Información

Falta el gobernador a diálogo con la UAQ… otra vez

Pese a que desde hace más de un año que el gobernador se comprometió a ir al máximo órgano de gobierno, no ha asistido a ninguna durante la actual administración universitaria.

Pese a que en reiteradas ocasiones se ha comprometido a asistir al máximo órgano de gobierno de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), por los desencuentros entre la comunidad universitaria y con el pretexto de atender otros asuntos prioritarios de su agenda, el gobernador Francisco Domínguez Servién ha evitado asistir al Consejo Universitario para recibir cuestionamientos sobre asuntos que afectan a la máxima casa de estudios del estado.

En el mes de enero el gobernante emanado del Partido Acción Nacional (PAN) tuvo un compromiso con la Fuerza Aérea Mexicana (FAM); para el Consejo Universitario de febrero no ofreció un argumento en específico, sólo de nuevo que dependió de su agenda. No descartó asistir a la sesión ordinaria de marzo.

Desde el inicio de la administración estatal, el entonces rector Gilberto Herrera Ruiz y miembros del Consejo Universitario, máximo órgano de gobierno de la institución, promovieron invitaciones para cuestionar el recurso que otorga el estado a la UAQ. Sin embargo, durante su primer año declinó la invitación.

Su asistencia se concretó en 2016. Llegó al recinto en un momento en que pesaban acusaciones sobre una intromisión del Gobierno del Estado durante la huelga del Sindicato de Trabajadores y Empleados de la UAQ (STEUAQ), misma que llegó a su fin poco después de un mitin en Plaza de Armas para exigir respeto a la Autonomía.

En la sesión extraordinaria de Consejo Universitario se expusieron las necesidades financieras de la UAQ. En aquel entonces, Domínguez Servién se comprometió a aumentar en un 15.5 por ciento el presupuesto, 6.9 a infraestructura, 4.6 al pago de nómina y 4 a proyectos en ciencia y tecnología.

Sin embargo, en febrero de 2017, Gilberto Herrera exhibió la falta de interés del gobierno en cumplir su promesa al asegurar que el aumento no fue del 15.5 por ciento, sino del 4.4 en términos reales. Así mismo, hacía una comparación entre el apoyo recibido a la Universidad de Arkansas, “que va a iniciar con más terrenos que los que ha tenido la UAQ en 70 años de vida”.

Ya con la nueva administración, y a pesar de las acusaciones de intromisión de agentes del PAN en la renovación de la Rectoría, tanto Domínguez como Teresa García Gasca destacaron que habría una “una relación de respeto” entre gobierno y Universidad. De hecho, el gobernador ha asistido a ambos informes de actividades de la Rectora.

Sin embargo, pese a que desde hace más de un año que el gobernador se comprometió a ir al máximo órgano de gobierno, no ha asistido a ninguna durante la actual administración universitaria. Los temas pendientes son presupuesto y el subsidio al transporte público Qrobús, cuestionado por la Rectora y comunidad estudiantil.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba