Información

Estancadas las obras del Dren Cimatario I

En tanto, comienzan obras en Centro Histórico

Por: Eduardo Sánchez / Miguel Ángel Rodríguez

Cuatro meses después de que el Dren Cimatario I vio superada su capacidad por las lluvias registradas en la capital, vecinos de las colonias El Laurel y Villas del Sol denunciaron que las autoridades municipales han dejado la obra “estancada” y consideraron que, tras el tiempo transcurrido desde el primer desbordamiento, se “pudo haber hecho más”.

Mientras que en El Laurel y Villas del Sol las obras podrían terminar hasta dentro de seis meses una vez que sean reiniciadas —como afirmó Gerardo Vega González, secretario de Obras Públicas Municipales— en el Centro Histórico, el Municipio ya comenzó nuevas obras aun cuando los mismos vecinos han manifestado públicamente estar en contra de ellas.

 

En el caso de las colonias el Laurel y Villas del Sol, este medio pudo constatar mediante una visita a las inmediaciones del Dren Cimatario I que los vecinos perciben un abandono por parte del Municipio de Querétaro y su Unidad de Protección Civil.

 

Armando Rosas, quien habita en la colonia El Laurel y sufrió pérdidas en su patrimonio debido a dos inundaciones en su casa, señaló que más allá de que las obras se encuentran suspendidas, no han recibido “mucha” ayuda extra.

 

“Ayuda no, nada más lo que se está haciendo en el río, y la ayuda es poner costales para evitar que se meta el agua a las viviendas”, consideró.

 

El 23 de junio de este año —cinco días después del primer desbordamiento— el titular de la Secretaría de Obras Públicas Municipales, Gerardo Vega González, puntualizó que Municipio contaba con una bolsa de 22 millones de pesos para el proyecto de ampliación del Dren y mejoramiento del alcantarillado en la zona y que éste, en una primera etapa, constaría de la instalación de láminas en el borde del canal.

 

Sin embargo, en la zona sólo se ven las láminas instaladas, pero no se registra actividad alguna de maquinaria o personal de saneamiento.

En las juntas de vecinos que han sostenido con las autoridades municipales, saben que la falta de presupuesto destinado para el proyecto es la “razón” por la cual no ha avanzado el proyecto de ampliación y mejoramiento del alcantarillado.

 

“Nos comentaban que en tres semanas se hace, se continúa con la obra. (Lo que no les ha permitido continuar por ahora) es el presupuesto”, manifestó Armando Rosas, quien agregó que esto se debe a que ese presupuesto ya estaba destinado previamente para otra cuestión.

Implementaciones recientes no son efectivas

 

El lunes 18 de agosto y la tarde del 4 de septiembre, aún con las vallas metálicas de contención ya instaladas, la lluvia provocó que en tan sólo unas horas el Dren Cimatario I se desbordara otra vez, evidenciando así las fallas en la etapa de implementación de la obra.

 

El señor Felipe Zepeda, vecino de la colonia Villas del Sol, dijo no saber si las acciones hasta ahora emprendidas son las adecuadas para dar solución a los problemas que sufrieron durante el periodo de lluvias.

 

“Esa barrera metálica según hará que en ese lugar no tengamos problemas con el Dren… pero no sé si sea la solución, ni la única acción que emprenderá el Ayuntamiento. Creo que hay mucho por hacer en cuestión del Dren, porque si la obra continúa con la misma profundidad, con la misma capacidad de almacenamiento, va a estar siempre rebasada, eso fue lo que sucedió en este año”, explicó.

 

Felipe Zepeda denunció que no ha visto actividad de las autoridades municipales durante semanas en las lindes del canal.

 

“El hecho de que la obra está abandonada, quiero suponer que es porque en cualquier momento vuelve a llover y vuelve a dañarse el dren y los alrededores, quiero pensar así, positivamente, porque sí, efectivamente, no ha habido mucha acción en los últimos meses”.

 

Laura Jiménez, residente de la colonia El Laurel, aseguró que las autoridades locales sólo se presentan cuando los daños acaban de suceder, pero que después de eso, su presencia no es recurrente. Cuando lo hacen, añadió, sólo es con la intención de llevar y acomodar más costales de arena.

 

“Durante las lluvias fuertes sí vinieron, pero como que nada más acomodaron más costales. De ahí en fuera, no han hecho nada”, alertó.

Este medio ya había denunciado —según lo corroborado en la página web de la administración municipal— que de las “1000 obras” que se realizaron, sólo 15 fueron para “fortalecimiento del drenaje pluvial en la ciudad” (Tribuna de Querétaro 711).

 

“El problema es que el alcalde no respete el Código Urbano (…)”

 

Vecinos y locatarios del Centro Histórico manifestaron inconformidad ante los proyectos de Municipio que pretenden ampliar el ancho de las banquetas, como en la obra ubicada en la esquina de las calles Independencia y Carranza (en contraesquina del Templo de la Cruz), donde está el monumento a Santiago Apóstol.

 

Los habitantes señalaron que la ampliación reduciría el espacio de estacionamiento con el que actualmente se cuenta, situación que provocaría que menos gente asista a esta zona, y desencadenaría una caída en las ventas de los comerciantes ubicados a la redonda.

 

Elisa Urbiola, habitante de esta zona, denunció que muchos de ellos fueron engañados: “Unos dicen que los engañaron diciéndoles que la obra iba a llegar hasta cierto punto, pero la extendieron”.

 

También los vecinos de zonas como La Cruz mostraron su apoyo a la manifestación. Tal fue el caso de Gonzalo Ruiz Posada, habitante del Barrio de la Cruz, que está apoyando a los manifestantes ante lo que consideró un “imposición” de modelo de ciudad por parte de Municipio de Querétaro.

 

“El problema es que el alcalde Roberto Loyola Vera no respete el Código Urbano. (…) No es posible que Gerardo Vega, Antonio Loyola Vera y que Ramón Abonce (secretario de Desarrollo Sustentable Municipal) estén imponiendo, con la autoridad de Roberto Loyola, su concepto de ciudad”, consideró.

 

Otro de los afectados por las obras, quien prefirió no dar su nombre, advirtió que el material por el que se quiere reemplazar el actual es de mala calidad.

 

“Les dijimos que queremos el material auténtico de Querétaro, el de la Cañada, porque no es poroso y dura. La porquería de materiales que traen se desmorona, se desgaja, los ingenieros que lo andan poniendo no lo saben poner, y entonces no dura”, señaló.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba