Información

Es más barato comprar un arma legal que en el mercado negro

En el último catálogo de armas en existencia de la Sedena, publicado el 18 de julio de 2019, los precios varían entre los 4 mil 800 y 74 mil pesos.

De acuerdo con el reglamento interno de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la industria militar tiene las facultades para fabricar y comercializar armamento al interior de la República mexicana de manera legal, por lo que se creó la Dirección de Comercialización de Armamento y Municiones (DCAM).

En el último catálogo de armas en existencia de la DCAM, publicado el 18 de julio de 2019, los precios oscilan entre los 4 mil 800 y 74 mil pesos, esto entre los artefactos más económicos, de menor calibre o modelos antiguos. También se presentan algunos modelos más recientes y de calibre cercano al de uso exclusivo por parte del Ejército.

Por separado a las armas, deben comprarse las municiones y cartuchos, cuyos precios oscilan entre mil 500 y 30 mil pesos, por lo que la inversión llega a incrementarse.

Sin embargo, una revisión de Tribuna de Querétaro permite constatar que en el mercado negro —como sitios electrónicos—, es posible adquirir armas de calibres similares, algunas de segunda mano, por precios mayores a que si se compraran legalmente. Los costos oscilan entre los 15 mil y 50 mil pesos, sin contar gastos por municiones y cartuchos; incluso en armamento exclusivo del Ejército, y —desde luego— sin necesidad de un trámite o registro.

Debido a la comercialización ilegal de armas, la Ley Federal estipula en su artículo 79 que, ante cualquier retención de arma que se haya portado o usado sin el sustento de una licencia, es inmediatamente puesta a disposición del Registro Federal para su identificación y resguardo.

La posesión legal

El derecho a poseer armas está consagrado en el artículo 10 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el cual estipula que todos los habitantes del país “tienen derecho a poseer armas en su domicilio siempre y cuando sean para seguridad y legítima defensa”.

No obstante, la DCAM mantiene candados muy específicos para el comercio de armas a personas físicas (civiles particulares) y personas morales (empresas de seguridad privada y corporaciones de seguridad pública); pues quedan prohibidas todas aquellas que tengan un calibre mayor a 9 milímetros en pistolas cortas, así como fusiles de calibre mayor a 7 milímetros, ametralladoras y armamento explosivo de alto poder, pues se mantienen para uso exclusivo del Ejército Mexicano.

Sin embargo, mediante un trámite ante la Sedena es posible obtener la licencia y tener acceso al catálogo de armamento disponible. Entre los documentos que requiere la instancia federal están una carta de no antecedentes penales, cartilla del servicio militar liberada, carta de modo honesto de vivir y un respectivo pago de 2 mil 450 pesos, entre otras cosas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba