Información

En México las elecciones las hace “el Diablo”: Díaz-Polanco

Por David Eduardo Martínez Pérez / Víctor López Jaramillo

 

“En México las elecciones no las hace Dios, las hace otro: el Diablo”, manifestó Héctor Díaz-Polanco, doctor en Sociología por El Colegio de México y autor del libro La Cocina del Diablo. El fraude del 2006 y los intelectuales”, presentado en la Facultad de Filosofía de la UAQ el miércoles 23 de mayo.


“Los fraudes electorales constituyen una etapa que México debe superar para que por fin se respete la voluntad popular”, manifestó en entrevista exclusiva con Tribuna de Querétaro.

Díaz-Polanco indicó que el propósito de su libro “es generar conciencia de que hubo un fraude para evitar que se dé un fraude en otra etapa”.

Advirtió que “cuando uno no acepta que el fraude ocurrió, es difícil lograr que no se repita”.

El autor señaló que el texto está basado en investigaciones realizadas por científicos de todo el mundo, principalmente matemáticos, que encontraron irregularidades en el manejo estadístico de los datos tras la elección.

Aunque reconoció que su libro no profundiza en todos los detalles estadísticos que llevaron a los investigadores a detectar las irregularidades, afirmó que el texto sí enumera las evidencias que éstos esgrimen para garantizar la realidad del fraude.

Puntualizó que es “imposible” que, tanto los resultados del cómputo preliminar de la elección como los del cómputo distrital, hayan aparecido ordenados.

“Hay pruebas contundentes del fraude. Por ejemplo, el hecho de que tanto en el cómputo preliminar y en el cómputo distrital se observara la presencia de la votación de los dos candidatos punteros, ordenada de mayor a menor en el caso de AMLO en la primera etapa del cómputo y de menor a mayor en el caso del señor Calderón.

“Esto muestra que hubo interferencia en el sistema de cómputo”, sentenció el académico.

Asimismo, garantizó que el hecho de que lo anterior ocurra de manera natural es “tan improbable” como que alguien “se saque cinco veces la lotería”.

Incluso manifestó que para obtener resultados así en un proceso electoral, haría falta “hacer elecciones diariamente durante mil años”.

También indicó que el sistema del IFE fue vulnerado varias veces durante el cómputo de los votos.

“El IFE nos había dicho que el sistema de cómputo era invulnerable, cuasi perfecto. Lo que se demuestra con las pruebas de los científicos, es que no sólo se entró una vez, sino decenas de veces en el sistema invulnerable del IFE para alterar los votos”.

 

“Las universidades deberían tener acceso a las entrañas del proceso”

Díaz-Polanco, quien es antropólogo egresado de la UNAM, expresó su temor ante la posibilidad de que estemos ante un nuevo fraude electoral.

Puntualizó que la estructura del IFE se mantiene prácticamente igual a como estaba en 2006 y destacó que “hay muchas grietas” en diversas estructuras locales del Instituto Federal Electoral.

Respecto a los cambios que se realizaron a la ley electoral en 2007, señaló que “no garantizan la ausencia de fraude”. Por lo que invitó a la población a “cuidar los votos y vigilar que no haya operaciones fraudulentas”.

“La garantía suprema de que las elecciones sean limpias descansa en la acción ciudadana”, advirtió.

El académico indicó que lo adecuado sería que la población tuviera acceso al sistema de software que maneja el IFE.

Consideró que “las universidades deberían tener acceso a las entrañas del proceso electoral para evitar que pasen cosas raras”.

Se manifestó contrario a quienes “creen saber qué le conviene al país e imponen candidatos, porque ahí es donde está un potencial fraude”.

Realizó una invitación a romper la estructura compuesta “por los poderes fácticos de las instituciones mexicanas, los partidos políticos y la jerarquía de la Iglesia católica; que nos tienen apresados para evitar un cambio en la estructura de este grupo de intereses”.

Descartó la posibilidad de una revolución armada como medio para generar un cambio efectivo, y externó su optimismo con respecto a los actuales movimientos estudiantiles y la izquierda mexicana.

De acuerdo con él, se generan nuevas alternativas políticas que son totalmente apartidistas.

Detalló que lo que ocurre en México es “coyuntural” porque si la izquierda llegara al poder, “México se deslindaría un poco de los Estados Unidos y se incorporaría de manera más plena a la realidad social latinoamericana”.

Sobre el próximo 1° de julio, Díaz-Polanco se dijo optimista.

“Creo que podría haber una sorpresa muy agradable el 1° de julio… Esperemos que estas elecciones haya oportunidad para las tendencias transformadoras”, concluyó.

 

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba