Información

En 24 años, sólo un ombudsman ha sido reelecto

Adolfo Ortega Zarazúa, propuesto por el gobernador Burgos, ha sido el único ratificado para un segundo periodo frente al organismo de Derechos Humanos

David A. Jiménez

PARA DESTACAR: La historia del órgano garante inició en diciembre de 1992, cuando el Congreso local aprobó la Ley de la Comisión de Derechos Humanos, la cual señalaba que el ombudsman debía ser propuesto directamente por el gobernador y ratificado por los diputados locales.

 

Entre los seis presidentes que ha tenido el organismo defensor de los derechos humanos en Querétaro, en 24 años sólo Adolfo Ortega Zarazúa, ha logrado ser ratificado por una Legislatura local, lo que le convierte en la única persona que concluyó dos periodos al frente de la entidad.

La historia del órgano garante inició en diciembre de 1992, cuando el Congreso local aprobó la Ley de la Comisión de Derechos Humanos, la cual señalaba que el ombudsman debía ser propuesto directamente por el gobernador y ratificado por los diputados locales. Así, Adolfo Ortega Zarazúa fue elegido por el gobernador priista, Enrique Burgos García y su perfil fue avalado por la Legislatura local el 22 de enero de 1993. Al respecto, la prensa local informó que la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) debería comenzar a operar que el 28 de enero de 1993.

En ese momento, Adolfo Ortega Zarazúa confesó que la postulación lo tomó por sorpresa. Señaló que su prioridad era dar a conocer en nuevo organismo y promover los derechos humanos, una “tarea delicada que necesitará de mucho estudio y entereza”, señaló.

Pero pronto se presentó una primera crítica hacia el ombudsman queretano, la cual se refería a sus antecedentes. José Moreno Escobedo, diputado por el Partido Acción Nacional, externó su desconfianza hacia Ortega Zarazúa, ya que trabajó para las administraciones de Antonio Calzada Urquiza y Rafael Camacho Guzmán, caracterizadas por “represoras y retardadas de justicia”.

Sin embargo, Adolfo Ortega Zarazúa fue ratificado por el Congreso local para el periodo 1997-2001, con el argumento de que “los ciudadanos han mostrado conformidad y agrado por el trabajo desempeñado”, según consta en el periódico oficial ‘La Sombra de Arteaga’, del 20 de febrero de 1997.

 

Romero y Vargas, sin ratificación

El 23 de febrero de 2001, ‘La Sombra de Arteaga’ publicó el acuerdo en el que Bernardo Romero Vázquez fue electo como el segundo presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos en Querétaro. En esa ocasión, según constan en los “Considerandos”, el proceso fue abierto a la ciudadanía y fue la Comisión de Derechos Humanos de la LIII Legislatura, quien propuso a los candidatos.

Tres años después, en el 2004, Romero Vázquez buscó su ratificación, sin embargo, no obtuvo el voto de los diputados. Si bien, la Gaceta Legislativa del 12 de febrero de 2004, no presenta los argumentos o discusiones en torno a la elección del ombudsman, da cuenta de los candidatos y votos obtenidos:

Miguel Nava Alvarado y José Luis César Pérez Guzmán no obtuvieron ningún voto. Bernardo Romero Vázquez tampoco obtuvo votos, al igual que Jesús Salvador Quintana Roldán.

En tanto, Felipe Leonel Valdés Solís, director de Asuntos Jurídicos de la Universidad Autónoma de Querétaro, obtuvo de 12 votos a favor, mientras que Pablo Enrique Vargas Gómez, logró sumar 13 votos, por lo cual fue electo para estar al frente de la CEDH hasta febrero de 2007.

El ombudsman más joven de México

Posteriormente, en la elección para el nuevo ombudsman en 2007, se mostró mayor competencia en la obtención de votos: Magdiel Hernández Tinajero recibió uno; Araceli Moreno Porras, un voto; Norma Saeb Camargo, cero votos y José Luis César Pérez Guzmán, también obtuvo un voto.

Al final, José Adolfo Ortega Osorio, hijo del primer presidente de la CEDH en Querétaro, Adolfo Ortega Zarazúa, recibió 22 votos y ganó el proceso, ostentándose como el “ombudsman más joven de México”.

Las acciones emprendidas durante su administración, como presentar conferencias para jóvenes con el artista Yordi Rosado, así como la falta de atención en el caso de tres indígenas otomíes encarceladas injustamente, pusieron en duda su trabajo y finalmente ya no se le ratificó en al cargo. Actualmente, los dos Adolfo Ortega, padre e hijo, tienen a su cargo la Notaría Pública 37.

Nava, rechazo unánime

La elección de Miguel Nava Alvarado como ombudsman se realizó en febrero de 2009, con una votación unánime, por parte de los integrantes de la LVI Legislatura. Entre 17 candidatos, Nava Alvarado fue el único que recibió votos a favor. Obtuvo el respaldo de los 25 diputados locales.

Antes de asumir como presidente de la ahora denominada Defensoría Estatal de Derechos Humanos, Nava Alvarado fue delegado de la Procuraduría General de la República (PGR) en Aguascalientes. Además, fue coordinador de Derechos Humanos en el Poder Ejecutivo de Querétaro, lo que motivó las críticas de algunos sectores de la sociedad, antes y durante su designación.

Entre sus contrincantes se encontraba María Pérez Cepeda, quien a la postre fue presidenta del Instituto Electoral del Estado de Querétaro (IEEQ) además de César Pérez Guzmán, a quien finalmente no le permitieron competir, debido a que rebasaba la edad tope señalada por la ley.

Tras un largo proceso judicial, en 2013 se resolvió que la convocatoria violó los derechos humanos del quejoso. La resolución indicaba que había que reponer el proceso, tema que hasta la fecha continúa pendiente.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba