Información

Este 15 de septiembre necesitamos gritar para pedir justicia, piden jóvenes

Por Luz Marina Moreno Meza

La población de ciudades y estados del norte del país carece de motivos para salir a festejar y congregarse en plazas públicas la noche del 15 de septiembre, coincidieron en señalar jóvenes que estuvieron viviendo en Monterrey, Acapulco y Chihuahua durante algunos meses de 2011 y que actualmente cursan la carrera de Ciencias de la Comunicación en el Liceo Estudios Superiores (LES).

 

“De mi parte iría más bien no a dar un Grito de Independencia, sino un grito de justicia porque francamente México no era así”, manifestó Hugo Roberto González Olmedo, estudiante de primer semestre que llegó a Querétaro proveniente de Acapulco hace cinco semanas, tras lidiar durante los últimos años con el clima de violencia que se ha recrudecido desde finales de 2006.

Proveniente de Acapulco, Guerrero –una más de las ciudades que ha visto el crecimiento de la violencia producto de la lucha contra el crimen organizado–, a sus 19 años de edad Hugo está consciente de la situación que se vive, no sólo en lo que solía ser su estado, sino en el país entero.

 

Al recordar lo que han sido las celebraciones del 15 de septiembre en Acapulco durante el último lustro, Hugo Roberto González retomó que hace un año hubo una amenaza de atentado, el cual no detuvo a la gente para juntarse, de acuerdo con él, la población se congregó en la plaza principal para festejar y dar el grito patrio.

 

Acapulco, una de las playas reconocidas por su gran afluencia turística, lugar de establecimiento de grandes hoteles y de una vida nocturna activa, se ha visto afectada por el ambiente de inseguridad en el que se vive.

 

“Asesinato tras asesinato, mucha gente ya no salía en las noches, otras preferían no salir siquiera, todo el día se la pasaban en casa. No había día que no hubiera nota sangrienta en los periódicos locales”, manifestó.

 

Medios escritos que primordialmente le atribuyen estos crímenes al Cártel Independiente de Acapulco, el cual comete estos actos con el objetivo de adueñarse de la plaza principal de aquella playa.

 

De acuerdo con González Olmedo, la vida nocturna de esa región se ha ido modificando, los toques de queda más que nada han sido impuestos por la propia gente, a las 10 de la noche es difícil ver una actividad en las calles. Bares, antros e inclusive hoteles se han visto en la necesidad de cerrar sus puertas, de resignarse y entender que ya no se encuentran en un estado donde el comercio puede ser favorable.

 

Una seguridad evidente e imponente por cielo y tierra es lo que envuelve a Acapulco; convoyes con soldados, retenes, policías federales y vigilancia aérea es lo que describe Hugo Roberto González como parte de los operativos que se realizan y que de acuerdo a él no solucionan la situación en la que están inmersos.

 

Para Hugo la respuesta se encuentra desde el hogar de los ciudadanos: “Los operativos y más balaceras no solucionan nada, yo creo que depende mucho de cómo la gente educa a sus hijos; todo empieza desde la casa para que todo esté bien afuera”, señaló.

 

Paralelamente a esto, González Hugo consideró una “pérdida de tiempo” el combate al narcotráfico que el Presidente Felipe Calderón ha ejecutado.

 

“Calderón viene diciendo que está combatiendo al narco, yo creo que es una pérdida de tiempo y de dinero, me parece que debería hacer cosas que realmente funcionen; llenar México de soldados y militares no arregla nada”, reiteró.

En Chihuahua la gente ha dejado de reunirse y busca vivir en lugares alejados

Delicias, Chihuahua es una ciudad pequeña de la región que muestra la realidad que azota la nación mexicana.

 

“Hay una vulcanizadora cerca de la casa de mis tíos. Hubo una balacera y mataron al dueño de ahí por no haber pagado; les cobran una cuota anual para no hacerle daño a sus familias o a sus negocios, y por no pagar su cuota pues mataron a todos los que estaban ahí”, expresó Lizet Domínguez Soto, estudiante de tercer semestre del Liceo Estudios Superiores (LES) que tiene familiares que viven en Chihuahua y Coahuila.

 

De acuerdo con la joven que estuvo durante las vacaciones de verano en Chihuahua, “también donde van a revisar es donde están las siembras y si ven que su siembra es próspera pues igual les cobran una cuota para protección de ellos, de las familias o de sus trabajadores”, agregó.

 

Las cuotas otorgadas al crimen organizado son los nuevos impuestos que los ciudadanos han tenido que pagar para anhelar, no un empleo o un seguro médico, sino para poder aspirar a sobrevivir un día más.

 

“Uno de mis tíos vende fierros y chatarra. A él le cobraron aproximadamente 25 mil pesos, cada seis meses”, manifestó Lizet, quien aclaró que las cuotas que se cobran van de acuerdo a lo que el crimen organizado se percata que gana el negocio.

 

De acuerdo con la joven de 19 años, el instinto de supervivencia ha orillado a la gente a vender sus propiedades (casas y autos), haciendo su vida lo más discreta posible, inclusive los individuos han optado por no hacer reuniones grandes y buscan lugares alejados y no de tan fácil rastreo como lo serían los ranchos.

“A la gente le da miedo divertirse”

Las medidas de seguridad como la posesión de arma a domicilio son hechos cotidianos y evidentes que según Lizet Domínguez, podría generar una revolución si el pueblo supiera la ubicación de los que se hacen llamar narcotraficantes.

 

“Se distinguen por la calidad de la ropa, es más extravagante, literalmente son como nos los ponen en las películas mexicanas. Hay hebillas que son muy vistosas, que son talladas en oro, la verdad no mucha gente tiene la posibilidad de tener algo así. Por sus carros, por la forma en que caminan con mucha seguridad, van sin miedo de lo que les pueda pasar porque ellos están consciente que les pueden llegar”, expresó.

 

El abuso a los más desprotegidos o a los más vulnerables es lo que caracteriza a los grupos armados; van desde la cacería de jóvenes pandilleros, para matarlos de una manera atroz, hasta el abuso y destrucción de la dignidad humana.

 

“A una hermanas (de un conocido mío) uno de los sicarios la subió a la camioneta porque simplemente le gustó, porque estaba atractiva. La violaron y la dejaron tirada por ahí, por uno de los desiertos”, relató.

 

Reiteró que en Chihuahua para el crimen organizado no importa el sexo, la edad, el nivel socioeconómico o la hora; ataca fuera del mercado “a plenas 12 del día” o entra a una celebración de fin de año y aniquila a quien se le ponga enfrente, sin importar que los cuerpos agujerados pertenezcan a niños de cinco u ocho años.

 

“Depende si hay movimiento a las cinco, seis, siete de la tarde, de hecho los establecimientos de ahí abren a las 11 de la mañana y cierra a las siete de la noche porque tienen miedo”, explicó Domínguez Soto.

 

De hecho es poco el número de gente que decide ir a las plazas principales o zócalos de las regiones fronterizas para ir a escuchar su Grito de Independencia, misma que de acuerdo con Lizet Domínguez Soto se encuentra oprimida.

 

“El pueblo está oprimido por su propio pueblo… A la gente le da miedo divertirse, salir a la calle, ir con su familia en la noche; por proteger a su familia muchos prefieren hasta no festejar”, reiteró.

 

De hecho esta nueva forma de vida está siendo adoptada por los jóvenes, inclusive para otorgarse un prestigio inexistente: “en las escuelas a veces llegan chavitos que tienen dinero y que piden mucho respeto porque si no te dicen ‘mi familia te va hacer esto o tú no sabes a quien conozco’”, contó.

 

Domínguez expresó que los gobiernos temen tanto por su propia seguridad que éstos prefieren callar y optan por tranquilizar al pueblo con palabras que siempre prometen una solución; para Lizet, organizaciones como la iglesia o las escuelas son las que se preocupan por salir a las calles y realizar marchas que generen una conciencia y un cambio.

 

Ante esto, la joven recomendó que “una posible solución es pensar en una buena estrategia, lo que está pasando ahorita es que tratan de atraparlos pero va mucha gente inocente. Entonces yo creo que sería buscar una buena estrategia y pensar inteligentemente”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba