Información

Exreportero de Tribuna, parte del equipo ganador de premio García Márquez

El periodista premiado, venezolano de origen, puntualizó que la discriminación no es exclusiva de los ciudadanos, sino también se da por parte de las autoridades mexicanas. De ahí la importancia de este tipo de trabajos, para evitar la xenofobia.

El exreportero de Tribuna de Querétaro, Víctor Daniel Pernalete Blanco, fue parte del equipo galardonado con el premio Gabriel García Márquez de Periodismo en su edición 2018 en la categoría “cobertura”. El trabajo “Venezuela a la fuga”, realizada junto a otros periodistas, retrata el éxodo de la ciudadanía de aquel país suramericano. Este premio es otorgado a las mejores historias de Iberoamérica y abarca los rubros de texto, imagen, cobertura e innovación.

Este fenómeno migratorio también lo vivieron Pernalete Blanco y su familia hace 30 años, aunque con otras circunstancias, ya que el traslado hecho en 1998 fue por motivos laborales, a diferencia de la crisis humanitaria que se vive en este momento en la nación gobernada por Nicolás Maduro.

La nostalgia por un país que se encuentra al borde del colapso es algo que resulta desolador para los venezolanos, quienes se han refugiado en México en busca de mejores condiciones de vida. Querétaro se ha convertido en uno de los principales destinos en el país para quienes abandonan Venezuela; se estima que de los cerca de 35 mil venezolanos residentes en México, un 10 por ciento eligió la entidad queretana para establecerse.

El reportaje colectivo triunfador de la categoría “cobertura” abarca el fenómeno migratorio de Venezuela, considerado el más grande de América Latina en los últimos tiempos debido a la crisis humanitaria. El equipo periodístico se encargó de relatar la experiencia de los venezolanos en países como México, Perú, Chile, Colombia, Bolivia y Argentina.

“Venezuela a la fuga” cuenta con tres crónicas de viaje, tres artículos de análisis de la crisis migratoria, un documental que narra un recorrido de 35 migrantes en 2 mil 900 kilómetros y siete historias que sensibilizan y acercan al lector a la vida de los venezolanos, tanto en Venezuela como en sus destinos migratorios en América Latina; es una visión global de la problemática.

El periodista de raíces venezolanas —pero residente en Querétaro desde hace casi 20 años— señaló que se siente satisfecho de haber colaborado en un proyecto que abarca un fenómeno social tan importante como es el éxodo venezolano: “Me da gusto que en México se visibilice la problemática que se presenta en razón de los miles de venezolanos que están migrando de manera forzada por la falta de oportunidades en el país”. Víctor Daniel participó con un texto sobre lo que enfrentan los venezolanos una vez que se establecen en la ciudad de Querétaro.

Concientizar contra xenofobia

Víctor Pernalete comentó que lo más complicado en la realización de este proyecto fue la cercanía emocional con Venezuela: “El trato no puede ser tan objetivo por los vínculos que tengo con Venezuela; sin embargo, intento utilizar esos vínculos de manera positiva tratando de humanizar el trabajo periodístico”.

El periodista aseveró que su objetivo fue la visibilización y la sensibilización ante esta problemática sufrida por sus compatriotas: “La migración generalmente se trata desde la perspectiva del mexicano que emigra a Estados Unidos y toda la cobertura tiene que ver únicamente con los derechos humanos de los mexicanos en Estados Unidos, pero aquí no nos quedamos atrás en tema de violación a derechos humanos y tratos denigrantes”, recordó Pernalete Blanco.

Quien fuera reportero de Tribuna de Querétaro a inicios de la década consideró que es importante la concientización sobre esta problemática para evitar dar paso a conductas xenofóbicas y discriminatorias. “Eso puede hacer la diferencia, porque no hay sociedad en el mundo que no sea proclive a la discriminación y a la xenofobia”, declaró.

El también egresado de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) puntualizó que la discriminación no es exclusiva de los ciudadanos, sino también se da por parte de las autoridades mexicanas. “Hay que entender que la migración es parte intrínseca de la aldea global que somos hoy en día. Todavía hay gente que considera que estas migraciones pueden poner en peligro su estatus”, consideró el periodista.

A pesar de no existir un estudio exacto, las estimaciones señalan que aproximadamente el 8 por ciento de la población venezolana ya no habita en el territorio: “Todavía no nos hacemos conscientes de la cantidad de gente que continúa llegando, no nos hacemos conscientes de su situación ni del apoyo y comprensión que necesitan”.

El copartícipe de “Venezuela a la fuga”, confesó que se considera perteneciente a una “patria intermedia” y que a veces es invadido por un sentimiento de nostalgia: “Hay nostalgia de la familia, de la comida, de la cultura (…) Darte cuenta que el país está al borde del colapso es algo muy triste y desolador”.

El periodista aseguró que a pesar de considerar a Querétaro su ciudad y contar con un empleo estable, familia y amigos; hoy sostiene la responsabilidad moral de apoyar a los venezolanos: “Hay gente que llega con ambas manos atrás, sin nada material y sin conocer a nadie y por eso tengo que colaborar para mejorar su situación; esa es mi misión aquí en Querétaro”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba