Información

Estrategia de Seguridad debe atenderse por regiones

El politólogo expresó que, aunque falta tiempo para consolidar los cambios del régimen político, las instituciones que atenderán crisis nacionales “ya están caminado” 

San Juan del Río, Qro. – Los niveles de violencia, incrementados desde la estrategia de Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012), han detenido su “escalada” y mantienen una constante a la del sexenio de Enrique Peña Nieto (2012-2018), consideró Gibrán Ramírez Reyes, analista político, quien puntualizó que el esfuerzo debe concentrarse ahora en combatir la violencia propia de cada entidad federativa.

Tras recalcar que la seguridad es “el talón de Aquiles” de Andrés Manuel López Obrador, el especialista insistió en que la guerra contra el narcotráfico, vigente desde 2007, no se acabará en un año. El politólogo expresó que, aunque falta tiempo para consolidar los cambios del régimen político —como la Guardia Nacional o el Instituto de Salud para el Bienestar—, estas instituciones que atenderán crisis nacionales de primer orden “ya están caminado”.

Agregó que lo importante es disminuir el aumento en los homicidios, que es el principal problema del gobierno, pero se tendrán que atender de forma distinta las violencias locales, ya que tienen explicaciones distintas. Profundizó en que no es la misma violencia fronteriza la que se vive en el norte del país respecto a la que la violencia que se vive en Guerrero: “Están hechas de actores diferentes, de intereses diferentes, de grupos organizados diferentes del crimen que hay que entender para desarticular”.

“Las soluciones pasarán también por muchos gobernadores, no alcanza la fuerza del gobierno federal para arreglar todo eso de manera rápida, pero en lo que le toca al Gobierno de México hay esas construcciones institucionales y hay la confianza de que van por el camino correcto”, consideró.

Así mismo, explicó que hay cosas muy tangibles de las que se ha hablado menos, como el aumento del salario mínimo, que en la franja fronteriza ha sido muy importante: “Entonces, hay un bono democrático de esperar y de confiar en que el avance de ese proyecto, de esas nuevas instituciones, traiga paz y bienestar en el mediano paso”.

Base sólida

Finalmente, Gibrán Ramírez dijo que, aunque se necesita tiempo para ver cambios en el país, los seguidores de Andrés Manuel López Obrador no se perderán, ya que “hay una base social muy sólida” que, pese a las crisis y a la mala comunicación, sigue apoyando al presidente de la República, porque tiene muy claro su proyecto.

“Muchas veces pensamos que la mañanera es un insumo para medios de comunicación, pero lo que hace el presidente es explicarle a la gente, y eso hace muy sólida su base de apoyo. La gente sabe qué es lo que está haciendo el presidente; la gente sabe por qué tardarán algunas cosas y en otras ya se dan resultados”, abundó.

Aunado a lo anterior, señaló: “Además, sienten materialmente los cambios. En las encuestas más recientes que se han presentado, creo que, en la Buendía y Laredo, la mayoría de la gente percibe una mejora económica. Los programas sociales están llegando a mucha gente y el dinero que llega por esos programas sociales se utiliza en consumo de las comunidades y eso activa un poco el mercado interno”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba