Información

Falta seguimiento a proyectos de juventud

Por Víctor Pernalete

Los cambios de administraciones han hecho que, a nivel estatal, no trasciendan de manera profunda los proyectos de los organismos encargados de temas de la juventud, manifestó Janet Karina Gómez Enciso, ex coordinadora de Proyectos de Comunicación de la dirección de Comunicación Social del Instituto Queretano de la Juventud, durante parte de la administración de Ignacio Loyola Vera y toda la de Francisco Garrido Patrón.

“Los proyectos tuvieron su impacto, pero en el cambio de una administración a otra se genera un desfase en cuanto al seguimiento de los procesos. Esto es lo que ha ido retirando el impacto que se ha ido forjando”, señaló Gómez Enciso.

Con el cambio de gobierno del año 2009, en el que regresó el Partido Revolucionario Institucional (PRI) al poder del estado de Querétaro, provocó una ruptura con los proyectos y programas que se venían realizando.

“Se desintegró la estructura organizacional del instituto para formar otro tipo de direcciones, el único programa que sí ha tenido seguimiento porque de manera externa he seguido apoyando por la instancia en donde estoy en este momento, es el programa Si lees se nota. Ése sí ha tenido un seguimiento (…) de lo demás creo que hay un cambio total de la organización y, evidentemente, de los programas”, explicó la académica y maestrante en Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Para la investigadora en asuntos de la juventud, durante ambas administraciones panistas se tuvieron logros en cuanto a la atención a la juventud en el estado.

“Con Loyola el impacto más fuerte que se tuvo fue el entender que existe un sector juvenil que tiene necesidades específicas y hay que entender. Fuimos de los primeros estados que tuvo un programa de juventud y durante la gestión de Garrido me parece que el impacto más fuerte fue consolidar áreas en las que se atendía a los jóvenes”, recordó.

Gómez Enciso destacó que el seguimiento de proyectos no depende exclusivamente de los cambios de partido ni de personajes en concreto, sino que se debe hacer una agenda a largo plazo.

“A mí me parece que el problema radica en que no hay un seguimiento de los proyectos. Lejos de partidos políticos o personas, el que no haya un seguimiento en la atención de un sector es la parte que ha hecho que no se cristalice un buen proyecto de atención a la juventud”.

El que hoy, el anteriormente Instituto Queretano de la Juventud, esté constituido como Secretaría de la Juventud tendría que manifestarse positivamente con la consecución de mayores recursos, sin embargo, para la investigadora lo más importante es que el organismo funcione como gestor y coordinador en el estado.

“Esa parte puede brindarle mucho mayor recurso, también de tipo humano, para que los programas lleguen a todo el estado.

“También me parece que puede llegar a funcionar como coordinación de las instancias municipales de juventud, porque en las administraciones pasadas lo que ocurría es que realizaban actividades, como institutos de juventud, pero de manera desagregada, no había una coordinación de la instancia estatal, ni un apoyo.

“Me parece que la figura de la Secretaría de Juventud puede consolidar esta parte, que se trabaje como un coordinador general estatal y vinculador con la instancia estatal”, expuso.

Las problemáticas se tratan desde una perspectiva adulta

Para Gómez Enciso, las dos problemáticas que más aquejan al sector del apoyo a la juventud son la falta de identificación con el discurso oficial y que las políticas públicas se desarrollan desde una visión de adultos.

“Me parece que uno de los principales problemas que tienen nuestros jóvenes es que están atendidos desde un punto de vista adulto. Todas las instancias a pesar de estar lideradas por jóvenes tienen proyectos que realizaron los adultos.

“Uno de los principales es que tenemos que indagar en lo jóvenes, hacer investigación y con base en eso hacer nuestros proyectos y programas, sino replicamos programas de otros lugares y que no se aplica a los jóvenes de nuestros estados.

“Por otro lado, me parece que no hay una empatía en el discurso en las instancias gubernamentales que atienden a los jóvenes con el discurso que los jóvenes están esperando. Los chicos no se sienten identificados y no acuden”, finalizó la investigadora en temas de juventud.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba