Información

En sus marcas, listos… ¡empieza la carrera por el Centro Cívico!

Por Víctor Pernalete

La Presidencia Municipal de Querétaro se ha vuelto un botín a nivel político.

Para la oposición supone el mejor bastión para hacer contra al Gobierno del Estado, ya que la cercanía de sus obras y acciones hacia el sector geográfico con mayor densidad de población en Querétaro puede causar un cambio en el sentido de la votación, pero por otra parte, supone también “la joya de la corona” del Gobierno Estatal.

El próximo 1° de julio se estarán jugando las cartas para saber quién dirigirá los destinos del municipio de Querétaro, capital del estado, en los próximos tres años.

El Partido Acción Nacional (PAN), titular del Gobierno Municipal, ha decidido promover la candidatura de Armando Rivera Castillejos, quien ya tuvo experiencia de gobernar el municipio entre 2003 y 2006.

El recuerdo sobre la administración de “Armándolo Juntos” no es el mejor, ya que una serie de escándalos surgidos a partir de su salida, y que refieren a cambios de usos de suelo, le han dado la imagen de ser un político que atenta contra el medio ambiente.

Además, Armando Rivera tiene en su historial las multas que recibió del Instituto Electoral de Querétaro (IEQ) entre 2008 y 2009, por violar la Ley Electoral al colocar anuncios espectaculares en la ciudad antes de que los periodos electorales así lo permitieran.

En ese mismo periodo, contendió por ser el candidato de su partido a la gubernatura del Estado, teniendo como rival a Manuel González Valle, quien se alzó con la victoria, no sin antes causar cismas en el seno del PAN, que provocaron otros escándalo en la trayectoria política de Rivera Castillejos.

En el presente episodio electoral, Armando Rivera se alzó con la victoria en los comicios internos al ganar la partida al senador Guillermo Tamborrel Suárez, no sin antes tener una serie de declaraciones que una vez más, ponen en tela de duda la fuerza interna del partido blanquiazul.

El PRI apuesta por el hermano de ex gobernador panista

Si algo le falta al PRI en el estado, es un bastión en el cual recargar el poderío que han alcanzado; la municipalidad de Querétaro es la cereza de ese pastel.

Para ganarla después de 15 años de haberla perdido, el PRI contenderá con un apellido que le es conocido a todo simpatizante panista del estado. Roberto Loyola Vera, hermano del primer gobernador blanquiazul queretano, saltó del ostracismo a la derecha del gobernador, y de ahí a la política electoral en la que buscar recuperar la alcaldía.

En el sexenio de Enrique Burgos García, hoy candidato al Senado, Roberto Loyola Vera se desempeñaba como secretario particular del gobernador.

El entonces joven Loyola Vera pretendía así buscar una diputación, mientras se acomodaban las piezas para la contienda del 97.

Entre ellas, el PAN invitó a Ignacio Loyola Vera, hermano de Roberto, para contender con su bandera por la gubernatura del estado.

Ignacio se convirtió en el primer gobernador de oposición en Querétaro. Roberto Loyola Vera decidió retirarse de la política para darle ‘cancha libre’ a su hermano. Estudios en el extranjero y su trabajo como notario público, lo mantuvieron ocupado durante 14 años.

El final de 2010 fue una época convulsa para Gobierno Estatal, sobre todo por la elección de los consejeros electorales de Querétaro. A principios de 2011, el gobernador José Calzada decidió cambiar de secretario de Gobierno (hermano de su suplente en el Senado), para llamar a un viejo conocido del PRI, quien con las relaciones que pudiera tejer con el arropo de su hermano, podría llegar a entablar negociaciones con el PAN.

Así, Roberto Loyola Vera regresaba a la política como secretario de Gobierno.

Fue así como la dinastía Loyola Vera volvió a Palacio de Gobierno. La habilidad política y la experiencia de la madurez ganada con los años le dieron al PRI y al Gobierno del Estado una tranquilidad en 2011 que no gozaron el año anterior.

A mitades de año, Juan Arturo Torres Landa, reconocido empresario queretano y hermano del hoy candidato del PRI por la gubernatura de Guanajuato, comenzó su programa Manos a la Obra, y con él, un carrera proselitista que lo ponía en la terna de posibles candidatos a la presidencia municipal de Querétaro, junto a Tonatiuh Salinas Muñoz, entonces secretario de Desarrollo Sustentable, y el mencionado Roberto Loyola Vera.

A principios de 2012, ya con Tonatiuh Salinas apoyando la campaña de Enrique Peña Nieto, el PRI con las ‘candidaturas de unidad’, decidió darle la oportunidad a Roberto Loyola Vera, quien con su apellido buscará devolver ‘la joya de la corona’ al tricolor.

Aguilera Rico: será diputado y candidato al mismo tiempo

José Luis Aguilera Rico actualmente forma parte de la LVI Legislatura del estado de Querétaro, tras ingresar como diputado de representación proporcional. Como titular de la bancada de Movimiento Ciudadano –antes Convergencia–, preside la Comisión de Juventud y Deporte.

Aguilera Rico es hijo de José Luis Aguilera Ortiz, dirigente de Movimiento Ciudadano y político de pasado priista, quien ha sido diputado local hasta en tres ocasiones, todas por partidos distintos.

El actual diputado local ya había formado parte de la Legislatura entre 2003 y 2006; al término de dicho periodo, pasó a formar parte del Congreso de la Unión y en 2009, regresó nuevamente a la Legislatura del estado; de sus tres periodos legislativos, destaca que todos fueron por la vía plurinominal.

Antes de iniciar su carrera legislativa, Aguilera Rico tuvo acercamientos con el PRI, ya que llegó a trabajar en la campaña de Roberto Madrazo Pintado para la Presidencia de la República, en el año 2000.

Ya en 2003, aprovechando la buena relación con Roberto Madrazo, solicitó ser regidor del municipio de Querétaro, pero la dirigencia estatal no se lo permitió, por lo que rompió con el PRI, y desde entonces, se ha destacado con la bandera naranja.

En la actual Legislatura, Aguilera Rico se ha destacado por ser un diputado de oposición a las dos principales fuerzas políticas del estado: el PAN y el PRI.

Los diputados de partidos como Nueva Alianza, el Verde Ecologista o el PRD se han mostrado abiertamente a favor de las políticas del PRI, pero José Luis se ha movido en la línea de la oposición, tanto en contra del PRI, como contra el PAN.

Sus problemas con diputados como Marcos Aguilar del PAN o Jesús Llamas Contreras del PRI han destacado en la LVI Legislatura, y actualmente es el único diputado que participará en los comicios, tanto locales como federales, que no pidió licencia, al asegurar que la ley no se lo solicita.

José Luis Aguilera Rico será el candidato de Movimiento Ciudadano por la presidencia municipal, y tiene el primer lugar de la lista plurinominal de regidores por el partido naranja. El segundo lugar lo tiene su amigo personal y ex presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), Adolfo Ortega Osorio.

Camacho Esquivel: de la dirigencia estudiantil a la candidatura a la alcaldía

Adolfo Camacho Esquivel estudió en la Preparatoria Sur perteneciente a la UAQ, después de esa etapa estudió la Licenciatura en Derecho en la UAQ, así como un especialidad en Derecho Fiscal e incluso, dos semestres de la Maestría en Derecho Constitucional y Amparo.

Lo más importante del paso de Camacho Esquivel por la UAQ radica, sin embargo, en sus puestos como representante estudiantil, ya que en la Preparatoria Sur fue presidente de la Sociedad de Alumnos y consejero estudiantil. En la Facultad de Derecho hizo lo propio en la Sociedad de Alumnos y también fue consejero universitario.

Ya fuera de la Universidad, la actividad de la abogacía fue compaginada con una afiliación en el Partido de la Revolución Democrática (PRD) desde el año 2004, teniendo cargos como secretario de Propaganda e Imagen del Consejo Estatal, consejero estatal, delegado al Congreso Nacional, y actualmente, tiene a su cargo la Secretaría de Relaciones Políticas y Alianzas del partido.

Como candidato a un puesto de elección popular, participó en 2006 por el sexto distrito local, siendo el candidato perredista con mayor cantidad de votos en todos los distritos, sin embargo, no ganó una curul en Legislatura local.

En el presente proceso electoral, el PRD lo propuso primero como candidato al cuarto distrito federal, sin embargo, al momento de hacer las negociaciones con el Partido del Trabajo y Movimiento Ciudadano, por la alianza federal, perdió la oportunidad de ser candidato a la Legislatura federal.

Después de que el PRD había registrado como precandidato y dado el respaldo a Enrique Borbolla García, éste decidió retirarse de la contienda por problemas familiares, por lo que el PRD anunció a Adolfo Camacho Esquivel.

 

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba