta de participación ciudadana en los temas hídricos son las principales causas del estado de emergencia por sequía en el que se encuentra la entidad, destacó Genaro García Guzmán, académico de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

García Guzmán, maestro en Gestión Integrada de Cuencas por la UAQ, agregó que la falta de planeación sustentable atenta contra la salud ecológica del territorio. Subrayó que para obtener buenos recursos debe existir una buena relación entre las construcciones humanas y los espacios naturales.

“Pero en contextos tan complejos como el nuestro, en un estado que justamente parece que su modelo económico es muy sediento, muy voraz, muy rapaz; es muy complicado”.

Sobre la medida de 50 litros por persona, aprobada por la Legislatura de Querétaro hace unas semanas, mencionó que “son de estos arrebatos que se diseñan así de un plumazo en un escritorio sin ninguna justificación técnica, social o ambiental”. Para el también sociólogo, esta es una estrategia más discursiva que ambiental porque genera el sentido de que “nos vamos a quedar sin agua” y, al mismo tiempo, legitima grandes proyectos como Batán Agua para Todos, el cual propone ejecutar el Gobierno de Querétaro.

Además, refirió que estas grandes obras “son por lo general buenos negocios para quienes quieren invertir en ellos” y solo esconden relaciones de poder, ya que el agua va para solo algunos sectores sociales como fraccionamientos privados, campos industriales y grandes empresas. Por lo tanto, se vuelven proyectos caros que no resuelven el problema; “al contrario, agravan la situación de desigualdad hídrica”, agregó.

Finalmente, el académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPS) enfatizó que los principales acusados por esta emergencia son los ciudadanos de a pie, cuando en realidad los verdaderos culpables son el “modelo de desarrollo, el crecimiento industrial y el tipo de empresas que están llegando”.

En el último tramo de la campaña electoral, la escasez de agua provocada por la sequía entró a la discusión ya que el estado de Querétaro ha sido declarado en emergencia hídrica por tiempo indefinido. Aunado a esto y dados los recientes apagones, en diferentes zonas del estado se han presentado múltiples fallas que han dejado sin el servicio de agua potable a cientos de personas.

La sequía representa un peligro para la población en general, por ello, en un decreto publicado en La Sombra de Arteaga el pasado 10 de mayo, el gobernador Mauricio Kuri González declaró en emergencia al estado por tiempo indefinido; en el mismo, la Comisión Estatal de Aguas (CEA) está obligada a hacer y promover campañas enfocadas en el cuidado y ahorro del agua. Además, está obligada a garantizar el derecho humano al agua de forma suficiente, salubre, aceptable y asequible.

En conjunto con la Coordinación Estatal de Protección Civil, se debe priorizar y garantizar la distribución de agua en las zonas más afectadas por el estiaje. Además, el decreto informa que los concesionarios y prestadores públicos del servicio deben acoplarse a las nuevas normas establecidas. Una de estas normas dicta que se debe garantizar la distribución mínima de 50 litros de agua por persona.

Ante esto, América Vizcaíno, ambientalista de Querétaro, precisó que esta cuestión debe ser una prioridad para la iniciativa privada, el gobierno y la sociedad, ya que “el problema no solamente debe contemplarse a través de una alerta de emergencia y con la reducción de los volúmenes de agua”, mencionó.

Además, comentó que la crisis que azota al estado no se va a resolver con la aparición de lluvias ya que los pozos están dañados y se necesitan muchos años más para que regresen a la normalidad.

En tanto, Carlos Alcaraz Gutiérrez, secretario de Gobierno estatal, aseguró que el agua está garantizada para todas las personas y que ninguna comunidad o colonia se quedaría sin el recurso. Organizaciones como la Cámara del Comercio de Querétaro (Canaco) informaron que compartirán las acciones marcadas en el decreto a todos los socios. Por otra parte, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) expresó que la mayoría de las empresas afiliadas no tienen un uso relevante del agua.

Más allá de la sequía, los cortes del servicio de agua en muchas localidades del estado no se detienen y mucha gente se ha quedado sin este recurso a pesar de que las autoridades prometieron un servicio suficiente, incluso con pipas.

Una de estas localidades se ubica en La Cañada y es la zona de Socavón, El Calero, ya que denuncian que estuvieron más de ocho días sin agua. Además, habitantes de la zona informaron, en una protesta, que han tenido que comprar garrafones para satisfacer el servicio de agua para cuestiones relacionadas a los alimentos o realizar el aseo.

Sin embargo, las autoridades no les brindaban ayuda ni respuesta, solo les enviaban pipas de agua, las cuales fueron insuficientes para toda la población.

Sumado a esto, la CEA les ha suspendido el agua a muchas otras zonas del estado de Querétaro; sus principales causas son por fugas en tuberías de distribución, por daños en las bombas, por fallas eléctricas derivadas de reparaciones de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). En X, la CEA reporta alrededor de dos a cuatro incidencias diarias.

Aparte de que los pozos están al límite, parte de las fallas en el servicio de agua se dan porque existen fallas eléctricas que imposibilitan la extracción y distribución de agua. Así lo comentó Carlos Alcaraz Gutiérrez al mencionar que los recientes cortes de energía podrían obstaculizar la provisión del servicio de agua potable: “dependemos de que haya energía eléctrica y por eso estamos disponiendo de acciones secundarias para poder garantizar a la gente que tenga agua”, agregó.

Con anterioridad, la CEA ya proporcionó plantas de energía a unos pozos de agua; esto fue en noviembre del año pasado, cuando ocurrió un incendio en la zona de Juriquilla y Santa Rosa Jáuregui que dejó a seis pozos sin energía y a distintas localidades de la zona sin agua potable.

Daniel Mena

Estudiante de la licenciatura en Comunicación y Periodismo en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Querétaro. Reportero de Tribuna desde 2024.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba