Espectáculos

Veneno Para las Hadas: el terror y la inocencia

¿Qué pasa cuando la imaginación florece en la mente de un niño? Cuando eso sucede, solemos pensar que se ha abierto la puerta a un mundo de fantasía, en donde lo imposible tiene lógica y los cuentos de hadas son algo más que historias interesantes y entretenidas. Sin embargo, Veneno Para las Hadas es una historia en donde la fantasía, la inocencia, y la imaginación se unen para construir un mundo agobiante, en el que dos niñas se verán inmiscuidas hasta llegar al extremo.

Escrita y dirigida por el mexicano Carlos Enrique Taboada y lanzada en 1986, Veneno Para las Hadas es una película de horror que narra la historia de Verónica y Flavia, dos niñas con personalidades opuestas que terminan relacionándose a través del tema de la brujería. Por un lado, tenemos a Flavia, una chica escéptica de padres ateos, que vive en una de las zonas más ricas de la ciudad. Y Verónica, una huérfana que vive con su abuela y su niñera, quien llena a Verónica con historias de brujas y fantasía.

Verónica, lejos de sentirse asustada por los cuentos de su niñera, adquiere una fascinación inusual por las brujas, a quienes considera como seres reales. Ve en ellas una especie de fuerza y poder, lo que le hace ver la malicia en estos personajes como algo deseable, cosa que poco a poco va influyendo en su personalidad. Al conocer a Flavia, Verónica intenta convencerla sobre la existencia de las brujas, empezando a crear en ella un miedo que va creciendo a lo largo de la película.

Lo interesante de Veneno Para las Hadas es que no necesita de situaciones sobrenaturales para crear un mundo de miedo y fantasía. Todo lo que sucede se nos presenta como un juego entre niñas, que va adquiriendo un tono más sombrío mientras va escalando. Los cuentos, la imaginación, y la inocencia son los recursos que Taboada emplea para generar una sensación perturbadora en el espectador.

Así mismo, esta cinta presenta la delgada línea que hay entre la realidad y la fantasía, sobre cómo el miedo se genera desde lo más sutil y se va avivando hasta desencadenar en algo trágico. Verónica, es una niña que, al crecer inspirada en brujas, siente satisfacción al causar mal, a la vez que intenta vivir la vida que no pudo tener a través de Flavia. De igual manera, Flavia se va rompiendo poco a poco, cediendo ante Verónica, en un intento de evitar que su “magia” haga algo contra ella, pues pronto para ella las historias de brujas dejarán de ser sólo cuentos.

Sin duda alguna Veneno Para las Hadas es una historia fascinante, que nos demuestra que incluso en lo más tierno puede alojarse algo aterrador, y que la inocencia puede ser tan peligrosa como la perversión. Es una película que no necesita de cosas sobrenaturales para plagarse de magia, ni de brujas para crear un ser malévolo. Es un clásico del terror que deberías ver al menos una vez en la vida.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba