Información

Entre calidad y lo artesanal, La Popular: el difícil negocio de los sombreros

La tienda de sombreros La Popular este año cumplirá 111 años de apertura. José Sosa Delgado, gerente comercial, destacó que la tienda, ubicada en Independencia 18, está adaptándose a las nuevas formas de comercio digital, así como a las redes sociales.

Enfatizó que el mercado de los sombreros continúa funcionado porque la gente sigue conservando los sombreros de sus tíos y abuelos, los cuales ofrecen a esta tienda, la cual, además de vender, también compra sombreros. La tienda ha estado en la calle Independencia desde hace 37 años, pero antes estuvo en las calles de Madero y luego en Juárez.

Sosa Delgado explicó que la tienda también cuenta con el servicio de lavado y planchado de sombreros de palma y de lana.

La historia de la popular

José Sosa informó que la primera tienda fue fundada en el año de 1907, en el Zócalo de la Ciudad de México, por José Sosa Contreras. Explicó que la tienda comenzó como una sucursal de la tienda Tardal; sin embargo, cuando José Sosa Contreras ganó la lotería, compró la sucursal y siguió vendiendo sombreros.

Añadió que el sombrero siempre ha tenido impacto en todas las sociedades y que el año de 1907 la sociedad consideraba una falta de respeto no usar sombrero; sin embargo, señaló que, con la moda, las costumbres fueron evolucionando y la gente dejó de usar sombrero por un tiempo.

El día de hoy vemos que el sombrero volvió a ser utilizado por las corrientes “hipsters” y “alternativas”, dijo el gerente de La Popular, quien recalcó que por cuestiones médicas el sombrero comienza a ser usado para evitar cáncer de piel, ya que cubre más partes que una gorra.

El mercado de los sombreros

José Sosa destacó que el sombrero más caro de la tienda tiene un costo de 7 mil 500 pesos, el cual que proviene del centenario de Tardal, hecho en el año de 1947 con pelo de castor, por otro lado, los sombreros más baratos tienen un costo de 150 pesos.

El gerente planteó que el mercado de los sombreros no es estable, ya que no existe un público que compre sombreros de forma constante; destacó que la mayoría de sus clientes van a la tienda en las mañanas.

A su vez, reconoció que se ha perdido la cultura del sombrero; hecho que se agrava con la venta de “sombreros desechables” en los puestos de los andadores del centro de la ciudad. Estos sombreros, al tener un costo tan barato, de entre 25 y 30 pesos, la gente sólo los utiliza una sola vez. “Esto hace que la gente no gaste en sombreros de mejor calidad, porque no es un gasto que valga la pena”, señaló.

Adaptación a las nuevas formas de comercio

Uno de los motivos para que La Popular siga vigente después de 111 años es porque se ha vuelto un atractivo turístico; todos los muebles de la tienda son de 1907. Además, La Popular nunca ha estado al borde la quiebra, ya que siempre han estado instalados en un local propio que no paga renta.

Por otro lado, La Popular ofrece otros artículos además de sombreros. Cuentan con boxers, tirantes, pantuflas, lentes y calcetines, sin embargo, nunca dejarán la venta de los sombreros a un lado.

Para La Popular todos los meses son distintos en ganancias; sus mejores meses son cuando se festeja la Navidad y el día del padre, y los peores son los meses de abril y mayo.

El nieto del fundador confesó que fue difícil adaptarse a las redes sociales, pero él ha realizado todo el proceso de campaña para posicionar a la tienda en redes sociales. Destacó que, gracias a esto, la popular ha alcanzado 2 mil 600 likes en Facebook.

Durante esta temporada, los sombreros marca “Panama” son los que más pide la gente, ya que tienen modelos “innovadores” como Australiano y Aguacate; estos sombreros pueden estar hechos de palma, lana o de pelo de animales como conejo, castor o búfalo.

La tienda no maneja sombreros para mujeres; el dueño explicó que antes sí los vendían, pero “era más complicado” poder atender a las mujeres; sin embargo, mencionó no estaban completamente cerrados a la posibilidad de volver a vender sombreros para mujeres.

La importancia de estos locales en el estado de Querétaro

Andrés Garrido del Toral, cronista del estado de Querétaro, explicó que para los locales que han durado tanto es complicado adaptarse a las nuevas formas de mercado. Puso como ejemplo que en cafetería La Mariposa no cuentan con sistema para recibir tarjeta de crédito. “Lo artesanal debe comerse en su lugar”.

Destacó que estos locales han perdurado por la calidad que ofrecen y porque los dueños siempre se han estado pendientes de sus locales, pues cuando los empleados comienzan a administrar estos negocios es más probable que el negocio fracase. “Los dueños de la Librería del Sagrado Corazón, al no tener descendencia y hacerse viejos y ya no poder administrarla, hizo que el negocio ya no se pudiera seguir manteniendo”.

Los locales como La Mariposa, Nicos, Las Brisas, Las Águilas y La Popular son negocios que van pasando de generación en generación por lo que lo artesanal y la calidad no se pierden y pueden seguir perdurando por muchos años más”.

Por otro lado, Andrés Garrido destacó que muchos locales han quebrado por el pago del alquiler de la renta.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba