Espectáculos

Estas brujas no arden: una novela con representación lésbica

Hace unos días se conmemoró un llamado a la construcción de sociedades inclusivas y al respeto y reconocimiento de los derechos humanos. Un evento que más que celebrarse un día, se debe tener presente todo el año, pues estamos hablando de algo tan esencial como la vida digna y libre de discriminación, violencia y lesbofobia. Cómo en muchos casos, el entretenimiento juega un papel fundamental a la hora de generar espacios de visibilidad, y en los últimos años cada vez hay más series, películas o libros que no le tienen miedo a utilizar la palabra lesbiana para contribuir a la construcción de una connotación más correcta y positiva. Es por eso que, en relación con el Día de la Visibilidad Lésbica, te quiero recomendar Estás brujas no arden de Isabel Sterling, una novela llena de representación LGBT+ pero sobre todo de representación lésbica.

Estás brujas no arden es una novela juvenil publicada en el 2019 donde verás elementos del género romántico, drama y fantasía. Su autora, Isabel Sterling, es una educadora y defensora LGBT+ y autora de literatura juvenil.

Estás brujas no arden nos invita a sumergirnos en el pueblo de Salem de la época moderna, donde abundan las historias de brujas y los turistas curiosos. Pero lo que nadie sabe es que las brujas no son solo historias, sino que son personas viviendo tranquilamente entre regs (personas no mágicas). Nuestra protagonista Hannah es una bruja elemental de 17 años que está intentando superar su ruptura con su ex, Verónica, pero el hecho de que estén en el mismo aquelarre lo está haciendo muy difícil. Hannah lleva una vida normal salvó por el hecho de que puede manipular los elementos de aire, agua, tierra y fuego, pero por nada del mundo debe permitir que se sepa que es una bruja, ya que no solo perdería su lugar en el aquelarre y sus poderes, sino que correría el riesgo de que la historia en Salem vuelva a repetirse.

Su rutina cambia cuando durante una fiesta se encuentra un sacrificio dentro de un pentagrama y se mortifica al pensar que podría tratarse de una bruja de sangre de su pasado que viene a vengarse de ella y de Verónica. Su aquelarre peligra, pero nadie parece tomarla en serio y empieza una búsqueda sobre quién podría estar haciendo magia tan descaradamente en Salem y por qué.

Isabel Sterling nos presenta todo un mundo de fantasía lleno de sus propias reglas y clasificaciones en donde hay diferentes tipos de brujas con diferentes cualidades y, al mismo tiempo nos desprende una historia llena de drama y romance entre mujeres. Ambos puntos se sostienen por sí mismos y se les suma el misterio que hace que sigas leyendo página tras página hasta descubrir quién es el enemigo.

Algo que hace muy bien el libro es tratar el tema de las relaciones insanas pues Hannah y Verónica, pese a que terminaron, siguen manteniendo una relación de dependencia que las hace acudir la una a la otra cuando se sienten solas o en peligro a pesar de que sus encuentros siempre terminan en discusiones y dejando sus corazones cada vez un poco más rotos.

La parte de la representación es perfecta, tenemos una protagonista lesbiana que de vez en cuando te muestra lo complicado que es todo lo que viene después de «salir del clóset» empezando porque los padres de su mejor amiga cambiaron mucho en su trato con ella, como si temieran que le fuera a «pegar» lo lesbiana a su hija. También tiene representación bisexual y trans con personajes que son mucho más que su orientación sexual y su identidad de género.

Es una historia muy fácil de leer, muy dinámica y con elementos bien explicados. Si te gusta todo lo que está relacionado con brujas vas a encontrar varios guiños a este mundo como lógicamente lo que sucedió en Salem, referencias a las creencias y prácticas wicca e incluso un pequeño guiño a Harry Potter. En su mayoría tiene momentos graciosos y de drama, pero puede que te saque las lágrimas cuando te acercas al final.

Lo único que podría advertirte es que si eres muy observador es posible que veas venir parte del misterio desde antes, pero eso no hace menos disfrutable las aventuras de Hannah. Así que, si quieres algo divertido, conmovedor y mágico para diversificar tu biblioteca, te recomiendo Estás brujas no arden.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba